Elecciones presidenciales Venezuela

Eduardo Fernández: “Cuando gane Henri Falcón, en Venezuela se investigarán los pagos a Podemos”

Raiza Vargas y Eduardo Fernández, durante la entrevista con OKDIARIO en Caracas.
Comentar

Entrevista con el futuro canciller de un Gobierno de Henri Falcón en Venezuela

Venezuela se enfrenta este domingo a una convocatoria electoral rechazada por la comunidad internacional, unos comicios calificados como “no democráticos” por el Parlamento Europeo y por la Alta Representante para la Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini. El Gobierno español, liderando esa toma de posición de la UE, ya se ha apresurado a decir que “no reconocerá” los resultados, al no cumplirse los estándares requeridos. La inmensa mayoría de “los partidos opositores han sido ilegalizados” por el régimen tiránico de Nicolás Maduro, sus líderes están “encarcelados, en el exilio o inhabilitados” y no hay “observadores internacionales imparciales”.

Sólo un candidato parece disputar la victoria al continuismo del régimen, el ex chavista y también ex miembro de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) Henri Falcón. Uno de los hombres fuertes de su candidatura es Eduardo Fernández, presidente del Centro Internacional de Políticas Públicas, quien ha sido señalado como su ministro de Exteriores en caso de que se dé el vuelco electoral. En alianza con OKDIARIO, el diario venezolano ‘El Nuevo País’ y la revista ‘Zeta’, unas de las escasísimas publicaciones periodísticas que perviven libres y fuera del yugo de la dictadura chavista, entrevista a Fernández para que tome posición previamente sobre los temas de los que dependería un reconocimiento internacional de la legitimidad de una transición a la democracia y el Estado de Derecho en Venezuela.

PREGUNTA.– Recientemente, la Justicia española le ha vuelto a dar la razón a OKDIARIO en sus informaciones sobre pagos a Podemos por 272.000 dólares del régimen de Maduro en una cuenta del paraíso fiscal de Granadinas. ¿Va a investigar estos desvíos de dinero a un partido extranjero, que incumplen las leyes venezolana y española?

RESPUESTA.– El candidato presidencial Henri Falcón se ha comprometido muy solemnemente a hacer respetar el Estado de Derecho en Venezuela. Si hay una denuncia de esa naturaleza, como en efecto ya la hay, es indispensable que, en acatamiento al Estado de Derecho, se facilite toda la investigación y se establezcan todas las responsabilidades. Independientemente, por cierto, de quién sea el ministro de Relaciones Exteriores, porque el presidente electo, en la hipótesis de que Henri Falcón gane las elecciones, debe tener una libertad absoluta para integrar su gabinete. Quien quiera que sea el ministro del Exterior, pero además el presidente y el Estado venezolano, tiene que contribuir a que se restablezca el estado de Derecho y a que se clarifique esta denuncia.

P.– Ustedes han presentado un gran programa económico. ¿Están dispuestos a abrir la puerta a la inversión española, se va a garantizar la seguridad jurídica?

R.– Lo primero que hay que hacer es acabar con la inflación, que es lo que más está haciendo sufrir al venezolano. Uno quiere ir a comprar una cosa que vale un millón y al llegar a la tienda cuesta dos millones. ¡Esto es un horror! Por eso no entiendo cómo si tenemos la oportunidad de votar este domingo hay quien dice ‘no, pospongan’. ¿Cómo le digo yo a la gente que tiene hambre eso? Es inhumano, es contrario a un sentimiento cristiano. Salgamos de este gobierno… Una vez acabada la inflación y los controles de cambio y precios, los inversionistas van a decir ‘oye, esta gente está tomando medidas importantes’. Falcón propone la dolarización, cuyo beneficio es que impide que el Gobierno siga emitiendo billetes. El de ahora produce billetes que no sirven para nada y no compran nada. Esos son los que alimentan el incendio, son la gasolina de ese incendio de la inflación. Si dolarizamos, no se puede hacer eso y no sometemos a la inflación que hay en el área del dólar, que es de un punto o dos y no de miles, que es hoy las de los venezolanos. Al crear esas condiciones, vendrán las inversiones.

P.– ¿Y en cuanto a la seguridad jurídica?

R.–  El programa de gobierno del candidato Falcón es clarísimo a ese respecto. Pero es que además las evidencias son muy claras: Venezuela necesita inversiones para acabar con la inflación, para reactivar el aparato productivo interno. Necesitamos inversiones públicas pero también y especialmente inversiones privadas. Nacionales por supuesto, pero también internacionales. Y con España tenemos nosotros una larguísima, muy profunda, muy seria y muy valiosa relación de amistad, de cooperación y de solidaridad. De modo que para el Gobierno del presidente Falcón la relación con España tendría una prioridad absoluta. Y si yo puedo tener alguna influencia pues desde luego la pondré a favor de que tengamos una relación de primerísimo nivel con el Reino de España.

Eduardo Fernández
Eduardo Fernández, entrevistado en Caracas por la revista Zeta y OKDIARIO.

P.– ¿Apoya usted las sanciones a los altos funcionarios del régimen de Maduro auspiciadas por España en el seno de la UE? ¿Y las de EEUU?

R.– Cuando son sanciones contra funcionarios me parece que tienen sentido. hay que hacer funcionar el Estado de Derecho, hay que dar oportunidad de defensa a las partes que están señaladas como responsables de hechos impropios. Lo que no me gustan a mí son las sanciones contra los pueblos, las que puedan significar hambre, que puedan significar dificultad para acceder a medicinas. Ojalá este tipo de sanciones desaparezcan como instrumento de política internacional y que prevalezca, más bien, un sentimiento de solidaridad, de cooperación, de humanidad. Estamos atravesando una situación muy difícil, por eso creo que es tan importante que este 20 de mayo se produzca un cambio de gobierno.

P.– En la relación entre Venezuela y España ha habido graves momentos recientemente, como el retiro de los embajadores. Como canciller, ¿qué diría al respecto?

R.– Bueno, yo no puedo hablar como canciller…

P.– …futuro canciller.

R.–  Le recomendaría al Gobierno establecer un nivel de relación en el orden internacional como el que tuvo Venezuela durante muchísimos años. En toda la etapa en que Venezuela tuvo una experiencia democrática mantuvimos relaciones con todos los países del mundo, muy cordiales y constructivas y productivas. Y creo que hay que regresar a una relación normal. Con todos los países del sistema interamericano, es decir, desde el Canadá hasta la Patagonia, Chile, Argentina. Una relación con Colombia que tenemos que tener particularmente buena, sea cual sea el resultado de las elecciones que hay próximamente en el país vecino [el domingo 27 de mayo] para sustituir al actual presidente Santos por un nuevo Gobierno. Con la Comunidad Europea, con los países más lejanos, por ejemplo China o Rusia. Con con toda la comunidad internacional… con las Naciones Unidas. Además, no solamente es una reinserción de Venezuela en la comunidad internacional sino en la comunidad financiera. Yo le aconsejaría al próximo gobierno que tenga especial interés en relaciones con el Banco Mundial, con el Fondo Monetario Internacional, con el Banco Interamericano de Desarrollo, con la Corporación Andina de Fomento… Es decir, con todas las instituciones que pueden ayudar al crecimiento económico de Venezuela y al desarrollo del inmenso potencial económico que tiene nuestro país.

P.– Usted que es un venezolano defensor de la democracia, ¿cómo ve el escenario electoral, sobre todo teniendo en cuenta que la oposición en bloque ha pedido no votar?

R.– Pues mire, yo veo este escenario como una gran oportunidad para lograr el cambio. Tanta gente sufriendo en Venezuela, tantos venezolanos pasando hambre… Y se da la oportunidad constitucional de cambiar el Gobierno por la vía electoral. Yo no tendría el corazón, no tendría cara, para cambiar mi contribución para que se produzca un cambio. Y mi contribución es votar, respaldar la fórmula que puede cambiar al Gobierno fracasado en estos seis años, que lo ha hecho muy ma .Los venezolanos estamos sufriendo una hiperinflación, estamos sufriendo un clima de inseguridad y desesperanza muy grande, de hambre. Y la Constitución dice que este año hay que hacer elecciones presidenciales… Por cierto, la Constitución no dice en qué mes del año. Lo lógico es que fuera a finales, pero las han convocado ahora. Y todos tenemos el deber moral y político de votar, al menos así lo siento yo. Y de hacer lo posible para que se produzca un cambio.

P.– ¿Piensa que hay garantías para que se pueda producir ese cambio? 

R.– El que no espera vencer está vencido. Si antes de las elecciones yo digo ‘a lo mejor me van a robar mi voto’, lo más probable es que me lo roben,. Y si además no voto, ya les hice el favor. Yo voy a votar consciente de que estamos enfrentando a un Gobierno extremadamente tramposo. Pero si todos votamos el Gobierno no tiene manera de hacer la trampa. Como no tuvo manera de hacerlo en diciembre de 2015, cuando la oposición logró un triunfo espectacular. Com sí tuvo manera de hacerlo en 2005, cuando la oposición resolvió no votar, y el Gobierno montó una fiesta. ‘Ah, ¿no viene a votar la oposición?, qué maravilla’… Coparon el 100% de los puestos en la Asamblea Nacional, aprobaron todas las leyes que les dio la gana. Y como ya tenemos esa experiencia, yo no quiero tropezarme con la misma piedra dos veces.

Eduardo Fernández
Raiza Vargas y Eduardo Fernández, durante la entrevista.

P.– De los cuatro candidatos que quedaron, usted se ha inclinado por Henri Falcón…

R.– …definitivamente.

P.– ¿Cómo van a hacer para defender los votos de Henri Falcón?

R.– Entiendo que el comando de campaña del candidato Falcón ha formado personal.

P.– ¿Hay testigos suficientes?

R.– Yo creo que sí. Es muy difícil, porque son muchísimas mesas y la geografía nacional es muy grande y son pocas las elecciones en las que todas las partes han estado en todas las mesas. pero entiendo que se ha hecho un esfuerzo muy grande para tener una vigilancia en todas las mesas para garantizar el resultado electoral. Y repito: con estas mismas autoridades electorales, la oposición ganó en 2015. Si hacemos las cosas bien hechas… Y yo estoy respaldando a Henri Falcón porque es el que puede ganarle a Maduro.

P.– ¿Porque Javier Bertucci no?

R.– Creo que Bertucci no tiene los puntos suficientes para ganar. Es más, yo creo que lo lógico sería que Bertucci apoyara a Falcón. Aprovecho para hacer un llamado a todos los votantes: ¡no perdamos el voto! Si el que puede ganar a Maduro es Falcón creo que debemos concentrarnos todos en votar a Falcón.

P.– Si gana su candidato, ¿Falcón asumiría el cargo de inmediato o va a esperar unos meses como está previsto?

R.- Yo creo que está en el interés nacional. El interés del país aconseja que la transferencia del mando se produzca lo más temprano. ésta es una elección atípica, porque se vota en mayo y la toma de posesión se produciría en enero, pero creo que al propio presidente Maduro no le convendría pasarse una cantidad de meses ya desautorizado. porque si él presentó su nombre y no ganó, fue derrotado, pues él ya no va a tener ninguna autoridad para tomar las medidas que debe tomar un presidente. Sobre todo, tomando en cuenta la gravísima situación que está viviendo el país. De modo que se abriría una negociación para adelantar la transmisión del mando.

P.- ¿Y si no aceptan?

R.– Si estamos en esa actitud… Mire, lo normal es que se produzca la elección, salga el resultado electoral, se entregue el poder… Pero en todo caso, si tú previamente dices ‘no vale la pena votar porque me van a robar el voto’ les regalo el voto. Porque yo digo: si me lo van a robar, que me lo roben, pero yo por lo menos lo doy… al menos que se tomen el trabajo de robármelo. Pero si además pienso que aunque gane no me van a entregar el poder… Mire, la movilización pública y de la oposición internacional va a ser tan grande que ante la evidencia de un resultado electoral adverso no les va a quedar otra que entregarlo. Y ojalá que se haga en los términos más civilizados del mundo, porque yo he luchado toda mi vida por que Venezuela tenga una democracia que funcione, donde se respeten las normas, donde se respeten los adversarios, las opiniones… Así tuvimos una aproximación a la democracia durante 40 años, entre 1958 y 1998. Peor no puede ser que el debate político se plantee en los términos de que ‘si yo gano tú estás muerto y si tú ganas lo estoy yo’. Vamos a convivir en democracia.

P.– Falcón dijo que usted será su canciller si él gana las elecciones…

R.– …eso le oí, sí.

P.– ¿Acepta?

R.– Mire, yo creo que primero vamos a ganar, es preferible ganar. No se cruza el río antes de llegar al puente. Cuando ganemos, el presidente electo debe tener total libertad para conformar su gabinete.

P.– La comunidad internacional y la Iglesia han llamado a no reconocer las elecciones, porque no son libres ni transparentes. ¿Y si gana Falcón, cómo sería el escenario?

R.– Las primeras medidas que tiene que tomar el próximo gobierno, como ha anunciado Falcón, es restablecer la plena vigencia del Estado de Derecho. Porque esos países tienen aislado al Estado venezolano, porque se ha violado el Estado de Derecho al crear la Asamblea Constituyente, por ejemplo. Y la comunidad internacional ha reaccionado. El Gobierno de Falcón debe soltar a los presos políticos, restablecer las garantías para que los exiliados vuelvan al país, habilitar a los partidos que están inhabilitados, y a sus dirigentes, garantizar los derechos humanos y el pleno restablecimiento de la democracia. Así, desaparecidas las causas por las cuales la comunidad internacional ha tomado medidas contra el Gobierno venezolano se restablecerían las relaciones con un Gobierno nuevo y distinto.

Eduardo Fernández
Eduardo Fernández, canciller de un eventual Gobierno de Henri Falcón, entrevistado por la revista ‘Zeta’ y OKDIARIO en Caracas.

P.– Así que usted cree que sí reconocerían a Henri Falcón como presidente de Venezuela.

R.– Eso es.

P.– Y una vez que asumiera su candidato, ¿cómo se asegura que no habría una cacería contra los funcionarios del régimen y al mismo tiempo haya justicia?

R.- Mire, yo creo que hay que tener mucha conciencia es que una de las cosas que más daño le han hecho la país en los últimos 20 años es el clima de confrontación, de conflictividad, de pleito permanente, de unos venezolanos buenos y otros malos. Falcón se ha comprometido  a hacer un Gobierno de armonía, de entendimiento, de unidad, lo que no significa de impunidad. La Justicia que funcione, las denuncias por hechos de corrupción, de violación de derechos humanos, que se procesen a través del sistema judicial, pero que el tono del Gobierno sea una invitación a la cooperación, al entendimiento, a la unidad nacional. Un clima propicio para que haya desarrollo y bienestar.

P.– ¿Qué opina respecto al llamado a boicotear las elecciones de la oposición?

R.– Yo creo que en la MUD hay gente muy meritoria, muy valiosa, pero desgraciadamente no pudieron hacer le trabajo de estar preparados para estas elecciones. La Mesa pidió en 2017 muchas veces el adelanto de las elecciones. Incluso en enero de 2016 decían que en seis meses se iba a cambiar el Gobierno. Y resulta que cuando llegó el año que está previsto en el artículo 230 de la Constitución, el año 2018, que es el último del periodo presidencial de Maduro, pues no tenían candidato y no se habían puesto de acuerdo en ello, ni en un programa ni en una unidad nacional para afrontar esta cita. Así que en esa circunstancia, Henri Falcón se dijo ‘yo no puedo dejar que Maduro compita solo’. Después de pedir adelantar las elecciones, ¿que Maduro sea candidato único? ‘No, yo aquí pongo mi nombre’.

P.– La posición Falcón ha sido complicada. Cuando combatía el chavismo le decían desde el poder que los había traicionado, y cuando se presentó fue la MUD la que le dijo que traicionaba a la nación. Y hay quien dice que está contribuyendo a que Maduro sea reelegido y quede en el poder…

R.– Bueno, el discurso de Falcón es muy duro y crítico con el Gobierno. Y además es el candidato a través del cual podemos salir del Gobierno. Esas malicias las vi muy clara el otro día cuando fui a misa y había una lectura de San Pablo. El apóstol fue muy perseguido por el cristianismo, porque primero perseguía cristianos hasta que vio una luz y se cayó del caballo y escuchó la voz del Señor que lo convirtió al cristianismo. Y cuando San Pablo iba a las reuniones de los apóstoles, éstos le tenían miedo porque no creían que se hubiera convertido. Mire, hay gente que rectifica, que ve que las cosas no funcionan como creían que iban a funcionar, y hay muchos venezolanos que creyeron en la propuesta del señor Chávez, pero poco a poco se fueron dando cuenta de que esa propuesta no solucionaba ningún problema sino que los iba agrandando todos. Así que yo creo en la sinceridad con la que Henri Falcón está comprometido a cambiar lo que hay que cambiar en la situación venezolana.

P.– En caso de ganar, ¿se juramentará con la Constituyente o con la Asamblea Nacional? ¿Y qué va a pasar con la Constituyente o con el Tribunal Supremo en el exilio?

R.– Lo que hay que hacer es cumplir con la Constitución. Felizmente, la tenemos y hay que cumplirla. Y lo que dice es que el presidente electo se juramenta ante la Asamblea Nacional. La Constituyente debe desmontarse, porque eso es un cuerpo extraño que además es patológico, no es normal que haya un poder sobre la Constitución. Se harán las negociaciones necesarias para que se disuelva ese órgano que nunca se debió haber convocado, que se creó de una forma absolutamente irregular. Hay que acabar con esa asamblea. Sin necesidad de mentarle la madre a nadie ni mandar a nadie al paredón. Simplemente, nunca tuvo que haber existido. Y restablecer la normalidad institucional. ¿Cuál es la solución para el Tribunal Supremo? Porque no se ha elegido en la Asamblea Nacional un nuevo tribual, sino unos nuevos miembros del mismo que estaban pendientes de ello. Pues veremos qué es lo que se ha hecho con esto y en una mesa de diálogo se verá cuál es el tribual que existe, y que debe funcionar dentro del territorio nacional, no en el exilio. Los poderes públicos funcionan en la capital del a República.

P.– Estas decisiones que ha tomado el Supremo en el exilio, que si inhabilitar a Maduro, ¿lo avalarían?

R.– Yo creo que no hay mejor manera de inhabilitar a Maduro que ganarle las elecciones. Así que esperemos a los resultados, que Dios mediante y a pesar de toda la propaganda insólita que se ha hecho, el pueblo venezolano aproveche esa brillante oportunidad que tenemos de cambiar el Gobierno. Ojalá la mayoría de venezolanos vayamos a votar y logremos ese cambio pacífico y democrático, legal y constitucional.

P.– La fiscal, Luisa Ortega, ¿sería reconocida?

R.– Yo no sé quién nombró a la actual fiscal, entiendo que fue la Asamblea Constituyente, y ésta en mi opinión no tiene esas facultades. Sobre eso hay que conversar para ver cómo se restablece la normalidad institucional. Tal vez la primera tarea que le va a tocar al próximo Gobierno es reconstruir la arquitectura institucional democrática del estado venezolano, profundizar el esfuerzo de descentralización, de municipalización, el respeto a la autonomía ya a la diferencia de estas diferentes ramas del poder público, que cada una cumpla lo que mandata la Constitución. De modo que lo que nos va ayudar mucho en este proceso es ajustarnos a lo que dice la Carta Magna.

P.– Y ya en concreto sobre las denuncias que ha estado investigando Luisa Ortega desde el exilio, ¿cree que deberían continuarse?

R.– Claro, cualquier denuncia sobre cualquier hecho punible debe ser investigada, con todas las garantías previstas en el Estado de Derecho. Lo que hay es que restablecer su plena vigencia: que la Fiscalía, que el Poder Judicial, el Legislativo… que cada uno cumpla su tarea.

P.– Una última pregunta, ¿qué le diría a la gente, a los venezolanos?

R.– Voten. Yo creo que hay que cambiar el Gobierno, y para eso hay que ir a las urnas. Es urgente cambiar el Gobierno, no podemos desperdiciar esta gran oportunidad. Hay que dar un voto por el futuro del país, por nuestros hijos, nuestros nietos, por el país. Votar a favor del futuro de Venezuela para cambiar el Gobierno, para acabar con la inflación, vivir felices, con prosperidad, bienestar y seguridad.

Últimas noticias