González Pons: “La UE no debe reconocer la farsa electoral de Maduro, y que se atenga a las consecuencias”

Esteban González Pons interpela a Federica Mogherini en el Parlamento Europeo.
Comentar

Los eurodiputados españoles han liderado nuevamente a sus compañeros de la UE en el rechazo de la cámara soberana del continente a la farsa electoral montada por el tirano Nicolás Maduro en Venezuela. Las pretendidas elecciones presidenciales del próximo 20 de mayo “tienen a la oposición encarcelada, exiliada o inhabilitada”, ha recordado Esteban González Pons, líder de la delegación española en el Partido Popular Europeo.

González Pons ha afirmado que “la Unión Europea no puede aceptar elecciones en las que hay presos políticos”, más de 600, ha recordado; en las que los partidos democráticos “no pueden concurrir en igualdad de condiciones”, el 95% de ellos ilegalizados, ha precisado; y donde la autoridad electoral por no es “neutral”, de hecho su presidenta, Tibisay Lucena, está sancionada por la UE.

Por eso le ha reclamado a la Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini —presente en el hemiciclo—, que rechace en nombre de la UE la “farsa electoral” chavista. El eurodiputado popular español ha pedido a Mogherini que reclame a Maduro la suspensión de esa convocatoria, para hacer una nueva “plena de garantías democráticas”. Y si no cumple, “que se atengan a las consecuencias”.

La comisaria ha afirmado que la UE podría tomar medidas, pero que será después de las pretendidas elecciones. Y las ha condicionado a que no se respeten los derechos humanos durante el proceso electoral y tras éste. sin entrar en detalles de a qué se refiere. Y todo después de que González Pons terminara su intervención, generoso, añadiendo a su tono exigente un “como usted está haciendo” dedicado a la Alta Representante.

“Tras las elecciones vamos a reevaluar la situación [en el país sudamericano] con los Estados miembros”, se ha limitado a contestar Mogherini, si bien ha proclamado la postura oficial de la UE, que es la de que el pretendido proceso electoral “no garantiza que acabe desembocando en elecciones justas a las que todas las partes tengan acceso de manera igualitaria”. La jefa de la diplomacia europea ha vuelto a llamar al diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición a través de las negociaciones de Santo Domingo, que se encuentran suspendidas de manera indefinida.

Sobre el diálogo, González Pons había apuntado que el Parlamento Europeo “debe negarse” a enviar observadores a la cita impulsada por el régimen bolivariano, mientras éste no cumpla con las garantías democráticas requeridas. “Y quien vaya como observador debe ser considerado invitado personal de Maduro”, ha dicho vehemente, en una clara alusión al ex presidente español José Luis Rodríguez Zapatero —quien, ejerciendo oficialmente como mediador, es acusado por la oposición democrática de “agente del régimen”—.

Mogherini ha llamado a una “solución pacífica, democrática y negociada” y ha recordado que ha mantenido reuniones en Bruselas con representantes del régimen venezolano, como el ministro de Asuntos Exteriores, con líderes de la oposición y parlamentarios de la Asamblea Nacional, y que el único fin es el de “acompañar al pueblo venezolano para que encuentre su propia solución”.

La actual situación en Venezuela, ha dicho Mogherini, “no es catástrofe natural, es de origen humano , no es inevitable y ello significa que es posible solucionar esta crisis”, que ha insistido en que actualmente no se dan las condiciones para que “podamos aceptar la invitación de acompañar el proceso electoral” a través del envío de observadores de la UE.

Otros eurodiputados españoles

El socialista Ramón Jáuregui ha expresado en nombre del grupo al que pertenece el PSOE de la cámara que se aplacen las elecciones, se reanude el diálogo político con el fin de lograr una nueva convocatoria electoral “limpia”, y que las partes “se comprometan en la solución socioeconómica” con el apoyo de la UE.

Por su parte el eurodiputado de Ciudadanos Javier Nart ha pedido “el cese del supuesto proceso electoral” de un “régimen liberticida que tiene dominado el poder judicial porque todo es poder ejecutivo”, y ha llamado a que el Tribunal Penal Internacional acelere su investigación sobre casos de violaciones de derechos humanos en el país latinoamericano.

El parlamentario de Izquierda Unida Javier Couso, por su parte, ha vuelto a posicionar a su grupo del lado del régimen dictatorial venezolano. Couso ha apuntado que, para el grupo de la Izquierda Unitaria así como para los Verdes, la Eurocámara ha decido plantear un debate “irregular, introducido con desconocimiento consciente de las reglas” por parte de los grupos políticos, ya que no se había informado a éstos sobre la propuesta de debate en el tiempo estipulado por el reglamento interno.

Para Couso las elecciones deben celebrarse, ha dicho, ya que “hay cuatro candidatos, hay libertad para hacer campaña, hay auditorias y sobre todo hay la voluntad de votar de millones de venezolanos”. Tras este debate, la Eurocámara votará este jueves una resolución sobre las próximas elecciones presidenciales en Venezuela.

Últimas noticias