Europa

Le Pen contra todos en el primer debate presidencial: quiere cortar la inmigración “legal e ilegal”

Los cinco candidatos a las elecciones presidenciales en Francia (Foto: AFP)

La campaña presidencial francesa ha comenzado este lunes con un largo -superó las tres horas de duración- y acalorado debate en la que la candidata ultra derechista Marine Le Pen se convirtió en el blanco de la mayor parte de críticas lanzadas por sus rivales. Le Pen, que marcha primera en las encuestas, se descolgó con un duro alegato contra la inmigración, llegando a asegurar que quiere poner fin a la entrada de inmigrantes “legales e ilegales”.

Exigió la candidata del Frente Nacional instaurar “fronteras nacionales”, asegurando que la Unión Europea no sirve porque “no se puede confiar en una Grecia arruinada o en una Italia sumergida para controlar un flujo que llega de manera continua”. En este sentido, quien a día de hoy aparece como probable rival para la segunda vuelta, el centrista Emmanuel Macron, aseguró que “el problema real es la inmigración ilegal, nuestra primera prioridad es establecer una política efectiva para devolver a su país de origen a los inmigrantes que no cumplan los requisitos para recibir asilo”, defendiendo una “política genuinamente paneuropea. No olvidemos que alguien que pide asilo es alguien que huye de un brutal régimen”, a lo que Fillon, de centro-derecha, apuntó que “la gran mayoría de lo que huye es de la pobreza, no de un régimen brutal”, apostando por un sistema de cuotas, “un sistema muy democrático. Fundamentalmente es una situación de control”.

Fillon salió vivo

Emmanuel Macron y François Fillon en el debate presidencial en Francia (Foto: AFP)

Por su parte, el mecionado candidato de centro-derecha François Fillon protagoniza una alicaída campaña al estar imputado por desvío de fondos públicos. Quiso enterrar escándalos centrándose en su programa de fuerte corte liberal asegurando que “quiero ser el presidente que liberará a los franceses del exceso de burocracia”. “Soy el único candidato que puede ofrecer un cambio real en las políticas con una mayoría estable” sostuvo, consiguiendo mantenerse con vida: “He podido cometer algunos errores, pero quién no lo ha hecho” dijo, jugando la baza de que también tanto Le Pen como Macron han recibido acusaciones en los últimos tiempos.

Le Pen perdió puntos en la economía

En el plano económico fue donde más flaqueó de largo Marine Le Pen, haciendo una fiera defensa del proteccionismo y unas políticas estatales de férrea defensa de las empresas francesas frente a una Unión Europea que “sólo defiende a las empresas extranjeras”. Atacó con dureza las que, a su juicio, son unas “políticas ultra liberales que se han venido aplicando y que sólo han servido para destruir empleos y riqueza en Francia”.

Marine Le Pen recibe los últimos retoques ante del debate presidencial en Francia (Foto: AFP)

Hamon y Mélenchon apelan a los indecisos

El socialista Benoit Hamon, perteneciente al ala más izquierdista de su partido, quedó algo eclipsado en sus exposiciones por un Jean-Luc Mélenchon con quien se solapó en varios argumentos. Situados en cuarta y quinta posición en los sondeos, trataron de dirigir sus discursos para captar al mayor número posible de indecisos, que ahora se sitúan en torno al 40% de los ciudadanos franceses llamados a votar en la primera vuelta, el próximo domingo 23 de abril.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies

x
¡Síguenos en Facebook!