La abogada del dueño de Joselito denunció el ‘pelotazo’ de Cabello ante el servicio secreto de Venezuela

Diosdado Cabello
El ministro de Defensa Vladimir Padrino ante Nicolás Maduro y Diosdado Cabello (Foto: AFP).
  • Manuel Cerdán y M.A. Ruiz Coll

La abogada que asesoraba al consejero delegado de Cárnicas Joselito en la negociación del bono venezolano, con el que Juan Luis Gómez esperaba cobrar más de 300 millones de euros, dirigió en 2016 un escrito al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), en el que denunciaba la participación de Diosdado Cabello y otros dirigentes chavistas en el pelotazo.

Creado en 2010 por Hugo Chávez, el Sebin actúa como una policía política al servicio del régimen chavista y durante los últimos años ha sido  responsable de la detención, tortura y desaparición de decenas de líderes de la oposición. Desde 2014, el Sebin está dirigido por el militar Gustavo González López (reclamado por la Justicia de EEUU por sus constantes violaciones de los derechos humanos), que antes ha sido ministro de Interior y Justicia en el Gobierno de Nicolás Maduro.

Juan Luis Gómez y la abogada española que le asesoraba habían permanecido en Singapur durante casi ocho meses, desde mediados de 2015, a la espera de firmar el segundo bono de deuda soberana con el que el consejero delegado de Cárnicas Joselito esperaba cobrar varios cientos de millones de euros actuando como «testaferro» de Diosdado Cabello, según confesó a un empresario.

Desde Singapur, Juan Luis Gómez había mandado el siguiente mensaje a uno de sus socios españoles el 30 de enero de 2016: “Estamos pendientes de un certificado Euroclear, el dinero lo ha puesto Cabello, que es el que ha tomado las riendas. Se nota que es militar, mucho más serio”. El copropietario de Cárnicas Joselito abandonó esta espera en varias ocasiones, para realizar breves viajes a España o atender los negocios de su compañía en distintos países del sureste asiático.

«Aquí ya no trabaja el señor Swaroop»

Tras sucesivas demoras, la pareja recibió, desde una cuenta de correo electrónico de Gmail que supuestamente utilizaban los dirigentes chavistas, una citación para que acudieran el 30 de marzo de 2016 a una sucursal del Standard Chartered Bank (SCB) en Londres, donde por fin se produciría la firma de su participación en el bono venezolano.

El documento especificaba que al acto de la firma acudirían tanto el director ejecutivo (CEO) del Standard Chartered Bank (SCB), Neeraj Swaroop, como el propio Diosdado Cabello. Era el momento de encontrarse por fin, cara a cara, con el hombre que supuestamente estaba tras el negocio millonario.

Juan Luis Gómez y la abogada hicieron la maleta y volaron a Londres para acudir al acto de la firma. Al llegar ante la entidad financiera, el empresario prefirió esperar en el exterior: los documentos debían ser firmados por su asesora, pues el bono había sido asignado a una sociedad de la que ella es socia única, Paltel Business SL, constituida el 13 de noviembre de 2006 en Palencia.

Cuando la abogada accedió a la entidad y logró que le atendiera un ejecutivo en español, se precipitó el desastre: «Debe haber algún error, porque hace ya seis meses que el señor Neeraj Swaroop no trabaja con nosotros»,  advirtió el empleado tras examinar el documento. Efectivamente, Neeraj Swaroop había abandonado en octubre de 2015 el cargo de director ejecutivo del SBC para trabajar en una firma en la India, Kedaara Capital.

«Han llamado a la Policía»

El pánico se apoderó de la abogada cuando le informaron de que la alta ejecutiva del Standard Chartered Bank (SCB) cuya firma aparecía al pie de la citación dejó claro que jamás había visto ni firmado aquel documento.

Juan Luis Gómez se tomó con una sorprendente frialdad estas noticias. Aquel mismo día, mandó el siguiente mensaje a uno de los colaboradores que esperaba noticias desde España: “Ana ha ido al banco con la cita y no sabían nada, no conocían a la persona que tenía que firmar, han llamado a la Policía. Ésta ha enseñado todos los escritos que llevaba y ha quedado que ordenaba todo y lo presentaba en uno o dos días”.

El consejero delegado de Cárnicas Joselito accedió a volar junto a la abogada a Singapur, pero sólo para recoger el resto del equipaje que había dejado en el hotel y regresar a España.

Por su parte, la abogada se dirigió a las oficinas centrales del Standard Chartered Bank (SCB), donde fue atendida por un responsable del departamento de lucha contra el fraude, Alex Teo, quien escuchó con mucho interés su relato y le pidió que pusiera los hechos por escrito. Pero no pudo darle muchas explicaciones.

Un fraude multimillonario

Ya de regreso en España, la abogada decidió enviar un correo electrónico al Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), la temida policía política de Maduro, en el que denunció que había sido víctima de un fraude multimillonario cometido por los altos mandatarios del país.

El Sebin sólo le contestó para intentar averiguar si Verónica Álvarez Álvarez, la mujer que había actuado durante toda la negociación como supuesta representante de los dirigentes chavistas, se encontraba todavía en España o había regresado a Venezuela.

En su contestación, la abogada explicó que tanto el número 2 del régimen chavista, Diosdado Cabello, como los dos últimos presidentes del Banco Central de Venezuela (BCV) estaban implicados en este pelotazo con el que pretendían perpetrar un robo multimillonario al pueblo de Venezuela. Nunca llegó a obtener respuesta a este último escrito.

Lo último en Investigación

Últimas noticias