El dueño de Joselito maquilló con facturas falsas y un préstamo simulado su inversión en el bono de Cabello

Joselito
El consejero delegado de Cárnicas Joselito, Juan Luis Gómez, y el cartel con el que el Departamento del tesoro de EEUU ofrece una recompensa de 10 millones de dólares para capturar a Diosdado Cabello.
  • Manuel Cerdán y M.A. Ruiz Coll

El consejero delegado y copropietario de la firma de jamones Cárnicas Joselito, Juan Luis Gómez, utilizó facturas falsas y un préstamo simulado para maquillar su inversión en el bono de deuda soberana de Venezuela con el que esperaba ganar más de 300 millones de euros, actuando como testaferro del número 2 de Nicolás Maduro, Diosdado Cabello.

Juan Luis Gómez firmó en diciembre de 2013 y octubre de 2014, como consejero delegado de Cárnicas Joselito, sendos «contratos de préstamo» en los que hizo constar que su empresa había prestado distintas sumas, por un importe total de casi 1,2 millones de euros, a la mujer de nacionalidad venezolana Rosario de la Verónica Álvarez Álvarez, que en aquel momento residía en Tarrasa (Barcelona).

En realidad, no se trataba de ningún préstamo. Verónica Álvarez es la mujer que había facilitado a Juan Luis Gómez, en septiembre de 2013, el bono de deuda soberana de Venezuela con el que esperaba ganar varios cientos de millones de euros. El copropietario de Cárnicas Joselito utilizó ambos «contratos de préstamo» para justificar las salidas de fondos de su compañía que había invertido en el bono para actuar de «testaferro» del dirigente chavista Diosdado Cabello, quien está buscado por la Justicia norteamericana por sus vínculos con el narcotráfico internacional.

Juan Luis Gómez firmó el 20 de diciembre de 2013 en Madrid el primer contrato en el que hizo constar que había entregado a Verónica Álvarez, mediante cinco transferencias bancarias, distintas sumas por un importe total de 691.854 euros. El documento recoge cada uno de estos pagos: 21.854 euros el 16 de septiembre de 2013, otros 110.000 euros el 30 de septiembre, 80.000 euros el 2 de octubre, 70.000 euros el 8 de octubre y otros 410.000 euros el 28 de octubre.

Joselito
El primer «contrato de préstamo» firmado por Juan Luis Gómez el 20 de diciembre de 2013 en Madrid a favor de la venezolana Verónica Álvarez.

Juan Luis Gómez hizo todos estos pagos a la mujer venezolana coincidiendo con su primer viaje a Hong Kong, realizado junto a otros tres socios españoles entre el 17 de septiembre y el 23 de octubre de 2013, para asistir a la firma del primer bono venezolano en una entidad financiera china (si bien el acto de la rúbrica quedó luego pospuesto).

El contrato de «préstamo» fue redactado de una forma tan apresurada y chapucera, que el segundo apellido de la mujer venezolana aparece escrito de forma incorrecta («Álbarez»), si bien está perfectamente identificada con su número de pasaporte español. En el contrato se estableció la fecha del 31 de marzo de 2014 como plazo límite para devolver las cantidades recibidas, con un tipo de interés del «Euribor 12M + 4,3%».

Pero Verónica Álvarez no sólo no devolvió estas cantidades en el plazo previsto, sino que siguió reclamando al consejero delegado de Cárnicas Joselito crecientes sumas de dinero, en nombre de los dirigentes chavistas que iban a beneficiarse de la operación financiera.

«Me han pedido que ponga un millón»

A su regreso de Hong Kong, Juan Luis Gómez viajó a Ginebra (Suiza) y a Manchester, donde se reunió con Verónica Álvarez y con su primer marido, Brixio Ramón Jiménez Carreño, quien decía ser un alto funcionario del Banco Central de Venezuela (BCV) en Maracaibo y sobrino del presidente de dicha institución, Eudomar Tovar, que también estaría implicado en el pelotazo del bono venezolano.

Desde allí, el consejero delegado de Cárnicas Joselito envió el siguiente mensaje a sus socios españoles: “Ya ha llegado el sobrino del presidente del BCV, Eudomar Tovar. Me han pedido que ponga un millón de euros para bajar el [segundo] bono. Sólo he podido poner 400.000”.

Joselito
La venezolana Verónica Álvarez Álvarez, que actualmente reside en Florida (EEUU).

Juan Luis Gómez y Verónica Álvarez firmaron el 16 de octubre de 2014 en Jerez de los Caballeros (la población de Badajoz en la que reside el empresario), una ampliación del contrato de préstamo, para recoger las nuevas cantidades que el copropietario de Cárnicas Joselito había entregado a la mujer venezolana.

En este segundo documento, se hicieron constar otras cuatro transferencias que Juan Luis Gómez había hecho a Verónica Álvarez con fondos de Cárnicas Joselito, por un importe total de 455.000 euros. La primera, el 20 de enero de 2014 por importe de 15.000 euros. Le siguieron otros tres pagos: 30.000 euros el 22 de enero, 40.000 euros el 21 de marzo y 300.000 euros el 9 de octubre de 2014. Todo ello hace un total de 1.194.854 euros entre ambos contratos.

Joselito
La ampliación del «contrato de préstamo» firmada por Juan Luis Gómez el 16 de octubre de 2014 en Jerez de los Caballeros (Badajoz) a favor de Verónica Álvarez.

El consejero delegado de Jamones Joselito realizó el último pago de 300.000 euros durante su tercer viaje a Hong Kong, desde donde anunció a sus socios españoles que el primer bono venezolano ya había sido firmado y podrían comenzar a cobrar los beneficios en un plazo de 18 años. Verónica Álvarez embarcó entonces a Juan Luis Gómez en la negociación de un segundo bono, con el que le prometía una rentabilidad aún mayor, lo que le llevó a viajar a Venezuela en la primavera de 2015, como ha informado OKDIARIO.

En el segundo contrato de préstamo, firmado en octubre de 2014, se hizo constar que «debido al considerable incremento de la deuda existente y a la no disminución de la misma por parte del deudor, así como a la dificultad de cumplir con la devolución dentro del plazo fijado, ambas partes deciden ampliar el mismo y fijar como plazo máximo para la devolución de la cantidad adeudada la fecha del 30 de diciembre de 2014, facultando expresamente a la parte acreedora para formalizar la garantía que considere necesaria, sobre cualquier bien propiedad del deudor».

Pagos desde la fábrica de piensos

Pero lo cierto es que, lejos de devolver estas cantidades, Verónica Álvarez siguió reclamando al copropietario de Jamones Joselito nuevos pagos en nombre de los dirigentes chavistas para culminar la operación. Y de nuevo, estos pagos se maquillaron con documentos por conceptos falsos.

Tras su viaje a Venezuela, Juan Luis Gómez abonó en agosto de 2015 una factura de 11.000 euros al primer marido de Verónica Álvarez, el ciudadano de nacionalidad venezolana Brixio Ramón Jiménez Carreño, nacido en diciembre de 1974 en el estado de Zulia (Venezuela). El mismo Brixio con el que el copropietario de Jamones Joselito se había reunido en Manchester pocos meses antes.

El dueño de Joselito maquilló con facturas falsas y un préstamo simulado su inversión en el bono de Cabello
Factura de 11.000 euros abonada por Juan Luis Gómez a Brixio Ramón Jiménez en agosto de 2015, con el concepto falso de «asesoramiento para la compra de materias primas».

La factura, fechada el 12 de agosto de 2015, se cargó a otra de las empresas de Juan Luis Gómez, la fábrica de piensos Campo Jerez SL radicada en Badajoz, por el concepto falso de «asesoramiento para compra de materias primas». Brixio firmó esta factura en calidad de «asesor».

El dueño de Joselito maquilló con facturas falsas y un préstamo simulado su inversión en el bono de Cabello
Pasaporte venezolano de Brixio Ramón Jiménez, nacido el 7 de diciembre de 1974, quien decía ser sobrino del presidente del Banco Central de Venezuela (BCV).

La factura de 11.000 euros sin IVA que Juan Luis Gómez abonó a Brixio Jiménez no se debe a ningún servicio de «asesoramiento para compra de materias primas», sino que en realidad  corresponde a un nuevo pago por su participación en el bono venezolano. Tras recibir del copropietario de Cárnicas Joselito todas estas sumas de dinero, la venezolana Verónica Álvarez Álvarez reside actualmente en Ormond Beach, en la costa de Florida (EEUU).

Lo último en Investigación

Últimas noticias