Jardinería

Cómo hacer un jardín vertical

Jardín vertical
Pasos para hacer un jardín vertical
Comentar

Si dispones de una terraza o tienes idea de establecer un jardín pero apenas dispones de espacio, quizás una buena solución sea apostar por los conocidos como jardines verticales, un tipo de jardín que parece estar ganando adeptos poco a poco y que puede convertir cualquier pared de nuestra terraza en todo un espacio verde. Veamos a continuación, y de manera fácil, cómo hacer un jardín vertical.

Qué es un jardín vertical

Como su propia palabra indica, un jardín vertical no es más que un jardín dispuesto de manera vertical. De este modo, ya hemos visto como algunos edificios colocaban en sus paredes todo tipo de plantas trepadoras, con el fin de poder tener un bonito espacio verde sin la necesidad de tener que ocupar terreno.

Una innovación botánica que nace por lo visto por una clara necesidad: a menudo en los apartamentos y pisos de la ciudad no hay suficiente espacio para tener un jardín , pero la necesidad de rodearse de plantas sigue siendo impulsora para quienes viven en la metrópolis gris. Esto explica el éxito del jardín vertical, que combina la optimización del espacio con el placer de cultivar plants en una única solución. Este tipo de jardín se puede insertar tanto en las paredes del balcón o de la terraza como dentro de las paredes de la casa. En el primer caso, si la exposición al sol lo permite, también se puede crear un mini huerto, en el caso de los jardines interiores verticales, debes optar por las plantas de interior.

Pasos para hacer un jardín vertical

Jardín vertical

Vamos a ver a continuación de qué modo podemos comenzar a elaborar nuestro jardín vertical. Para ello necesitaremos seguir una serie de pasos que os detallamos a continuación:

1.La colocación del jardín vertical

Lo primero de todo es saber donde va a ir nuestro jardín vertical. Elige una pared que desees convertir en un jardín, pero siempre de acuerdo con la lógica de practicidad y conveniencia para su mantenimiento futuro. Cuando elijas el muro sobre el que vas a instalar la composición, considera el peso futuro que tendrá que soportar el muro y la presencia de cualquier gancho. Asegúrase de que incluso el riego y la limpieza sean simples. No elijas una pared demasiado cerca de muebles y otros materiales potencialmente dañinos.

2. La estructura que más le convenga

En el mercado puedes encontrar soportes de varios tipos; elegir la estructura que se adapte a tus gustos no será tan difícil. Comencemos con los tipos más sencillos, como la jardinera vertical, que se puede adquirir fácilmente en tiendas especializadas en jardinería y bricolaje. Puedes optar por materiales como el vidrio ecológico, que te permite tener soportes con los que el reemplazo de plantas se puede hacer con extrema facilidad y rapidez, especialmente para los enfermas o afectados por plagas (problema que también afecta a los jardines verticales).

Para estas jardineras verticales también puedes optar por bolsillos en materiales como la lana donde insertar el suelo y las plantas y luego proceder con un sistema de riego simple. Una secuencia de bolsillos te permitirá tener bien ordenada tu futura esquina verde, o también te permitirá optimizar los espacios colgando la estructura, por ejemplo, detrás de una puerta o en tu pared favorita en la sala de estar.

Si queremos experimentar con nuevas formas, en las tiendas incluso es posible encontrar bandejas con alojamientos especiales provistos de orificios finales para garantizar la correcta ventilación e irrigación. Todo lo que tienes que hacer es colgarla como si fueran un cuadro y dejar que las plantas se hagan cargo de la estructura (cubriendo hábilmente incluso los rincones no deseados de la casa).

3. Elige las plantas a insertar

El principal consejo que podemos darte para componer tu jardín vertical es definitivamente elegir plantas que no excedan, una vez que crezcan,los 15 centímetros. Al combinar la vegetación, previsualiza el efecto que deseas lograr, la textura y los requisitos de luz que tendrán los futuros “habitantes” de tu jardín. Entre las plantas más utilizadas en jardines verticales, definitivamente os recomendamos las plantas suculentas, ya que requieren poca agua y mantenimiento.

Jardín vertical

4. Como regar las plantas

Los sistemas de riego que actualmente encontramos en el mercado generalmente están diseñados para jardines verticales interiores, pero también se pueden aplicar a instalaciones al aire libre. Si eliges diseñarlo afuera, también es bueno elegir plantas que se adapten al clima de tu ciudad y verificar, tal vez con el asesoramiento de un vivero, si has optado por las especies de plantas correctas.

Cada planta tiene diferentes necesidades de cuidado: algunas pueden requerir riego diario, mientras que para otras, como las suculentas, pueden aguntar semanas sin agua. También recuerda reemplazar las plantas que se secan.La plantación adecuada, la elección de plantas resistentes a la escasez de agua, junto con el uso de un sistema de riego confiable (bomba recomendada o electricidad) y el mantenimiento de cualquier relleno, asegurarán que tu jardín vertical sea resistente y duradero.

5. La fuente de iluminación

Como una pared “viva”, tu jardín vertical también necesitará el sol, o al menos la luz, para sobrevivir. El consejo para garantizar el suministro correcto de iluminación interior es colocar tu jardín en una pared cerca de una ventana u otra fuente de luz natural. De este modo podrás conseguir activar en la planta todos los procesos vitales que llevarán, por lo tanto, a no tener que tratarla continuamente y a hacer que la estructura sea “independiente” desde el punto de vista del desarrollo.

6. El jardín y sus accesorios

Hacer de tu jardín vertical una creación audaz o excéntrica es un juego de niños. Basta con confiar en el trabajo de los artesanos, como un carpintero y / o un cerrajero, que creará soportes hechos a medida para dar forma a tus sugerencias. Una estructura de madera natural, una pieza de metal o, por qué no, una cortina que se desliza suavemente, pueden darle a tu pared vegetal ese toque de originalidad que los transforma de simples arreglos florales a verdaderas instalaciones artísticas.

7. Disfruta de tu jardín vertical

En el interior, un jardín vertical conseguirá atrapar en pocos metros toda la naturaleza con la que normalmente no puedes mantenerte en contacto. La presencia de algunos tipos de vegetación y la mayor oxigenación de los espacios tendrá un efecto beneficioso, relajante y, por qué no, incluso la curación de ti mismo.

La necesidad fisiológica de luz que tienen las plantas contribuirá a generar un mayor flujo de entrada al medio ambiente. Un hogar u oficina más brillante te permite estar en armonía con el espacio vital y ser más productivo a nivel de trabajo.

Últimas noticias