Elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2019

Vox cierra la campaña con un mitin cerca del Supremo como símbolo de su peso en el juicio del 1-O

Santiago Abascal
Santiago Abascal, líder de VOX.

Vox cerrará este viernes su campaña de las elecciones autonómicas y municipales con la presencia de su líder, Santiago Abascal, arropando a sus candidatos a la Comunidad y el Ayuntamiento, Rocío Monasterio y Javier Ortega Smith.

La formación ha elegido para el broche final de la campaña un lugar con simbolismo, la plaza de la Villa de París que se encuentra en las inmediaciones del Tribunal Supremo, donde Vox ejerce de acusación particular en el juicio del ‘procés’ contra excargos de la Generalitat de Cataluña durante el desafío soberanista.

Precisamente una de las constantes referencias de la campaña de Vox es su contribución al enjuiciamiento de los presos preventivos del ‘Procés’ y la actitud firme de luchar contra los "golpistas" desde las instituciones, como han hecho ya bandera en el Congreso de los Diputados.

Este acto, en el que intervendrá también el candidato del partido a los comicios Europeos, Jorge Buxadé, concluye una campaña que arrancó con sorpresa al convocar a los medios sin comunicar el destino para su inicio, que contó con los mismos protagonistas y que finalmente tuvo lugar en una nave industrial de Paracuellos del Jarama.

Con ello, Vox trasladó otras de sus máximas de campaña, su apoyo a la "España que madruga" y tratar de conectar mejor con la clase trabajadora con un mensaje de impuestos bajos e incentivos a la actividad económica.

La defensa de la familia y la libertad de creencia ha sido otra de las constantes de Vox durante estos 15 días de contienda electoral en una de las plazas en la que el partido tiene puestas muchas esperanzas de lograr un buen resultado y ser determinante para evitar que la izquierda alcance la Comunidad o mantenga el Ayuntamiento de Madrid.

Para las elecciones autonómicas y municipales de Madrid, la formación que dirige Santiago Abascal ha optado por dos de sus rostros más conocidos para tratar de aprovechar su tirón y cumplir las expectativas que tiene Vox en la región.

A diferencia de las generales, los candidatos han optado por actos de cercanía con colectivos y ciudadanos, sin grandes mítines y con multitud de convocatorias de prensa con la que quieren extender el conocimiento de sus propuestas entre los madrileños.

En el caso de Monasterio, ya ha recorrido varios enclaves del denominado popularmente como ‘cinturón rojo’ (al ser bastiones tradicionales de la izquierda) donde aspiran a incrementar sus resultados de las generales y también ha recorrido el norte, este y suroeste de la región.

Precisamente fue en Valdemoro donde Vox ha sacado músculo al congregar a casi 3.000 personas en la Plaza de Toros de Valdemoro, donde los líderes del partido respaldaron a sus candidatos de la zona sur.
Se trata de un lugar con simbolismo para mostrar su alternativa a liderar la derecha, pues era emplazamiento frecuente de los mítines del PP en esta localidad en la etapa de las mayorías absolutas en la región.

La aspirante a la Presidencia de la Comunidad de Madrid ha planteado iniciativas específicas orientadas al apoyo de la familia y la natalidad, como reducción del tramo del IPRF (que contemple también el número de miembros de la unidad familiar) y quiere desplegar una de las medidas ‘estrella’ del partido, el ‘cheque escolar’.

A su vez, ha avanzado que suprimirá 4.250 millones de gasto superfluo, que ha ido a parar a "chiringuitos" políticos, y también ha esbozado uno de los puntos más novedosos de su programa, el ofrecer a los jóvenes de la región avalar la parte de la hipoteca que no puedan cubrir con sus ahorros y condonar la deuda si tienen hijos.

También ha destacado sus posiciones en el plano ideológico, pues pedirá en la Asamblea de Madrid la derogación de "todas las leyes ideológicas" (como la Ley contra la LGTBifobia) que "entran en los colegios" para adoctrinar a los menores y con ello, impedir que determinados grupos accedan a los centros educativos "para decirle a un niño que tiene que probar a ser niña y a la niña probar a ser niño".

En el último tramo de campaña Monasterio ha protagonizado alguna polémica como al asegurar que se dan "cursillos de zoofilia" que vinculó a los "amigos" de la candidata de Unidas Podemos, Isa Serra, o acusar a la mujer del ministro de Fomento, José Luis Ábalos, de mofarse del diputado de Vox Ignacio Garrida.

El aspirante a la Alcaldía por Vox tiene la intención de situar el IBI en el mínimo legal permitido, un tipo del 0,4 por ciento, la supresión del impuesto de plusvalías dentro de un programa que también contempla la construcción de 10.000 viviendas para jóvenes y en alquiler social.

También se compromete una "reducción drástica" de todas las tasas municipales dentro de un abanico de propuestas fiscales para estimular el ahorro de las familias y la "solvencia" de las clases medias y bajas más vulnerables.

La formación defiende tanto a nivel municipal como autonómico bonificaciones fiscales por hijo nacido, la ampliación de descuentos por familias numerosas y "cotizaciones cero" para las empresas que contraten a madres solteras.

Si logra ser alcalde tras las elecciones del 26 de mayo, Ortega Smith se compromete a que las grandes vías de la ciudad sean "intocables" ante grandes concentraciones y eventos, que serán derivados a otras secundarias o zonas como la Casa de Campo para evitar que la capital se convierta en un "manifestódromo".

A su vez, ha apuntado que su formación está abierta a pactos con PP y Ciudadanos, similar al que tuvo lugar en Andalucía, para desalojar al la "izquierda sectaria" del Palacio de Cibeles.

Lo último en España