Si buscas no romperte la cabeza buscando teclados mecánicos, presta atención a nuestro análisis del Trust GXT 834 Callaz. Te sorprenderá.

En GuiltyBit somos de teclear mucho y siempre nos viene bien estudiar nuevos periféricos que se lanzan al mercado. Hoy podemos hablarte de un teclado muy especial en nuestro análisis del Trust GXT 834 Callaz, el nuevo miembro de la familia Trust que viene con ganas de comerse el mercado, apostando por un binomio difícil de ver hoy en día: calidad a precio bajo.

Un teclado de batalla que aguanta lo que le eches

A diferencia de lo que estamos acostumbrados a ver en teclados de marcas grandes como Razer, este GXT 834 se vale de una fusión de metal para su carcasa con caperuzas PBT, acompasado por una disposición genuina de leds en la parte numérica del teclado, que nos indican el estado del mismo.

Al ser un teclado mecánico, lo que de verdad impera es lo relativo a las teclas. En este caso podemos darle una palmadita en la espalda a Trust, pues se han sacado un repertorio eficaz en términos visuales. Con esto quiero decir que estamos ante una disposición QWERTY de colores contrastados: negro y blanco, lo que ayuda a la detención visual rápida aunque no estemos tirando del apoyo de la iluminación. Esto acompaña a un repertorio mecánico que evita el «bailoteo» de las teclas, teniendo un trazado firme y más silencioso.

Hablando del mismo, el trazado tiene un máximo de 4mm hasta tocar el tope, tocando el interruptor de las teclas (switch Outemu RED), lo que evita que se hundan en la carcasa eludiendo el tedio de quedarse ancladas como sucede con otros teclados de la competencia. Dichas teclas pueden retirarse para sustituirse por otras o para labores de limpieza. El teclado trae ya una pinza para que su extracción sea lo más sencilla posible.

Claro está, este teclado es alámbrico, tirando de un cable USB 2.0 A, cuyo cable nos viene engomado para que tenga mayor robustez. Además, dicho cable cuenta con tecnología EMI, un filtro que evita interferencias para que la señal siempre sea instantánea.

Mientras tanto, por la parte baja del teclado tenemos 2 patillas móviles y una goma por cada esquina. Esto nos permite que se fije a cualquier superficie o se incline para mayor comodidad de nuestros dedos. Huelga destacar el diseño en líneas, al cual no le veo ninguna funcionalidad más allá de lo estético. Realmente es más un incordio, pues se van a llenar de porquería si los usuarios no son gente pulcra.

Ilumina tu cueva mientras escribes tu próximo «best seller»

Este GTX 834 apuesta por una iluminación efectista pero tampoco para echar cohetes. Básicamente, nos da un color por cada línea del teclado. Por ejemplo, las teclas de arriba de todo van en blanco, para después cambiar al rojo, naranja, verde, azul y morado sucesivamente conforme vamos descendiendo. En general, da la sensación de que estamos aporreando un arcoiris cyberpunk. Y lo que mola, culpable.

La misma iluminación se proyecta desde dentro del teclado, emitiendo la luz desde las comisuras de las teclas y desde las mismas letras. No, el logo y otras funciones no están iluminadas, pero viendo el cómputo total, no lo echamos de menos.

Ya dando el salto a sus sensaciones como teclado mecánico, tengo que decir que las primeras horas fueron incómodas, ¿la razón? su fisiología TKL. Estamos ante un teclado pequeñito, al menos bastante más de lo que estoy acostumbrado a usar a diario (un Razer Blackwidow), pero una vez pasé ese bache de incomodidad, tengo que reconocer que el teclado se sentía como una extensión más de mi cuerpo.

El que sea un TKL le confiere la ventaja de ocupar poquito en la mesa. Además de ser más manejable, pesando muy poco, por lo que es ideal para la gente inquieta que esté cambiando de postura cada dos por tres en su silla.

Análisis de Trust GXT 834 Callaz – Ventajas mecánicas para los que no quieran romperse la cabeza

Volviendo a sus teclas mecánicas, como ya he dicho se trata de un switch Outemu RED. Tradicionalmente hablando, los switch rojos son los más rápidos, por lo que su función casi siempre se proyecta a ser teclados gaming. Este GTX 834 viene con esta misma filosofía, sin embargo, el que cueste 45 pavos nos está chivando que no compite en la misma liga que otros teclados gaming más profesionalizados. Su switch rojo tiene una respuesta de 8 mm en vez de 1 mm (lo ideal y típico en este tipo de teclados), lo que nos hace tener un pequeño retardo, casi inapreciable la verdad, a la hora de jugar.

No es para nada un inconveniente si jugamos a títulos que no requieran demasiado estrés e inmediatez, diría incluso que para macros en RTS es bastante competente. No obstante, para shooters competitivos, mobas o battle royales sí que podríamos tener un pequeñito handicap en comparación con gente que tenga teclados mejores.

Sin embargo, como decíamos al principio de este texto, su binomio calidad por bajo precio es una rara avis y sí, en este análisis de Trust GXT 834 Callaz concluimos que este teclado es muy top. Si buscas un teclado mecánico con luz molona, que porte un switch rápido y ligero par jugar, pero no te apetece pagar las 3 cifras de un teclado profesional, creo que Trust acaba de petar en tu casa con el producto ideal.

Si te apetece ver más reseñas en lo bit culpable de otros periféricos, te invito a echarle un ojo al análisis del ratón Razer Naga Pro y al unboxing del portátil Razer Blade 15 Advanced.

Share.

GuiltyBit y videojuegos, siempre de la mano. Como así lo voy yo también de los análisis y la actualidad. Aquí el menda es un apasionado de los videojuegos de rol, los shooters retro y los juegos de sigilo. Sueño con alcanzar el Valhalla y beber hidromiel con Hideo Kojima, Yoko Taro y Goichi Suda.

Comments are closed.