Claves para leerles cuentos a tus hijos

leerles cuentos
Claves para leerles cuentos a tus hijos
Comentar

Muchas son las actividades de las que puedes disfrutar a diario con tus hijos. No obstante, una de las más interesantes y especiales es la de leerles cuentos antes de irse a la cama.

Precisamente por ese motivo, a continuación, te vamos a dar a conocer no solo las ventajas de llevar a cabo esa acción sino también las claves para hacerlo de la forma más correcta y beneficiosa. Toma nota.

Ventajas de leerles cuentos a tus hijos

leerles cuentos
Numerosas son las ventajas que traen consigo los cuentos

Sin lugar a dudas, lo primero que debes tener claro es que leerles cuentos a tus pequeños es algo realmente necesario si se tienen en cuenta todas las ventajas que trae consigo. Nos estamos refiriendo a las siguientes:

  • Permite que los vínculos afectivos entre padres e hijos se refuercen.
  • De la misma manera, hay que saber que es una forma de transmitir valores. Y es que los cuentos permiten enseñarles desde lo que supone la libertad y la igualdad hasta el respeto hacia los demás, la capacidad de esfuerzo, la tolerancia, el amor…
  • Ni que decir tiene que leerles cuentos les va a ayudar a desarrollar su imaginación y su creatividad así como capacidad de concentración.
  • En esta lista de ventajas que nos ocupa tampoco podemos pasar por alto que esta actividad es una manera de incentivarles, desde temprana edad, el gusto por la lectura.
  • Por supuesto no es menos relevante destacar el hecho de que les puede resultar algo muy divertido.

Aprender vocabulario, mejorar su lenguaje e incluso favorecer su capacidad de atención son otras de las grandes ventajas que trae consigo leerles cuentos a tus hijos.

Claves para leerles cuentos

Para que los pequeños puedan disfrutar de todo ese conjunto de beneficios por la actividad que nos ocupa, tenemos que subrayar que es necesario llevarla a la práctica teniendo en cuenta una serie de claves o aspectos relevantes tales como estos:

  • Es fundamental que elijas obras que sean acordes a la edad de tus hijos. Y es que es la manera de que puedan entenderlas y que no se aburran con las mismas. Así, por ejemplo, hasta los 4 años requerirán cuentos donde predominen las imágenes y las historias sean sencillas.
  • De la misma manera es esencial tener claro qué les gusta a tus hijos para poder elegir un cuento que gire en torno a esa temática. Así, les pueden apasionar los animales, las historias fantásticas con seres mágicos, el deporte…
  • A la hora de leerles ese cuento tienes que interpretarlo, es decir, no solo debes leerlo sino teatralizarlo. Eso supondrá, por ejemplo, que tengas que poner voces diferentes para los personajes, que entones, que expreses las emociones de los protagonistas…De esta manera, conseguirás que tus pequeños no solo identifiquen a cada personaje sino, además, que estés absolutamente atentos. Lograrás tenerlos expectantes y sin distraerse.
  • No menos relevante es que debes crear el ambiente perfecto para disfrutar de esta actividad. Con eso nos referimos a que la habitación se encuentre en silencio, sin ruidos del exterior, para que tus pequeños estén concentrados en la lectura.

Otros aspectos de interés

Además de las claves indicadas, es necesario que tengas en cuenta otras consideraciones para lograr que leerles cuentos a tus hijos sea un momento especial y mágico del día:

  • Es importante que creéis una rutina respecto a esa acción. Por eso, como ya hemos mencionado antes, es interesante que la llevéis siempre a cabo antes de irse a dormir y a la misma hora. Eso hará que tengan a diario un hábito que les gustará.
  • Es posible que tus pequeños te pidan a menudo que les vuelvas a leer las mismas historias. Hazlo y no te preocupes pues es algo normal entre los niños. Y es que necesitan escucharlas y descubrirlas varias veces para poder comprenderlas por completo.
  • Cuando empiecen a crecer, no dudes en permitir que sean tus pequeños los que elijan no solo los cuentos que vais a comprar sino también los que vas a leer cada noche. Y es que es la manera de “despertarles el gusanillo” por la literatura y que empiecen a desarrollar esa afición tan importante culturalmente desde su tierna infancia.
  • Si ves que no tienes una economía boyante para estar continuamente comprándoles cuentos, no te preocupes porque hay solución. Lo que tendrás que hacer es acompañarles a la biblioteca y solicitar el préstamo de los libros que deseen. Una actividad que también les aportará muchos beneficios.

Últimas noticias