Hacienda sancionó con 77.000 € a Cárnicas Joselito por irregularidades en el Impuesto de Sociedades

Hacienda sancionó con 77.000 € a Cárnicas Joselito por irregularidades en el Impuesto de Sociedades
José Gómez Martín en el curadero de jamones de Cárnicas Joselito en Guijuelo (Salamanca), en una foto publicada en la web corporativa de la compañía.
  • Manuel Cerdán y M.A. Ruiz Coll

El constante trasiego de dinero con el extranjero disparó las alarmas de la Agencia Tributaria, que el 25 de mayo de 2017 comunicó a Cárnicas Joselito la apertura de una inspección fiscal. Tras las correspondientes comprobaciones, Hacienda impuso a la empresa el 21 de marzo de 2019 el pago de una liquidación de 76.966,54 euros por distintas irregularidades en su Impuesto de Sociedades de 2013.

Esta cifra incluye las cantidades defraudadas, así como una sanción de 16.341 euros y el pago de intereses por demora. Fue precisamente en 2013 cuando Gómez comenzó a negociar en Hong Kong el cobro del bono venezolano que debía procurarle un beneficio de varios cientos de millones de euros, actuando como «testaferro» del hombre de confianza de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, y otros dirigentes del régimen chavista.

Al cierre del ejercicio 2018, Cárnicas Joselito todavía tenía abierta una inspección fiscal para revisar sus liquidaciones del IVA (correspondientes a los ejercicios 2015 a 2017) y del Impuesto de Sociedades (por los ejercicios 2014 a 2017), según los administradores de la compañía han hecho constar en sus cuentas oficiales.

Hacienda sancionó con 77.000 € a Cárnicas Joselito por irregularidades en el Impuesto de Sociedades
El grupo Cárnicas Joselito ha hecho constar en sus cuentas oficiales las inspecciones que tiene abiertas por la Agencia Tributaria.

Como ha informado OKDIARIO, en noviembre de 2013 Juan Luis Gómez dio instrucciones para que su colaborador canario Martín Jerónimo Hernández permaneciera durante varios meses en Rumanía, para evitar que cometiera cualquier indiscreción sobre las negociaciones del bono venezolano en las que el consejero delegado de Cárnicas Joselito participaba como “testaferro” de Diosdado Cabello.

Para ello, Juan Luis Gómez pagó todos los gastos del desplazamiento y el alojamiento de Martín Hernández en Bucarest durante varios meses. De forma periódica, enviaba dinero a Rumanía desde su empresa Campo Jerez SL, utilizando los servicios de mensajería de Wester Union, para pagar el alquiler del estudio ocupado por Martín Hernández y su manutención.

Poco después, el consejero delegado confesó a uno de sus colaboradores que estos envíos de dinero a Rumanía habían provocado que la Agencia Tributaria abriera una inspección a su empresa Campo Jerez SL.

Esta compañía explota una fábrica de piensos en la localidad de Jerez de los Caballeros (Badajoz), población en la que reside Juan Luis Gómez. Durante los últimos años, la Junta de Extremadura ha concedido a esta compañía subvenciones que suman 552.921 euros para modernizar sus instalaciones y promocionar sus productos.

Joselito
Campo Jerez SL declara en sus cuentas anuales las subvenciones que ha recibido de la Junta de Extremadura.

Desde esta misma empresa, Campo Jerez SL, Juan Luis Gómez aportó en mayo de 2015 un total de 13.000 euros, que fueron ingresados en una cuenta del JP Morgan Chase Bank para participar en un segundo bono venezolano, según los testimonios recogidos por OKDIARIO. Esta cifra fue transferida a una empresa con sede en Wyoming, Printmatic Inc, vinculada a la ciudadana venezolana Verónica Álvarez, que había aportado a Juan Luis Gómez el primer bono venezolano.

Tras permanecer durante dos meses en Venezuela, el consejero delegado de Cárnicas Joselito se reunió en mayo de 2015 en Alba de Tormes (Salamanca) con un empresario de la restauración, al que pidió un préstamo de 20.000 euros para financiar su participación en el negocio: «Yo te puedo decir que voy a cobrar 300 millones haciendo de testaferro» de Diosdado Cabello y otros dirigentes chavistas, reveló a su interlocutor.

En el ejercicio 2018, la sociedad matriz Cárnicas Joselito SA pagó a Hacienda 1,3 millones de euros en concepto de Impuesto de Sociedades, tras deducirse gastos por importe de 449.444 euros. También abonó 23.759 euros por el Impuesto de Actividades Económicas, 23.800 euros por la contribución urbana de sus inmuebles y  18.687 euros por otros tributos locales. Al cierre del ejercicio, la sociedad mantenía un saldo acreedor de  1.587.617 con la Hacienda Pública.

Lo último en Investigación

Últimas noticias