Reino Unido: El análisis sobre el incendio de Grenfell confirma fallos en la normativa de seguridad

Grenfell
La Torre Grenfell, pasto de las llamas. (Foto: AFP)
Comentar

Un informe elaborado a petición del Gobierno sobre el incendio que acabó con la vida de 72 personas en la Torre Grenfell en junio de 2017 concluye que se incumplió claramente la normativa de seguridad en ese edificio.

Según el documento, la causa principal de que las llamas se extendieron rápidamente por todo el bloque de apartamentos fueron los revestimientos, ha informado el diario local ‘The Guardian’.

Judith Hackitt, la arquitecta responsable de la revisión encargada por el Ejecutivo sobre el incendio en la torre londinense, ha señalado en su estudio que es necesario aprobar un nuevo marco regulador en materia de seguridad en los edificios, especialmente aquellos que tienen más de diez plantas.

El informe, sin embargo, no pide la prohibición total del uso de materiales de revestimiento que puedan ser inflamables, como los paneles que tenía la Torre Grenfell y que provocaron que las llamas se extendieran rápidamente hacia arriba y acabaran con el edificio en cuestión de horas. Desde el incendio, se han desinstalado los paneles de revestimiento y de aislamiento inflamables en cientos de edificios de gran altura en Inglaterra y Gales.

El informe firmado por Hackitt sostiene que se debe aprobar un nuevo sistema regulador para los edificios, centrándose en los inmuebles de diez plantas o más, y que corresponde a las empresas constructoras responsabilizarse de la seguridad de los inmuebles que construyen.

Pide responsabilidad al sector constructor

En concreto, el estudio deja claro que el sector industrial de la construcción es el que debe asumir la “responsabilidad” de la entrega de inmuebles que sean seguros para los inquilinos, en lugar de decir qué materiales “son aceptables” y cuáles no. “Será importante que la industria demuestre ahora liderazgo para hacer avanzar este tema”, señala.

Hackitt ha señalado en la revisión que no se ha prestado atención a la normativa y que cuando se ha leído, las personas implicadas no la han entendido, todo ello porque la “motivación principal es hacer las cosas lo más rápido y lo más barato posible, en lugar de construir viviendas de calidad” y porque las constructoras han aprovechado la ambigüedad de la normativa para “jugársela con el sistema”.

En este sentido, ha denunciado que la industria no ha cumplido su responsabilidad pero que tampoco lo han hecho debidamente las autoridades porque las sanciones eran tan escasas que no eran eficaces para corregir las irregularidades.

El Partido Laborista, el Real Instituto de Arquitectos Británicos y los supervivientes del incendio de Grenfell han pedido una prohibición del uso de materiales inflamables en los edificios.

En respuesta a las preguntas de los medios, Hackitt ha dicho que apoyaría al Gobierno si decide prohibir el empleo de materiales inflamables siempre que lo haga en el marco de una reforma de mayor calado.

 

Los supervivientes, decepcionados

Por su parte, Shahin Sadafi, el presidente de la asociación Unidos por Grenfell, ha mostrado su preocupación por las conclusiones del informe del Gobierno y por la posibilidad de que se pueda repetir un incendio tan grave. “Es preocupante que un incendio como el de Grenfell pueda ocurrir de nuevo, es algo que nos mantiene a muchos de nosotros en vela toda la noche”, ha afirmado. “Cuando nos reunimos con Judith Hackitt le pedimos una prohibición total de los revestimientos inflamables. Estamos decepcionados y tristes porque no nos ha escuchado a nosotros ni a otros expertos”, ha añadido.

Sadafi ha hecho hincapié en que aunque el revestimiento de la Torre Grenfell debía tener una “combustibilidad limitada” se llevó “72 vidas”. “Debe ser prohibido. Tenemos que escuchar del Gobierno una promesa clara para que estos materiales peligrosos no se usen nunca más en viviendas”, ha subrayado.

En su informe, la arquitecta sostiene que el problema en el incendio de Grenfell no fue solo “el revestimiento” del edificio sino que “todo el sistema de regulación de edificios falló”. “La industria tiene demasiada influencia en la normativa y en los controles, los estudios están totalmente llenos de errores. Se valora más el beneficio que la seguridad de las personas y los residentes se quedan indefensos. Todo esto debe cambiar”, sostiene el estudio firmado por Hackitt.

El parlamentario laborista por Tottenham David Lammy ha criticado la revisión de Hackitt y ha asegurado que es “una traición” y un intento por “blanquear” lo sucedido. “Es impensable e inaceptable que tantas personas puedan morir en un desastre como el de Grenfell y un año después no se hayan prohibido los revestimientos inflamables. Continuaré apoyando a las familias de Grenfell y continuaré pidiendo una prohibición total del uso de cualquier material inflamable”, ha subrayado.

La revisión de Hackitt, de 156 páginas de extensión, señala que el problema en la Torre Grenfell no era solo el sistema de revestimiento sino que la industria no ha cumplido su deber de velar por la seguridad de los edificios. En este sentido, cita otros cuatro casos en los que se han dado “graves fallos en el sistema actual” de seguridad.

Hackitt ha afirmado que su objetivo es reforzar la supervisión del sistema regulatorio en los procesos de diseño y construcción de edificios para tener un régimen de controles de productos y de sistemas más efectivo.

En este sentido, la revisión del Gobierno señala que los estudios sobre materiales tienen que estar hechos por personas cualificadas y no por ingenieros pagados por las constructoras. El nuevo sistema que quiere que se apruebe debería garantizar que se escucha a los inquilinos de edificios cuando plantean quejas por seguridad.

Hackitt defiende la creación de un nuevo organismo regulador, la Autoridad Competente Conjunta, integrado por autoridades locales, responsables de extinción de incendios y del área de Seguridad y Salud e independiente de las empresas constructoras.

Últimas noticias