Evil-Ryu, Capcommaniaco, SegaManiaco, Talibán Nintendero, Konami Man y Treasurero, adorador de los juegos de lucha, acción y JRPG ha colaborado en las revistas Loading y Gamestech. Ahora escribe de vez en cuando en Pulpo Frito y lo podéis escuchar a veces en El Club Vintage. También prueba suerte con un proyecto llamado Videoxoc, actualmente en Standby.

 

Capcom, ese nombre maldito y vilipendiado por muchos, porque esta de moda meterse con la compañía japonesa, alguna vez con argumentos respetables, otras no tanto, pero bueno, al final el usuario tiene el poder final de decisión y la capacidad de cambiar esta tendencia al DLC tan impopular, que seguramente responda al hecho de que las compañías de videojuegos son un negocio y al final desgraciadamente lo que mandan son las ganancias, sobre todo cuando los costes de producción son cada vez más elevados y el riesgo de lanzar nuevas IP más grande, solo hay que repasar la cantidad de buenas compañías que han desaparecido. Igualmente da un poco de rabia que siempre se nombre al mismo, como si fuera Satán, más cuando casi la totalidad de la industria utiliza este modelo.

Polémicas aparte, más de uno caemos en estas redes, ya que somos débiles, si, débiles ante los buenos juegos que de vez en cuando deja caer esta gran compañía, uno de los pocos editores japoneses, que junto a Konami, Sega o Nintendo entre otras dominaron el cotarro en la época de las consolas 8-16-32 bits y que ahora según muchos, están en horas bajas, sucumbiendo ante el poder de las compañías occidentales, que parecen haberse adaptado mejor en estos tiempos a base de Call of Duty, God of War, Gears of War, Halo o Uncharted.

Todas ellas son sagas de indudable calidad, pero yo soy de los que prefieren Xenoblade, Metal Gear Solid 4, Bayonetta, Ninja Gaiden 2 (360), Super Street Fighter IV, Lost Odyssey, Sin and Punishment 2, No More Heroes o Vanquish entre otros y sigo creyendo que a la hora de hacer algo original y jugable son los putos amos. Lástima que las ventas y curiosamente gran parte de la prensa occidental profesional piense lo contrario, curiosa coincidencia.

Bueno, tras este rollo fundamentalista y defensor de las compañias niponas, voy a hablar un poco sobre algunos de los artistas más talentosos que han salido de Capcom, de como piezas clave de la compañía la han ido abandonando para tener más libertad creativa.

Yoshiki Okamoto, participe y creador de leyendas como Final Fight y Street Fighter II junto a Akira Yasuda, entró en la compañía japonesa en 1984, procedente de Konami, compañía en la cual diseño leyendas como Time Pilot o Gyruss. Llegó a ser uno de los directivos más importantes en Capcom, donde produjo infinidad de juegos. En 2003 dejó la compañía para formar su propio estudio, Game Republic, compañía capaz de lo mejor y lo peor, Genji: Dawn of the Samurai para PS2 o Folklore para PS3 son ejemplos de su buen hacer, Knights Contract un ejemplo de lo contrario. La compañía ha desaparecido recientemente y Okamoto se encuentra en paradero desconocido. Se rumorea que por deudas con la Yakuza. También en 2003 dejó la compañía Akira Yasuda, que sigue en el mundillo como freelance.

Tokuro Fujiwara, también procedente de Konami, se incorporó a la compañía en 1983, donde dirigió obras maestras como Ghost’n and Goblins y Ghouls’n Ghost. Se encargo de la dirección de la división de juegos domésticos de 1988 a 1996. En este año dejó la compañía y formó Whoope Camp, conocidos por su trabajo en Tombi y Tombi 2, juegos aclamados por la crítica, pero que no triunfaron comercialmente. Volvió a Capcom en 2005 hasta 2008 y actualmente está en Platinum Videogames, junto a unos cuantos ex-compañeros que iré mencionando.

Noritaka Funamizu, fue uno de los nombres que más veces podías leer como productor o director en la gloriosa época de la placa arcade CPS 2. Muchos no olvidaremos la cantidad de conversiones a Saturn o Playstation que se encargó de producir y como se volcó en Dreamcast, con infinidad de conversiones de arcade de la placa Naomi como Marvel vs Capcom 2. Comenzó su carrera en 1985 y trabajó en multitud de arcades de la época, aunque no fue hasta mitad de los 90, que no empezó a tener un papel relevante como productor, sobretodo en todo lo relacionado a arcades de lucha, con sagas tan potentes como Street Fighter Zero o Street Fighter III, llegando a ser el Manager General del Estudio 1 de Capcom. En 2004 dejó la compañía, fundando Crafts & Meisters junto a Katsuhiro Sudo, que también fue productor de Capcom. De esta compañía destacar el Super Dragon Ball Z para arcade y Playstation 2, que para un servidor es uno de los mejores juegos de lucha basado en el fenómeno de masas creado por Akira Toriyama o el reciente Earth Seeker para Wii, un rpg que tiene muy buena pinta y que por desgracia parece ser que se quedará en Japón.

Otro ilustre miembro de la vieja guardia de Capcom, Akira Nishitani, alias Nin Nin (Street Fighter II, Final Fight, Saturday Night Slam Masters) formó en 1995 la compañía Arika junto a unos cuantos compañeros. Muchos de sus encargos han sido para Capcom, comenzando con los Street Fighter EX. Uno de sus ultimos trabajos es Tekken 3D Prime para 3DS junto a Bandai Namco.

Otra compañía formada por unos cuantos Ex-Capcom y Ex-SNK, es Dimps Corporation, responsables en colaboración con Capcom de Street Fighter IV y Street Fighter X Tekken. Dimps tiene en su curriculum los Dragon Ball Z Budokai para PS2 y los Sonic Advance entre multitud de títulos desarrollados por esta compañía fundada por Takashi Nishiyama, que comenzó su andadura en Irem, donde trabajó en Spartan X, conocido aquí como Kung Fu Master. Fue fichado por Capcom, donde trabajo en el Street Fighter original. Fue el responsable de que el juego funcionará con seis botones y de la aparición de los golpes especiales. Tras una corta etapa se fue a SNK, donde trabajaría en joyas y sagas de la categoria de Fatal Fury, Samurai Spirit o King of Fighters. Dejo SNK en el año 2000 y creo su propia compañía, que dio lugar a la actual Dimps Corporation.

Inti Creates es otra compañía fundada por Ex-miembros de Capcom. Se fundó en 1996 y su trabajo más conocido es la saga Megaman Zero y ZX. También son responsables de cantidad de cds de música, casi todo relacionado con Capcom.

Pero sin duda, la mayor fuga de talento de Capcom fue la de los ex integrantes de Clover, anteriormente conocido como Production Studio 9 entre los que estaban nombres tan importantes en la compañía como Shinji Mikami, Atsushi Inaba y Hideki Kamiya, nombres de sobra conocidos y que nos dieron juegos de la talla de Resident Evil 4, Viewtiful Joe, Okami o God Hand. Como muchos ya sabréis, todo esto derivaría en Platinum Games en 2006. A partir de aquí juegazos de la talla de Bayonetta y Vanquish. Mikami dejó la compañía a finales del 2010 para formar la suya propia, Tango Gameworks, en la que ha revelado su próximo proyecto, un juego de terror con el nombre en código “Zwei”.

Ex- Clover, Ex-Capcom y Ex- Platinum Videogames, Sawaki Takeyasu, diseñador de arte de Okami, se enroló en Ignition Entertainment para realizar un notable trabajo con el reciente El Shaddai: Ascension of the Metatron.

Tampoco olvidarme de mencionar a Kouichi Yotsui, diseñador del legendario Strider, que comenzó su carrera en Capcom en 1986 y dejó la compañía en 1989. Trabajó en Mitchell Corporation, donde diseño el arcade Osman, tremendamente similar a Strider. Trabaja actualmente como Freelance y su ultimo trabajo es el Moon Diver para Square Enix y desarrollado por Feelplus , un juego de descarga disponible en X-Box Live Arcade y PSN, que curiosamente y al igual que Osman, comparte muchas mecánicas de Strider.

La última perdida ilustre de la compañía japonesa, es la de Keiji Inafume, creador de Megaman y que en su última etapa creo nuevas sagas como Dead Rising o Lost Planet. Dejó Capcom a finales del 2010 y fundó la compañía Comcept. Está ahora enfrascado en un nuevo proyecto para 3DS llamado King of Pirates.

Me gustaría también mencionar a George Kamitani, jefazo de Vanillaware y que también colaboró con Capcom. Su ultimo proyecto es Dragon’s Crown, un precioso beat’em up, que curiosamente tiene muchas similitudes con uno de sus trabajos en Capcom llamado Dungeons and Dragons: Tower of Doom.

Es bueno de vez en cuando acordarnos de lo bueno que ha aportado una compañía a este mundillo, ya sea en forma de juegos o tipos con tanto talento que han salido de allí, porque ya sea de buenas o malas maneras, muchos de ellos se forjaron en Capcom, donde dejaron huella. La compañía sigue adelante y supongo que nuevos talentos saldrán a flote, lo único que me da miedo personalmente, es la cantidad de juegos de sagas principales que están dando a compañías occidentales, porque sigo creyendo que el trabajo de los grupos internos de Capcom Japón sigue siendo mejor. Resident Evil 6 y Dragon’s Dogma me dan más buenas vibraciones que DMC de Ninja Theory, que no parece un mal juego, pero solo hasta que veo un primer plano del EmoDante y pienso ¿Por qué Capcom, por qué?.

Por último, un placer colaborar con los compañeros de GuiltyBit y gracias por dejar que este loco plasme sus locuras por la red.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=TCVRy4x78OQ[/youtube]

Share.

Leave A Reply