Europa

Le Pen dice que las presidenciales son “un referéndum” sobre Francia y “una oportunidad para Europa”

La candidata del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, en Niza. (AFP)
0 Comentar

La candidata presidencial del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, ha protagonizado este jueves por la noche su primer mitin tras su pase a la segunda vuelta del 7 de mayo, una cita con las urnas que ha planteado como un “referéndum” sobre Francia y “una oportunidad histórica para Europa”.

“Estoy convencida de que mi elección será una oportunidad histórica para Europa”, ha dicho a sus simpatizantes desde Niza. Le Pen se ha propuesto acabar con el tono “gris” de “los tecnócratas de Bruselas” para dibujar una Europa “feliz, diversa”, formada por “naciones libres”.

Más de 4.000 personas se reunieron en Niza para escucharla en el mitin, a sólo 11 días de la cita definitiva en las presidenciales presidencial mientras crece la tensión entre los dos rivales.

Le Pen también ha presentado la segunda ronda electoral como un punto de inflexión para el país. “Es un referéndum a favor o en contra de Francia”, ha afirmado. Su rival, el centrista Emmanuel Macron, tiene un programa “destructivo”, que aboga por la “globalización” y el “anglosajonismo”, algo que ella ha prometido derribar.

Desde el inicio, Le Pen ha apuntado contra la “oligarquía” que eligió al “banquero Macron” asegurando que hallaron en él “todas las cualidades” para esta profesión, que atacó fuertemente. “Él tiene carácter de banquero. Y la falta de sensibilidad que se necesita… Esa capacidad de tomar decisiones con el único propósito del lucro, la acumulación de dinero, sin tener en cuenta las consecuencias humanas de sus decisiones”, ha espetado.

Mientras todas las encuestas la dan como perdedora en la segunda vuelta, Le Pen está en plena operación de desdibujar su perfil ultra para tranquilizar a los electores. “Yo no miro vuestro origen, religión, orientación sexual o color de la piel. E incluso os digo que ¡no me interesa! Lo que me interesa es mi capacidad como futura jefe de Estado, para lograr que la seguridad, la prosperidad y la paz”, ha dicho haciendo un guiño a los votantes del ultraizquierdista Jean-Luc Mélenchon.

La aspirante del Frente Nacional se ha jactado de que, debido a su perfil combativo, ha obligado a los demás candidatos presidenciales a “hablar en francés” —criticando los discursos en inglés de Macron— y a “cantar la Marsellesa”. “Yo seré la presidenta que proteja el patriotismo”, ha aseverado, según Le Figaro.

Últimas noticias