El presidente Lenín Moreno dio un ultimátum de 10 días a Interior y Defensa para detenerlo

Los asesinatos y secuestros de Walter Arizala (FARC) hacen dimitir a dos ministros de Ecuador

Walter Arizala
Walter Arizala, alias Guacho, disidente de las FARC en la frontera de Colombia y Ecuador.
Comentar

La falsa paz de las autodenominadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ya está contaminando a los países vecinos. Los ministros de Defensa  e Interior de Ecuador han dimitido este viernes tras ser incapaces de cumplir el plazo que públicamente les impuso el presidente Lenín Moreno para detener al narcoterrorista Walter Arizala, alias ‘Guacho’, quien rechaza los acuerdos y cuyo grupo de fieles ha realizado recientemente varios ataques en la frontera de Colombia y Ecuador.

El partido político supuestamente heredero de las FARC —con las mismas siglas para Fuerza Alternativa revolucionaria del Común— tras la firma de los acuerdos con el Gobierno de Juan Manuel Santos no está siendo la vía prometida para canalizar a los violentos hacia una vida política y socialmente aceptable. En la actualidad, ya hay más disidentes que desmovilizados, pese a que el los textos firmados a finales de 2016 otorgaron dinero, prebendas, impunidad y salidas laborales preferentes a los narcoguerrilleros que abandonaran el monte.

De este modo, y a pocas fechas de las elecciones presidenciales en Colombia en las que se elegirá un sustituto de Santos —tras dos mandatos y ocho años en el poder, el favorito es Iván Duque, del opositor Centro Democrático—, la descomposición del endeble plan de paz que no termina de cuajar ya desestabiliza a otros países. El presidente ecuatoriano “ha aceptado las renuncias” de César Navas (titular de Interior) y Patricio Zambrano (Defensa), según ha informado la Secretaría de Comunicación del Gobierno ecuatoriano.

Asesinatos y secuestros

Los dos ministros tenían 10 días para garantizar la captura de ‘Guacho’, después de que el grupo que encabeza haya sido señalado como responsable de una escalada de los atentados. Todos los ataques han sido perpetrados en la zona fronteriza, atestada de narcos, contrabandistas y otros criminales armados.

El peor incidente se vivió el pasado 26 de marzo cuando el Frente Oliver Sinisterra, formado por disidentes de las FARC comandados por alias ‘Guacho’, secuestró a dos periodistas del diario ecuatoriano ‘El Comercio’ y su conductor y los asesinó días después.

El frente también ha secuestrado a otras dos personas para que Ecuador y Colombia cedan a su demanda de poner fin a un acuerdo bilateral sobre seguridad fronteriza, mientras que sería el responsable de la muerte de cuatro militares de Ecuador.

Últimas noticias