Naoki Yoshida apuesta por las áreas controladas e independientes antes que del mundo abierto en Final Fantasy XVI.

No tendremos mundo abierto en Final Fantasy XVI. Así lo ha confirmado en una entrevista su productor, Naoki Yoshida. En su lugar encontraremos escenarios de distinto tamaño, niveles o áreas todas ellas conectadas a la manera de Monster Hunter o Leyendas Pokémon: Arceus. «Hemos decidido evitar un diseño de mundo abierto que nos limite a un único espacio, a un único entorno de grandes dimensiones», declaraba Yoshida. «En su lugar nos hemos centrado en varias áreas independientes que ofrecen una mayor sensación de escala y un concepto más global».

Yoshida asegura que se han «inspirado en muchos otros RPG recientes que son de mundo abierto y triple A». Quieren que Final Fantasy XVI esté a la altura de los tiempos que corren y que sea capaz de conectar con cualquier generación. «Hemos descubierto que muchos jóvenes nunca han jugado a Final Fantasy. Algunos no tienen ningún interés en la saga. Queremos crear un juego que entusiasme y resuene no sólo entre nuestros fans, sino también con esos jóvenes que nunca han probado un Final Fantasy».

Final Fantasy XVI nos traslada al mundo de Valisthea, de la que ya tenemos un enorme mapa confirmado. Valisthea es la región de los Cristales, unas extrañas piedras precisosas cuya influencia permite a los lugareños dominar la magia y gozar de una próspera y larga vida. O al menos así había sido hasta ahora, momento en que empiezan a surgir grandes potencias desarrolladas que anhelan monopolizar ese poder y hacerlo de su uso y disfrute exclusivos. En concreto viajaremos por seis naciones: Gran Ducado de Rosaria, Sacro Imperio de Sanbreque, Reino de Waloed, República de Dhalmekia, Dominio Cristalino y Reino de Hierro.

Estas casas de las que hablamos emprenderán la búsqueda de los llamados Dominantes, las personas que mejor canalizan estos cristales y que poseen habilidades únicas, como la capacidad de invocar a diferentes bestias conocidas como eikon. Los reinos agasajarán (o darán caza y captura) a los Dominantes para usarlos en su provecho, por lo que tardará en desatarse una guerra por el futuro de Valisthea. Y en medio de todo, nosotros, Clive Rosefield, un mercenario de alto linaje que deberá decidir qué papel juega en esto. Si reune y protege a los Dominantes, o si se hace con el control de los Cristales y subyuga él mismo al mundo.

Fuente: IGN

Share.

GuiltyBit y videojuegos, siempre de la mano. Como así lo voy yo también de los análisis y la actualidad. Aquí el menda es un apasionado de los videojuegos de rol, los shooters retro y los juegos de sigilo. Sueño con alcanzar el Valhalla y beber hidromiel con Hideo Kojima, Yoko Taro y Goichi Suda.

Comments are closed.