Plantas

Cómo cuidar un palo de agua

El palo de agua, también llamado "tronco de Brasil", es un tipo de planta que se puede ver en muchas casas

cuidar palo de agua
Trucos para cuidar un palo de agua paso a paso

El palo de agua, también llamado "tronco de Brasil", es un tipo de planta que se puede ver en muchas casas, ya que resulta muy decorativa, de modo que vamos a explicaros a continuación, paso a paso, y de forma fácil, cómo cuidar un palo de agua.

El palo de agua o también Dracaena Fragrans, es una planta de hoja perenne nativa de África tropical con hojas estrechas, una forma puntiaguda y un tronco que puede alcanzar los seis metros de altura, que se reduce a dos si se cultiva en casa, de modo que se ha convertido en una de las plantas más decorativas así que si te gusta, y deseas poder tenerla siempre perfecta, debes saber cómo cuidar tu tronco de agua de manera correcta.

Pasos para cuidar un tronco de agua

  1. Al ser una planta de origen tropical, el tronco de agua necesita un clima cálido y húmedo y una luz que no sea directa. La temperatura ideal es de alrededor de 26 grados y nunca debe caer por debajo de los 10, por lo que en invierno es esencial mantener la planta lejos de corrientes de aire y fuentes de calor como los radiadores.
  2. Esta es una planta que necesita un riego adecuado, especialmente durante el verano; la irrigación, aunque frecuente, incluso en días alternos, no debe ser abundante, de hecho, el tronco no soporta el agua estancada que puede hacer que las raíces se pudran. Por lo tanto, es mejor usar un rociador, que recree la humedad presente en el hábitat natural de esta planta. En cambio, en invierno, gracias a la caída de la temperatura, los riegos se pueden reducir a uno por semana.
  3. Muy importante para la salud de la planta es la limpieza del polvo, que no se aconseja hacer con abrillantadores químicos, sino que será suficiente limpiar las hojas con un algodón empapado en agua o agua y leche para tonificar las hojas y evitar un aspecto apagado y opaco.
  4. Finalmente, cada dos años es necesario trasplantar la planta, preferiblemente durante el período de primavera, para evitar que una maceta demasiado pequeña cause que la planta y sus raíces sufran.
  5. La floración de los troncos de agua, algo que es raro que pase cuando se cultiva la planta en casa,  va de marzo a octubre y da lugar a una flor de color crema con un aroma muy intenso.
  6. Por último tienes que estar alerta a las hojas y su color .Las hojas del tronco de agua se caracterizan por un color verde brillante, sin embargo, pueden cambiar el color y la apariencia general si la planta no está en perfectas condiciones. En particular, las puntas se pueden secar, lo que indica una cantidad inadecuada de agua o una temperatura no compatible con la planta. En estos casos, es posible eliminar la parte dañada de las hojas, y luego regar y comprobar cualquier estancamiento en el platillo o, por el contrario, si la tierra está excesivamente seca.
  7. Las hojas también pueden estar sujetas a amarilleo, un síntoma de riego excesivo o mala iluminación. También en este caso es suficiente cambiar sus condiciones para garantizar nuevamente la salud total de la planta.

Lo último en How To

Últimas noticias