El retraso de la película de Super Mario era lo último que queríamos leer hoy. Un minuto de silencio, culpables.

Malos días, culpables. Nos hemos despertado hoy con una de esas noticias que no nos gusta leer. Los retrasos son siempre una faena para todos: nos consolamos diciendo: «Bueno, si sale mejor, bienvenido sea». Pero no nos engañemos; nos duele como un puñal en la garganta. Nintendo, después de reventarnos los corazones al decirnos que la secuela de The Legend of Zelda: Breath of the Wild se iba a 2023, ha querido darnos la puntilla hoy: el retraso de la película de Super Mario es oficial y se va a primavera del año que viene.

Ha sido a través de la cuenta de Twitter de los japoneses como nos hemos enterado de la noticia. En un tuit, se puede leer: «Aquí Miyamoto. Después de consultarlo con Chris-san, mi compañero de Illumination en la película de Super Mario, hemos decidido mover la fecha de estreno a primavera de 2023: 28 de abril en Japón y 7 de abril en norteamérica«. Acaba el texto con un perdón: «Mis más sinceras disculpas: os prometo que merecerá la pena».

Originalmente, el largometraje estaba previsto para estas próximas Navidades: su lanzamiento estaba previsto el día 21 de diciembre, por lo que el retraso es de cuatro meses.

En el papel de Mario va a estar ni más ni menos de Chris Pratt. Su trabajo en las nuevas cintas de Jurassic World, así como su papel como Star Lord en Guardianes de la Galaxia, le ha elevado a una posición dentro de la actuación. Él hará del fontanero más famoso del mundo.

El retraso de la película de Super Mario nos deja un sabor amargo, pero perdonamos a Nintendo por adelantar Xenoblade Chronicles 3 y por poner fecha a Splatoon 3. Os la pasamos.

Share.

La vida es lo que me está pasando mientras me muero. Nintendo me ha ganado el corazón que Sony tenía desde pequeño. Siento predilección por Kratos, Dante y Link a partes iguales.

Comments are closed.