Europa

Atentado en San Petersburgo

La policía rusa atribuye ahora el atentado a un suicida de 23 años con vínculos islamistas

Atentado en San Petersburgo. (Foto: AFP)

El responsable del atentado perpetrado este lunes en el metro de la ciudad rusa de San Petersburgo sería un suicida y tendría relaciones con organizaciones islamistas ilegales en Rusia, según ha informado la agencia de noticias rusa Interfax citando fuentes de las fuerzas de seguridad. En la explosión han muerto 11 personas y más de 40 han resultado heridas.

Los restos hallados en el lugar apuntan a que era un suicida, aunque esperarán al resultado de las pruebas de ADN para hacer cualquier anuncio público. El sospechoso sería un joven de 23 años y originario de Asia.

En cambio, el individuo sospechoso captado por las cámaras de seguridad se ha presentado ante la Policía y ha asegurado que no tiene nada que ver con el atentado.

También la agencia de noticias Sputnik ha informado citando fuentes de las fuerzas de seguridad que el sospechoso tenía vínculos con grupos islamistas radicales. “El supuesto responsable del atentado terrorista tenía vínculos estrechos con grupos islamistas que operan en Rusia y que estaban siendo investigadas por las fuerzas de seguridad”, ha revelado.

Además, las fuentes han explicado que la segunda bomba, desactivada en la estación de metro de Ploshad Vosstania, tenía una potencia equivalente a un kilogramo de trilita. “La bomba que se logró desactivar era equivalente a un kilogramo de trilita. Es claramente de fabricación casera”, ha explicado. Este tipo de artefactos “son utilizados con frecuencia tanto por terroristas como por perturbados”.