Francia dice que Salvini no puede dar lecciones sobre inmigración y que debería acoger al ‘Lifeline’

Barco de rescate de la ONG alemana Mission Lifeline. Foto: Mission Lifeline / EP
Barco de rescate de la ONG alemana Mission Lifeline. Foto: Mission Lifeline / EP
Comentar

La ministra de Asuntos Europeos de Francia, Nathalie Loiseau, ha advertido este lunes de que la legislación internacional obliga a Italia a permitir el atraque en sus puertos del barco de salvamento Lifeline, al tiempo que ha asegurado que su Ejecutivo no permitirá lecciones de Italia en materia migratoria.

Con más de 230 migrantes y refugiados a bordo, el barco ‘MV Lifeline’ está navegando en aguas internacionales en el mar Mediterráneo, como le sucedió hace días al buque ‘Aquarius’, por la negativa de Italia a autorizar que recale en sus puertos.

Esta crisis llega después de que varios líderes europeos se reunieran el domingo en una minicumbre para tratar de proponer vías de solución a la situación migratoria sin llegar a acuerdo alguno. Antes de la cumbre del domingo, el Gobierno de Italia criticó la “arrogancia” del presidente francés, Emmanuel Macron, y el viceprimer ministro italiano, Matteo Salvini, pidió al mandatario galo que mostrara algo de “generosidad” en materia migratoria.

“La generosidad de Francia no puede ser puesta en cuestión por nadie y no lo será por el señor Salvini, que cierra sus puertos (a los inmigrantes) para enseñar una lección a Francia”, ha afirmado la ministra Loiseau, en declaraciones a la cadena de televisión France 2.

La ministra de Asuntos Europeos de Francia ha hecho hincapié en que Europa debe hacer más para ayudar a países miembro como Grecia e Italia, a los que llegan la mayoría de los migrantes que huyen de Oriente Próximo y África.

Loiseau ha subrayado que la legislación internacional es clara en relación a la situación del barco de salvamento ‘MV Lifeline’. “Tiene que atracar en el puerto más cercano. El puerto más cercano es el sur de Italia. Eso no le vale a todo el mundo pero es la legislación internacional”, ha indicado.

Los líderes de la Unión Europea participarán el jueves y el viernes en una cumbre europea en la que se espera que se refuercen los controles de las fronteras externas y que se destinen más fondos para ayudar a impedir la salida de embarcaciones con destino a Europa.

Sin embargo, todavía no hay muestras de acuerdo sobre cómo se debe repartir el flujo de inmigrantes y refugiados llegados a las costas europeas. Las declaraciones de Loiseau ponen de manifiesto las diferencias que mantiene el Gobierno francés con el Ejecutivo italiano.

Haciéndose eco de los mensajes de Macron durante el fin de semana, Loiseau ha afirmado que Europa no está sufriendo una crisis migratorio de la magnitud de la de 2015 y que se trata de una disputa impulsada por motivos políticos.

“Hay una crisis de política porque los populistas de Europa, los miembros de gobiernos de coalición o los jefes de gobierno están usando la inmigración para hacerle la vida difícil a la UE porque odian la UE”, ha concluido Loiseau.

Últimas noticias