Gobierno Pedro Sánchez

El PNV teme que la política armamentística de Sánchez perjudique a empresas vascas

PNV
Andoni Ortuzar. (Foto: EFE)
Comentar

El PNV evita pronunciarse sobre la política de venta de armas del Gobierno de Sánchez. Los nacionalistas vascos reconocen encontrarse en una posición complicada en la materia y eluden posicionarse tras la polémica de las bombas de precisión láser con Arabia Saudí, pese a que casi un centenar de empresas —buena parte de ellas con sede en el País Vasco— desarrollan su actividad productiva en el sector.

Fuentes de Sabin Etxea consultadas por OKDIARIO reconocen que si bien “en Euskadi hay una industria armamentística muy importante” para su economía, la corriente mayoritaria del PNV comparte buena parte del discurso del Gobierno de Sánchez en esta cuestión sobre la que la dirección de la formación comandada por Andoni Ortuzar tiene dudas sobre cuál debe ser su posición.

El portavoz de los nacionalistas vascos en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, ha admitido que el problema no es menor ya que de iniciar una política antimilitarista frontal contra Arabia Saudí, podría desencadenarse un episodio similar al de los trabajadores de Navantia en San Fernando (Cádiz) si se rompieran los acuerdos históricamente alcanzados.

A su juicio, es “complicada” la ruptura de “lazos” con el país árabe por posibles repercusiones, no sólo económicas, sino laborales y sociales que se darían en el caso de paralizar entregas o contratos comerciales con el reino saudí.

Ante la crisis desencadenada por las declaraciones de la ministra de Defensa, Margarita Robles, Esteban es tajante: “Lo veíamos todos, que la relación en ese ámbito con Arabia Saudí era muy profunda y que iba a haber sectores —y todos pensamos rápidamente en los astilleros— que iban a verse afectados. Por tanto, me parece un tanto inocente, porque muchas veces no depende tanto de la voluntad tomar una decisión, y de si algo es negro o blanco, sino de la realidad en la que estás metido”, apuntaba ayer en declaraciones radiofónicas.

Por ello, los socios de Sánchez en la moción de investidura creen que no sólo “es muy difícil para el Gobierno romper los acuerdos con Arabia Saudí en estos momentos en el aspecto militar” sino también en otros aspectos como “el ámbito civil”, ya que ambos garantizan volúmenes de inversión muy importantes del país saudí en España.

Además de recordar que en el ámbito de la seguridad y en materia de lucha contra el terrorismo yihadista “hay una relación de los servicios de seguridad de los Gobiernos occidentales con el de Arabia Saudí”.

El PNV prefiere no valorar las declaraciones de los otros socios de Gobierno de Sánchez, Podemos, quienes ya han manifestado que exigirán al actual Ejecutivo cancelar cualquier contrato futuro con Arabia Saudí o destinos similares para la venta de buques o armas. Los nacionalistas vascos apelan a la complejidad del asunto y lo delicado de la situación para decantarse con claridad sobre la materia.

El negocio vasco de las armas

El propio Gobierno vasco aprobaba la Ley 14/2007, de 28 de diciembre, de Carta de Justicia y Solidaridad con los Países Empobrecidos en la que se comprometía a no entablar colaboraciones de ninguna índole con “personas físicas o jurídicas dedicadas a la producción, comercialización y financiación de armas”.

Sin embargo, varias empresas del País Vasco son líderes tecnológicos en ingeniería, desarrollo y construcción de sistemas de misiles y alguna de ellas está especializada en aplicaciones específicas para labores de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR). Varias han recibido importantes subvenciones públicas hasta la fecha para el desarrollo de su actividad.

Según datos oficiales de la patronal de empresarios de armamento (Tedae), el casi centenar de empresas españolas de Defensa, Aeronáutica y Espacio elevaron su facturación hasta los 11.180 millones de euros en el ejercicio 2017, de los que  aproximadamente la mitad proceden de empresas especializadas en material y tecnología bélica.

De las cifras de crecimiento exponencial de la industria armamentística en España, las exportaciones alcanzaron un 83% del volumen total, lo que convierte a España uno de los países situados entre el Top Ten de la venta mundial de armas.

Los expertos cuantifican que la producción de las empresas de armamento, componentes y servicios militares y de defensa vascas representa un 16% de la total estatal.

Últimas noticias