Artur Mas usó el CNI catalán para tapar la corrupción y purgar a los críticos del PDeCAT

Artur Mas
El ex presidente de la Generalitat Artur Mas. (Foto: EFE)

El ex presidente de la Generalitat Artur Mas utilizó la agencia de ciberseguridad CESICAT (el “embrión del CNI catalán”, según la Guardia Civil) para tapar la corrupción de su partido y purgar a los críticos del PDeCAT.

Bajo la presidencia de Carles Flamerich (entre 2011 y 2013), el CESICAT encargó y pagó informes sobre medio centenar de personalidades y empresas. Según ha podido constatar OKDIARIO, cerca de una decena de estos dossieres alude a casos de corrupción en los que se han visto envueltos dirigentes del PDeCAT.

Sin embargo, el “CNI” de la Generalitat no utilizó dichos informes para denunciar los casos de corrupción en los tribunales. Los dossieres acabaron en un cajón y, sólo en determinados casos, fueron utilizados para purgar a políticos convergentes que no comulgaban con el independentismo más radical.

Entre los investigados por el “CNI catalán” se encuentran varios implicados en la trama de corrupción del 3% del PDeCAT. Entre ellos, Germà Gordó que ha sido gerente de Convergència y conseller de Justicia (entre diciembre de 2012 y enero de 2016).

Implicados en el Palau y el 3%

Gordò ha quedado ahora relegado por la dirección de su partido, después de que varios empresarios imputados en la causa del 3% le hayan señalado como el intermediario con el que negociaban las mordidas que debían de pagar al PDeCAT, a cambio de obtener contratos públicos.

El “CNI catalán” también elaboró un informe confidencial sobre Joan Lluís Quer, al que la Fiscalía Anticorrupción investiga ahora en la misma trama de sobornos del 3% por amañar contratos de GISA, la empresa pública encargada de adjudicar las grandes obras de infraestructuras de la Generalitat

Cuando Quer fue investigado por el “CNI catalán”, ya había incurrido en conductas similares. Como ha informado OKDIARIO, Joan Lluís Quer fue gerente de la Agència Catalana de l’Aigua (ACA) de la Generalitat hasta 2004. Aquel año abandonó la Administración pública para montar su propia consultora, Auditoría e Ingeniería SA (Auding), que en 2008 se benefició de un contrato amañado de 7,6 millones de euros, adjudicado por la misma empresa pública de la Generalitat que él mismo había dirigido.

El presidente del CESICAT, Carles Flamerich, también encargó un informe confidencial sobre David Madí, que fue portavoz de CDC y responsable de varias campañas electorales como hombre de la máxima confianza de Artur Mas. Madí abandonó la política a finales de 2010 para incorporarse a la empresa privada.

Las ITV y la trama de facturas falsas

Desde el pasado mes de julio, está imputado por su participación en una red de facturas falsas junto al empresario Juan Manuel Parra, uno de los implicados en el caso Palau. Del mismo modo, el “CNI catalán” encargó un informe sobre la concesionaria de una de las mayores obras públicas ejecutadas en Cataluña, el Canal Segarra-Garrigues que debe facilitar los regadíos en varias comarcas de Lérida.

Como ha informado OKDIARIO, varias empresas que han participado en esta obra pública (adjudicada también por GISA) emitieron facturas falsas por importe de más de 600.000 euros, que habrían servido para encubrir el pago de mordidas.

El presidente del CESICAT, Carles Flamerich, encargó otro informe sobre la presunta relación del entonces secretario general de la Conselleria de Empresa, Enric Colet, con el caso de las ITV. Dos años después, Colet fue imputado en esta causa, en la que Oriol Pujol Ferrusola ha pactado con la Fiscalía una condena de dos años y medio de cárcel, tras reconocer que cobró comisiones a cambio de amañar las adjudicaciones.

Como ha informado OKDIARIO, también el abogado Heribert Padrol (actual novio de la jefa de campaña de Puigdemont y diputada de Junts per Catalunya Elsa Artadi) negoció directamente el reparto de las concesiones con Oriol Pujol. Pese a ello, Heribert Padrol no ha llegado a ser imputado en la causa.

El espionaje en el Barça

Por último, el “CNI catalán” también investigó a Xavier Martorell, que ha sido director de los Mossos d’Esquadra y director general de Servicios Penitenciarios de la Generalitat. Su nombre llegó a sonar como probable conseller de Interior, pero Artur Mas optó finalmente por Felip Puig.

Martorell se vio obligado a dimitir como director general de Servicios Penitenciarios después de que trascendiera que, durante su etapa como director de seguridad del Barça, utilizó dinero del club para encargar a la agencia de detectives Método 3 el espionaje a distintas personalidades públicas. Entre las personas espiados había empleados y directivos del Barça, pero también políticos y periodistas. Xavier Martorell fue imputado por estos hechos, pero finalmente la causa quedó archivada en 2015.

Comentar

Últimas noticias