América Latina

Dos miembros de Sortu, en el congreso de los narcoterroristas de las FARC en Colombia

Sortu
El dirigente de Sortu Rufi Etxebarria.
0 Comentar

Se han desmovilizado —eufemismo de que han dejado de matar—, han entregado las armas —realmente, un porcentaje ínfimo que algunos cifran en menos del 10%—, y están en pleno congreso para convertirse en partido político. Al cónclave de la narcoguerrilla de las FARC en Bogotá han invitado a presuntos políticos teóricamente españoles para aprender de su experiencia: una delegación de la formación proetarra Sortu participa estos días en Bogotá en el cónclave en el que Rodrigo Londoño, alias Timochenko, arenga a sus tropas para “tomar el poder y hacer la revolución desde las instituciones”, ahora que han dejado el monte. O eso dicen.

Las autodenominadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) están incluso pensando en tirar de inteligencia en el campo del márketing y mantener sus siglas a la hora de presentarse a las próximas elecciones en Colombia —cambiando ‘armadas’ por ‘alternativas’ como significado de la ‘a’ de su acrónimo—.

Poco importa que los acuerdos que firmaron Timochenko el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se estén cumpliendo de un modo más que deficiente. A la ridícula cantidad de armas entregadas y neutralizadas se une ahora la polémica que ha suscitado el inventario de bienes entregado a las autoridades. Según ha informado el diario colombiano El Tiempo, al menos 450.000 hectáreas de terreno, repartidas en 10 departamentos y valoradas en 285 millones de euros, no figuran en el listado elaborado por las Farc, entregado a la ONU y revelado la semana pasada.

Se supone que, según lo firmado, las fincas, propiedades, riquezas, fondos financieros y demás que amasaban los narcoterroristas deben servir para indemnizar a las víctimas: 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y 7,1 millones de desplazados en más de 50 años de actividad terrorista. Pero parece que los terroristas, que decían no tener propiedades hasta hace siete días, han aprendido de su experiencia con las armas: entregamos un poco, el Gobierno se contenta porque no nos quiere enfadar y seguimos adelante.

En éstas, el congreso de las FARC destinado a blanquear su medio siglo de asesinatos, atentados, extorsiones, reclutamientos infantiles, secuestros y narcotráfico ha recibido —bajo el lema ‘Gobierno de transición para la reconciliación y la paz’— como si fueran dos héroes a Urko Aiartza y Rufi Etxeberria, dirigentes de Sortu, el partido liderado por el etarra convicto e inhabilitado Arnaldo Otegi.

En un comunicado, Sortu ha indicado que Aiartza y Etxeberria acuden como invitados y han tomado parte este pasado domingo en la Ceremonia Principal del Congreso el próximo 1 de Septiembre.

Este Congreso de las FARC-EP finalizará el 1 de septiembre en Bogotá con la participación de más de 1.000 delegados elegidos bajo votación en las asambleas guerrilleras y entre los que se encuentran 61 integrantes del Estado Mayor Central. Finalmente, Sortu ha mostrado una vez más su “apoyo a los esfuerzos por alcanzar una paz con justicia social para Colombia”.

Últimas noticias

Lo más vendido