El príncipe heredero saudí queda apartado en la foto de familia de la cumbre del G20

Angela Merkel, principal ausencia en la foto de familia del G20.
Comentar

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, ha quedado apartado este viernes en la foto de familia de líderes mundiales en el marco de la cumbre del G20 en Argentina, en la que figura en un extremo y con varios espacios vacíos a su alrededor.

Bin Salmán, muy criticado a nivel internacional tras el asesinato el 2 de octubre del periodista Yamal Khashoggi en el interior del consulado saudí en la ciudad turca de Estambul, se ha colocado en el extremo derecho de la fotografía y en un segundo escalón, con un visible espacio a su derecha.

Así, el líder ‘de facto’ del país árabe ha quedado emplazado cerca de Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), y del presidente de Ruanda, Paul Kagame. Tras la fotografía, ha abandonado el escenario sin dar la mano ni hablar con el resto de líderes.

En el centro de la fotografía figura el presidente de Argentina, Mauricio Macri, quien este año ejerce de anfitrión. Junto a él han posado el presidente de China, Xi Jinping, y el primer ministro de Japón, Shinzo Abe.

En la primera fila han estado también los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump; Rusia, Vladimir Putin; Francia, Emmanuel Macron; Sudáfrica, Cyril Ramaphosa; Turquía, Recep Tayyip Erdogan; México, Enrique Peña Nieto; y Brasil, Michel Temer; así como la primera ministra de Reino Unido, Theresa May; el de Italia, Giuseppe Conte; y el de Singapur, Lee Hsien Loong.

Por su parte, el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha estado colocado en la segunda fila, justo detrás de Trump y al lado del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, y el de Países Bajos, Mark Rutte.

A pesar de haber quedado apartado en la fotografía oficial, Bin Salmán ha mantenido breves encuentros con varios mandatarios a su llegada a la cumbre, y Putin incluso le ha saludado efusivamente al sentarse uno al lado del otro en la sala de reuniones tras la instantánea, según ha recogido la agencia británica de noticias Reuters.

Previamente, Macron le había trasladado que los países europeos seguirán insistiendo en la necesidad de que expertos participen en las investigaciones en torno al asesinato de Jashogi, que ha provocado que varios dedos apunten al príncipe heredero como responsable último de lo sucedido.

Ambos mandatarios han mantenido una conversación de unos cinco minutos en el que Macron le ha trasladado mensajes “muy firmes” en torno al caso, según fuentes oficiales del Elíseo.

En un vídeo publicado por el diario local ‘Saudi Gazette’, se puede ver a Bin Salmán afirmar ‘No te preocupes’ a Macron durante su intercambio de palabras, tras lo que el mandatario francés responde: ‘Estoy preocupado’.

En la grabación, ambos mandatarios hablan en un tono bajo y Bin Salmán hace varios gestos afirmativos y sonríe. En un momento dado, Macron dice: ‘Nunca me escuchas’ y el príncipe saudí responde: ‘Escucharé, por supuesto’. Por último, el presidente francés afirma ser “un hombre de palabra”.

El propio Macri afirmó el jueves que el caso de Bin Salmán, que fue acusado de crímenes de guerra y de la muerte del periodista antes de su llegada a la cumbre, podría ser abordado en el temario de los líderes del G20.

El miércoles, el juez federal argentino Ariel Lijo iniciara las diligencias en torno a la denuncia presentada por Human Rights Watch (HRW) contra Bin Salmán por el asesinato de Jashogi y los crímenes cometidos en la guerra civil de Yemen.

Últimas noticias