Villarejo informó a Cosidó y al DAO en 2015 de “otras operaciones activas de naturaleza reservada”

Corinna Sayn-Wittgenstein y el Rey Juan Carlos I.
Corinna Sayn-Wittgenstein y el Rey Juan Carlos I.
Comentar

En el escrito del comisario Villarejo, con sello de entrada de la Dirección General de la Policía del 18 de marzo de 2015, curiosamente un día antes de su onomástica de San José -así era el sarcasmo del comisario- dedica una especial atención en la parte final del documento a sus intervenciones en “otras operaciones actualmente activas, de naturaleza reservada“.

Villarejo no profundiza en los casos que tenía abiertos en aquellas fechas por la naturaleza confidencial de las investigaciones pero sí se puede deducir que se refiere a sus contactos con la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein. En aquellas fechas Villarejo ya negociaba, a través de Juan Villalonga, un encuentro en Londres con la ex compañera sentimental de Don Juan Carlos.

Negociaba una reunión que, finalmente, pudo acordar con Corinna en su domicilio de Londres para unos semanas antes del verano de 2015. Aquel era el primer encuentro que Villarejo grabó con la princesa alemana y cuya cinta reprodujo OKDIARIO.

Villarejo informó a Cosidó y al DAO en 2015 de “otras operaciones activas de naturaleza reservada”

El ex comisario, actualmente en prisión, siempre defendió que había viajado a Londres con el conocimiento de los servicios secretos españoles con la misión de recuperar documentos sensibles que afectaban a la Seguridad Nacional.

En torno al caso Corinna el comisario investigó la contratación por parte del CNI de una agencia internacional de seguridad para llevar a cabo una penetración en el domicilio de la princesa alemana en Londres a fin de recuperar documentos que afectaban a Don Juan Carlos. En las revelaciones de Corinna hacía referencia a cómo unos agentes de los servicios secretos españoles habían asaltado su residencia monegasca para recuperar documentos sensibles. Algo parecido a lo que sucedió con la operación contra Bárcenas.

Villarejo también mantenía contactos con fuentes en Suiza para investigar la cuenta Soleado, abierta por Fasana en Ginebra, para ocultar dinero de inversores españoles. El comisario investigaba si se habían utilizado documentos españoles falsos para ocultar el dinero de una alta personalidad.

Últimas noticias