La ‘cajera’ de Cabello y socia de Joselito: «Maduro va a caer, nos conviene financiar a otros chavistas»

  • Manuel Cerdán y M.A. Ruiz Coll

Verónica Álvarez Álvarez, la mujer venezolana que decía representar a Diosdado Cabello en la negociación del bono de deuda en el que invirtió 2,5 millones de euros el consejero delegado de Jamones Joselito, Juan Luis Gómez, pretendía que esta operación sirviera para financiar a otros sectores del chavismo, ante la inminente caída de Nicolás Maduro.

El empresario jamonero confiaba en dar un pelotazo de 300 millones de euros con su participación en el bono. La grabación que hoy ofrece en exclusiva OKDIARIO fue realizada en 2015. En ella, Verónica Álvarez conversa con la abogada española que asesoraba a Juan Luis Gómez durante los tres años que duró la negociación de la operación financiera.

Tomando fondos de Cárnicas Joselito, Juan Luis Gómez realizó al menos 12 transferencias por un importe total de 1,2 millones de euros a la cuenta bancaria de Verónica Álvarez, quien decía representar a Diosdado Cabello y los dos últimos presidentes del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes y Eudomar Tovar. El consejero delegado de Cárnicas Joselito había revelado a otro empresario que esperaba cobrar 300 millones de euros del bono venezolano actuando como «testaferro» de estos dirigentes chavistas.

En la conversación grabada, Verónica Álvarez presumía de conocer los entresijos del Gobierno de Nicolás Maduro y auguraba su inminente caída: «Eso nos conviene a todos», comentó. Esperaba que esto llevara a la presidencia a Diosdado Cabello y permitiera a Nelson Merentes asumir el Ministerio de Finanzas.

«Maduro ha hipotecado el país»

Pero la mujer fue más lejos y planteó que los beneficios del bono de deuda soberana en el que había invertido el copropietario de Cárnicas Joselito debían servir para financiar a determinados sectores del chavismo para que se afianzaran en el poder. Porque, aseguró, Maduro y sus asesores cubanos habían llevado al país a la bancarrota.

En la grabación, Verónica Álvarez asegura a su interlocutora: «Maduro lo que está es cagado, te voy a dar una información que me dio Rigoberto a mí: está cagado, recagado. Diosdado le quiere mandar a la mierda porque está quebrando Venezuela, el chavismo está descontento. Maduro lo que hizo fue hipotecar el país más de lo que está».

«Maduro agarró y, ¿dónde fue nada más? Nada más fue a Rusia a hablar con Putin. Del resto todo lo demás es un montaje total, mejor no te digo las barbaridades de las venadas de Maduro», añade la mujer de nacionalidad venezolana, que aseguraba actuar como representante de Diosdado Cabello en la operación del bono venezolano.

Nicolás Maduro había volado a Moscú en enero de 2015 para entrevistarse con Vladimir Putin en su residencia de Novo Ogariovo. El dictador de Venezuela buscaba desesperadamente el respaldo financiero de Rusia para resolver la asfixiante situación económica del país y establecer alianzas en el mercado del petróleo.

«Diosdado asumirá la Presidencia»

En la conversación grabada, Verónica Álvarez planteó entonces el cambio de escenario político que, a su juicio, iba a producirse en Venezuela: «Maduro va a caer por su propio peso, y si Maduro cae, que a todos nos conviene que en este momento caiga, quien Diosdado pasaría a agarrar la Presidencia».

Una vez que Diosdado Cabello al frente del Gobierno, añadió la mujer, «te garantizo que a Nelson [Merentes] le dan un impulso del tamaño familiar, como mínimo lo vuelven a montar en un Ministerio. Yo quisiera que volviera de ministro de Finanzas, porque si lo meten otra vez de ministro de Finanzas se caga en el alma a todo el mundo, porque no tiene a nadie por encima de él. Sólo la Asamblea y el presidente».

La mujer confiaba que, tras su caída, Maduro dejara el poder en manos de los tres dirigentes chavistas supuestamente implicados en la operación del bono venezolano: Diosdado Cabello (buscado por la Justicia de EEUU por blanqueo de capitales y por sus vínculos con el narcotráfico), Nelson Merentes y Eudomar Tovar.

Pero quería, además, que los beneficios del bono en el que había invertido el copropietario de Cárnicas Joselito sirvieran para financiar a esta facción del chavismo: «Hace falta que gente como nosotros, después de que esta operación esté lista, financiemos a quien hay que financiar para que los saque para la mierda. Eso es lo que hay que hacer», indicó a su interlocutora, «no a la oposición, que no sirve para media mierda. Es una cueva de ladrones del tamaño de ellos. Pero sí a gente que está muy descontenta dentro del chavismo, del origen verdadero del chavismo. No la mierda que tiene hecho ahora».

«Todos los asesores de Maduro son cubanos»

Esta facción del chavismo, según Verónica Álvarez, estaba representada por Nelson Merentes, que fue ministro de Finanzas entre 2004 y 2007, durante el Gobierno de Hugo Chávez, antes de asumir la presidencia del Banco Central de Venezuela (BCV). En este cargo, era también quien debía aprobar el bono de deuda soberana con el que Juan Luis Gómez esperaba cobrar más de 300 millones de euros, según su propio relato.

«Espera a que firme», añadió Verónica Álvarez, «que Nelson te va a hacer varios planteamientos. Nelson ama la revolución, pero una revolución idealista, no esto (…) Lo que necesitamos son verdaderos expertos en finanzas internacionales para levantar el país, no chapuceros de tercera que no saben dónde están parados. Porque los asesores de Maduro deberían ser el ministro de Finanzas y el presidente del Banco Central de Venezuela. Los asesores de Maduro son cubanos todos».

Lo último en Investigación

Últimas noticias