El estudio asegura que no se «pondrán el bozal» ante las directrices de los japoneses de no pronunciarse públicamente sobre el aborto.

Hace unos mesecillos Sony adquirió Bungie por 3.600 millones de dólares. La compra vino justo a colación de la efectuada por Microsoft con Activision Blizzard, aunque una no fue respuesta de la otra. El caso: estos últimos días los japoneses han sido noticia porque el CEO de PlayStation, Jim Ryan, pidió a sus empleados que «respetasen la diversidad de opiniones» respecto al aborto, práctica que está cerca de volver a ser penalizada en Estados Unidos. Bungie ha querido desmarcarse de ello: su CEO ha asegurado que no se «pondrán el bozal» pese a la compra.

El pasado 4 de mayo, el equipo emitió un comunicado en el que se mostraron cristalinos con el tema. Decían:

En Bungie creemos que todo el mundo tiene derecho a decidir sobre su propio camino y que la libertad se expresa a través de las decisiones que tomamos. La versión filtrada del borrador de la Corte Suprema de Estados Unidos para revertir la ley Roe v. Wade representa una cohibición de la libertad en América y supone un ataque directo a los derechos humanos.

Pero no es eso el tema central. Resulta que ayer el Community Manager de la compañía se mostró claro, también, a este respecto. Dijo: «Lo admito, solo soy un CM en una gran empresa, pero confío en lo que voy a decir: seguimos siendo y seguiremos siendo Bungie. Nunca habrá un bozal lo suficientemente grande como para no pronunciarnos ante las injusticias». Y la respuesta de Pete Parsons, CEO de la empresa, no podía ser más clara: «Así es».

Lo cierto es que a Bungie no se le puede echar nada en cara. Pese a haber sido comprados, no han dudado en dejar clara su postura. Chapó.
Share.

La vida es lo que me está pasando mientras me muero. Nintendo me ha ganado el corazón que Sony tenía desde pequeño. Siento predilección por Kratos, Dante y Link a partes iguales.

Comments are closed.