Piden al juez que anule la venta del Museo Ruiz-Mateos al Ayuntamiento de Rota por 230.000 €

Comentar

Un yerno del fallecido empresario José María Ruiz-Mateos, Antonio Biondini, ha presentado ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Rota una demanda civil en la que solicita que paralice la venta de la Casa Museo de la familia al Ayuntamiento de Rota (Cádiz) por 230.000 euros.

El inmueble, en el que se exhibía la colección de arte y numerosos recuerdos de la familia, fue embargado por una entidad financiera durante el proceso de quiebra del grupo Nueva Rumasa.

Antonio Biondini (casado con Begoña Ruiz-Mateos, hija del creador de este grupo de empresas) firmó el 13 de junio de 2016 un protocolo por el que el banco se comprometía a venderle la Casa Museo por un precio de 190.000 euros. Aseguró el cumplimiento de este contrato depositando un anticipo de 10.000 euros.

Pero poco después, el 7 de febrero de 2016, al acudir al notario para firmar el contrato de compra-venta, un representante del banco le comunicó que la entidad había decidido dar marcha atrás a la operación. Biondini descubrió entonces que el banco había comenzado a negociar para vender el inmueble al Ayuntamiento de Rota, gobernado por un pacto entre el PSOE e IU.

El Consistorio pagará 230.000 euros

El Pleno municipal aprobó el pasado 20 de abril una modificación presupuestaria para pagar hasta 390.000 euros por el inmueble (es su precio de tasación), aunque el alcalde socialista Javier Ruiz aclaró que, en principio, el precio pactado con el banco es de 230.000 euros (40.000 euros más de los que ofrecía el yerno de Ruiz-Mateos).

El alcalde reconoció que el Ayuntamiento aún no tiene claro qué hará con el edificio: el equipo de gobierno quiere convertirlo en un museo municipal, que agruparía distintas piezas arqueológicas hoy depositadas en otras salas de exposiciones de la provincia, tras consensuar el proyecto con las entidades culturales del municipio. Lo que sí confirmó es que el nombre y cualquier alusión a la familia Ruiz-Mateos desaparecerá de su antigua Casa Museo.

Algo más de cinco años, en 2012, el anterior equipo de gobierno del PP ya quiso hacerse con la propiedad del inmueble, que acababa de ser embargado por el banco. Se trataba de aceptar el inmueble como una “donación onerosa” de la familia, a cambio de que el Ayuntamiento asumiera el importe de la deuda que pesaba sobre el edificio: 490.000 euros.

Y entonces fueron precisamente el PSOE, IU y los independientes del municipio quienes encabezaron la oposición a esta iniciativa. El PSOE impulsó una recogida de firmas contra la compra, que quedó paralizada por un contencioso administrativo interpuesto por IU en los tribunales.

Han desaparecido la biblioteca y las obras de arte

Las tornas han cambiado. Ambos partidos, hoy en el gobierno municipal, son los que encabezan ahora la operación para comprar la Casa Museo, aunque con unas condiciones muy distintas: por un precio sensiblemente inferior, y con el compromiso de borrar por completo la huella de la familia Ruiz-Mateos.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Rota celebró el pasado 26 de abril una vista previa en la que aceptó todas las pruebas aportadas por Antonio Biondini, quien reclama que se ejecute la opción de compra que firmó el 13 de junio de 2016. La fecha del juicio ha sido fijada para el próximo 28 de septiembre.

Los abogados de Biondini han notificado la demanda al Ayuntamiento de Rota, con la advertencia de que los responsables municipales podrían incurrir en un delito de prevaricación, si consuman la compra de un inmueble que en estos momentos es objeto de un litigio judicial.

“Mi único objetivo es comprar esta casa y regalarla a mi mujer para que le quede un recuerdo de su padre y sus raíces”, ha declarado a OKDIARIO Antonio Biondini, quien denuncia que tras el embargo la Casa Museo ha sido completamente saqueada.

La biblioteca fue vendida por 50.000 euros y se desconoce su paradero actual. Lo mismo ocurre con la colección de obras de arte que colgaban en sus paredes. Si el vídeo que encabeza esta noticia muestra el aspecto de la Casa Museo Ruiz-Mateos cuando mantenía sus puertas abiertas al público, las siguientes imágenes evidencian el estado de absoluto deterioro y abandono en el que se encuentra actualmente, con los objetos y recuerdos familiares tirados por el suelo y las paredes desnudas.

Ruiz-Mateos
Estado actual en el que se encuentra la Casa Museo Ruiz-Mateos, en Rota.

Ruiz-Mateos
Enseres y recuerdos familiares tirados por el suelo en el Museo Ruiz-Mateos.

Hasta que fue embargada, la Casa Museo estaba gestionada por la Fundación Alcalde Zoilo Ruiz-Mateos, que lleva el nombre del que fuera regidor del municipio de Rota y padre del creador del imperio de la abeja.

“La gran corrupción en España empezó con la expropiación de Rumasa en 1983, que tuvieron que pagar todos los españoles con sus impuestos”, afirma Antonio Biondini, “el Gobierno de Felipe González repartió las empresas de Rumasa entre los amigos del partido, generando desempleo y miseria, fue un decreto ley anticonstitucional que activó uno de los episodios más oscuros y polémicos de la vida política y judicial española”.

“Desde el expolio de Rumasa el odio de los socialistas sigue igual, después de robar Rumasa a José María Ruiz-Mateos, ahora quieren acabar también con el apellido“, concluye.

Ruiz-Mateos
Estado en el que se encontraba la Casa Museo Ruiz-Mateos antes de que fuera embargada por el banco.

Últimas noticias