Investigación

Una líder del grupo que ataca al turismo fue detenida en 2003 junto a miembros de la cantera de ETA

Una líder del grupo que ataca al turismo fue detenida en 2003 junto a miembros de la cantera de ETA
María Colera Intxausti, detenida en 2003 junto a miembros de la cantera de ETA.
0 Comentar

Una de las representantes del grupo Endavant que ha protagonizado varios ataques contra el turismo en Cataluña y Baleares, María Colera Intxausti, fue detenida en 2003 junto a otras 14 personas sospechosas de formar parte de la cantera de ETA.

La operación policial fue dirigida por el entonces juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y se desarrolló en las tres provincias vascas y en Navarra. La investigación se inició en noviembre de 2002, cuando la Policía sorprendió en la estación de ferrocarril de Agen (Francia) a dos miembros del equipo de captación de la banda terrorista, Antonio Agustín Figal Arranz y Fernando Bert Arretxea.

Tras ellos cayó el jefe de los comandos de ETA, Ibón Fernández Iradi, alias Susper. La Policía intervino entonces en un piso franco de la banda, situado en el municipio francés de Tarbes, un listado de personas cuyo reclutamiento había iniciado ETA para desarrollar tareas de información y de violencia callejera.

Una vez con este listado en su poder, la Policía llevó a cabo la detención de 15 personas, entre las que se encontraba María Colera Intxausti, quien hoy milita en Endavant, la asociación independentista que durante las últimas semanas ha llevado a cabo varios ataques contra el turismo en Cataluña y Baleares junto a los cachorros de Arran.

ETA investigaba a los aspirantes

Según informó en aquel momento el diario El País, ETA había llevado a cabo una exhaustiva investigación sobre estos aspirantes, incluyendo la elaboración de informes sobre sus familiares, para evitar que se colara en la banda algún topo de la Policía. Los futuros miembros del grupo terrorista debían superar dos entrevistas, por parte del equipo de captación, antes de ser trasladados a Francia para llevar a cabo su aprendizaje de tácticas terroristas.

Dos de las detenidas, Airoa Epelde y Arkaitz Rodríguez, eran dirigentes de la organización juvenil abertzale Haika. La primera había sido, además, candidata de Euskal Herritarrok (una de las marcas blancas de Batasuna) al Parlamento vasco en las elecciones autonómicas de 2001 por la provincia de Guipúzcoa. La Policía consideró probado que otra de las detenidas había llevado a cabo para ETA labores de recogida de información sobre concejales y cargos públicos para perpetrar atentados.

Tres días después de la operación policial, el juez Garzón ordenó el ingreso en prisión de 12 de los 15 detenidos. Únicamente dejó en libertad a tres de ellos, entre los que se encontraba María Colera, después de que la Fiscalía rehusara acusarles.

Nacida en San Sebastián en 1972, María Colera Intxausti es licenciada en Filología Vasca por la Universidad de Deusto. Ha trabajado como traductora en las Juntas Generales de Guipúzcoa y como profesora de Literatura vasca en la Universidad de Barcelona (UB).

Como miembro de Endevant, ha participado en varios actos feministas. Como el celebrado en enero de 2016, en el que la diputada de la CUP Anna Gabriel (también miembro de Endavant) se definió como “puta, traidora, amargada y malfollada“.

Isabel Garnika
Isabel Garnika, miembro de Endavant y militante de Sortu.

Tal como ha informado OKDIARIO, entre los miembros de Endavant también se encuentra Isabel Garnika Aizkorbe, que al mismo tiempo es militante de Sortu, el partido dirigido por el etarra Arnaldo Otegi. En las elecciones municipales de 2015, Isabel Garnika ocupó el puesto número 15 de la candidatura de la CUP al Ayuntamiento de Barcelona. Según su perfil, es “sindicalista feminista” de la CGT, enfermera quirúrgica de urgencias en el Hospital de la Vall d’Hebron y miembro de la Marea Pensionista. “La clase trabajadora está yendo a trabajar con parches de morfina”, declaraba recientemente Garnika en una entrevista.

Los ataques de Endavant y los cachorros de Arran contra el turismo han recibido el apoyo de la diputada de la CUP Mireia Boya, quien en su declaración oficial de bienes oculta que es propietaria de un hotel rural situado en el Valle de Arán y valorado en más de 250.000 euros.

Últimas noticias

Lo más vendido