Ejercicios

Cómo aumentar la fuerza de voluntad

fuerza de voluntad
Guía de pasos para que puedas aumentar la fuerza de voluntad

Aumentar la fuerza de voluntad te servirá para motivarte a hacer todo tipo de cosas y alcanzar tus metas

¿Cómo aumentar la fuerza de voluntad? Si deseas poder saber cómo aumentar tu voluntad a la hora de realizar cualquier esfuerzo o proponerte cualquier meta, sigue leyendo, porque en este artículo te explicamos los pasos que tienes que dar para reforzar tu fuerza de voluntad, además de poder activarla más a menudo y de este modo lograr todo lo que te propongas.

Comprender algo más sobre la importancia de desarrollar la voluntad de uno es el primer paso para construir el hábito que puede aumentarla. Así que vamos a empezar tratando de entender lo que es.

¿Qué es la fuerza de voluntad?

La fuerza de voluntad es un empujón que entra en juego cuando se resiste a la tentación de hacer algo o dicho de otro modo, cuando se decide tomar una acción que puede que no te guste.

Por ejemplo, para levantarse de la cama cuando quieres dormir nuevamente o cuando comienzas a estudiar en lugar de continuar metido en Facebook, o también cuando decidimos seguir adelante con nuestra dieta aunque tengamos ganas de comer un bocadillo.

Por lo tanto, podemos considerar la fuerza de voluntad como un recurso interno muy importante para cada persona.

Incluso la disciplina para aumentar la fuerza de voluntad está estrechamente vinculada a esta, y en conjunto, puede convertirse en un combustible muy poderoso, no solo para el crecimiento personal, sino para todos los objetivos de tu vida, incluido levantarse una hora antes, establecer nuevos hábitos o detener la postergación.

En resumen, tener fuerza de voluntad también significa saber cómo decir no a los demás, pero sobre todo a uno mismo, veamos ahora cómo aumentarla.

Pasos para aumentar la fuerza de voluntad

  1. La técnica de la promesa: Empecemos por las promesas, no por las que hacemos con los demás, sino por las más importantes, las promesas que nos hacemos a nosotros mismos. Para desarrollar y aumentar tu fuerza de voluntad, debes tomar el hábito de cumplir tus promesas, comienza con cosas simples y continúa gradualmente con lo más complejo, una simple promesa podría ser terminar el libro que comenzaste en la mesa de noche o levantarte de la cama sin complicaciones. El concepto es hacer menos promesas y mantener más, al entrar en un acuerdo de acero con uno mismo. Para estipular un acuerdo real y simplificar el proceso, puedes hacer algo tan simple como escribir tu compromiso y firmarlo. Con este contrato tendrás que estar obligado (aunque sea para convencerte a ti mismo) a hacer lo que prometes. Cuando estés tentado a darte por vencido, rescinde el contrato o, mejor aún, manténlo a la vista.
  2. Entrena el músculo de la voluntad: Obviamente, no hay un verdadero músculo de la voluntad, pero tenéis que saber que la fuerza de voluntad puede desarrollarse y fortalecerse con entrenamiento, al igual que los músculos de nuestro cuerpo. Para ejercitar este músculo lo único que debes hacer es llevar a cabo siempre las acciones diarias que no te suelen gustar demasiado como cepillar los dientes, hacer la cama u ordenar la casa. Aprovecha tus hábitos para entrenar tu fuerza de voluntad. Por otro lado también debes entrenar con actos que escapen a tu rutina y supongan para ti un esfuerzo, como por ejemplo picar algo de chocolate cuando sientes un imparable impulso de comerlo, intenta romper la acción y no sigas adelante.
  3. El juego de la voluntad: Enfocar el aumento de la fuerza de voluntad como un juego puede ser divertido, de este modo en lugar de tomar el ascensor, usa las escaleras, pero antes de salir de la casa, el desafío es hacerlo más provocativo y divertido, como si fuera una carrera contigo mismo. Si quieres estimular y aumentar tu fuerza de voluntad para una acción específica, desafíate a ti mismo para establecer un nuevo hábito, y por ejemplo puedes decidir utilizar las escaleras por 10 días o tal vez por un mes sin tomar el ascensor o desafiarte a dejar de fumar hasta la medianoche de mañana. Los desafíos que puedes establecer son infinitos, solo necesitas analizar las acciones que realizas con más frecuencia y convertirlas en un juego de voluntad. Por supuesto, puedes involucrar a otras personas y, por qué no, apostar algo, tal vez con el compañero, para hacer que todo sea más intrigante.

Si poco a poco te motivas de este modo, aumentarás el sentido de tu fuerza de voluntad, de modo que poco a poco podrás ir cumpliendo todo lo que te propongas ya sea una meta pequeña o una más grande.

Últimas noticias