Investigación

Según la Guardia Civil

El chivatazo permitió a González y sus compinches esconder 10 millones en B

0 Comentar

Según desvela OKDIARIO, la Guardia Civil sostiene que el chivatazo que recibió Ignacio González sobre la ‘Operación Lezo’ “permitió al ex presidente madrileño y sus compinches ocultar 10 millones de euros en metálico que escondían”.

El pasado miércoles cuando estallaba la operación efectuada por agentes de la UCO de la Guardia Civil en coordinación con el titular del Juzgado de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, se practicaron 12 arrestos y más de una treintena de registros en empresas y domicilios de los implicados en el marco de esta trama corrupta sobre la gestión del Canal de Isabel II.

Agentes de la Unidad Central Operativa registraron durante cerca de 10 horas el chalet adosado de 574 m2 que González y su esposa, Lourdes Cavero, poseen en una exclusiva zona residencial de Aravaca en Madrid como domicilio familiar. Durante dicho registro, los agentes se valieron de la ayuda de un perro experto en encontrar billetes, sin embargo, no hubo ni rastro de la supuesta fortuna que atesoraba en parte González en su propia casa.

Fuentes de la Guardia Civil aseguran a este diario que “el motivo de la desaparición de los billetes y del dinero en metálico que ocultaba González fue el chivatazo” que según el auto del juez recibió el ex presidente madrileño alertándole sobre la investigación en curso comandada por la Fiscalía Anticorrupción.

Según el auto judicial, este aviso se pudo acreditar a través de las escuchas telefónicas practicadas por la UCO sobre González y algunos de los arrestado. Tras el chivatazo, los pinchazos evidencian “cómo cambiaron su forma de actuar”. Un cambio de hábitos que llegó al propio González que dejó de pernoctar todos los días en su domicilio y que fue detenido mientras “daba un paseo”.

prisión incondicional
La silueta de Ignacio González se ve en el asiento trasero de una patrulla de la Guardia Civil a su llegada a la Audiencia Nacional. (EFE)

El auto de Velasco destaca que “se ha evidenciado el uso de la influencia de Mauricio Casals (presidente de ‘La Razón’) para detener la cobertura mediática de sus actividades criminales con el objetivo de conseguir impunidad y obtener información sensible sobre la investigación judicial en curso”.

La resolución se refiere así al chivatazo protagonizado por una magistrada “amiga de la casa” que llamó a dicho diario para avisarles de que les estaban grabando, según le dijo el propio Casals al presidente madrileño. Aunque dicho chivatazo se investiga actualmente, aún se desconoce la identidad de la magistrada.

Tras recibir el aviso sobre la ‘Operación Lezo’, el hermano del ex presidente madrileño y directivo de Mercasa, Pablo González, se reunió con el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto. “Al día siguiente de conocer la posible existencia de una investigación a su hermano”, concreta el juez Velasco en su auto.

El ministerio del Interior ya admitió que se celebró este encuentro el 8 de marzo y que “no duró más de 15 minutos”. En él, Interior afirma que Pablo González se limitó a felicitar al secretario de Estado y le manifestó su voluntad de colaborar con el ministerio en todo lo que pudiera desde Mercasa

“No hubo ni una sola referencia a Ignacio González ni a ningún tipo de investigación, especialmente de la denominada ‘Operación Lezo’, de cuya existencia el secretario de Estado de Seguridad no tuvo conocimiento hasta que la investigación judicial dio como resultado las detenciones realizadas la pasada semana” afirmaban este pasado fin de semana desde Interior.

Últimas noticias

Lo más vendido