Manifiesto de las víctimas contra la impunidad

Otegi revela lo que busca el fin de ETA: excarcelaciones sin colaborar con la Justicia

Otegi-ETA-Cataluña
Otegi en la marcha convocada por ex presos de ETA (Foto: Efe).
Comentar

ETA escenificará su disolución en los próximos días. El fin último no es otro que conseguir que los terroristas sean excarcelados antes del cumplimiento de su condena sin la condición previa de que colaboren con la Justicia en el esclarecimiento de los asesinatos sin resolver. Así lo ha venido a reconocer Arnaldo Otegi.

A la banda criminal no le ha bastado dejar de matar, ni publicitar desarmes teatralizados, tampoco el perdón selectivo, para alcanzar el que ya es el único objetivo del mundo proetarra: lograr que los terroristas no envejezcan y terminen muriendo en la cárcel. De ahí que la firmeza del Gobierno en este asunto siga irritando sobremanera a los que defienden sus intereses. Entre ellos, Arnaldo Otegi.

El varias veces condenado por terrorismo saltó inmediatamente en su cuenta de Twitter contra el ministro de Interior este fin de semana cuando Juan Ignacio Zoido, en una entrevista en El Correo, afirmó: “Pese a la disolución, los presos tendrán que colaborar con la Justicia para tener beneficios”.

A Otegi le indigna que la disolución de la banda no sea el argumento definitivo para que sus presos obtengan beneficios penitenciarios. Entiende que exigirles cooperar con la Justicia y las Fuerzas de Seguridad para el esclarecimiento de los 358 asesinatos aún sin resolver es ensañamiento con los encarcelados.

El líder bildutarra reconoce así cuál es el objetivo escondido de la disolución de ETA: que sus presos puedan mejorar su situación carcelaria sin necesidad de ayudar con información a la resolución de los numerosos casos en los que, años después, aún se desconoce la autoría criminal.

Las víctimas de ETA creen que la banda no ha cumplido los mínimos necesarios para un fin con justicia y reparación

Este miércoles, en San Sebastián, víctimas del IRA respaldarán el manifiesto “ETA quiere poner el contador a cero”, con el que las víctimas españolas (acompañadas de escritores como Juan José Millás o Fernando Aramburu) denuncian que ETA no ha cumplido los mínimos necesarios para un fin con Justicia y reparación, ya que la banda terrorista se niega a colaborar en el esclarecimiento de los 358 crímenes sin resolver. “Desafortunadamente, vemos paralelismos entre lo que ocurrió en Irlanda del Norte en 1998 y las repercusiones de aquellas decisiones catastróficas. Queremos resaltar los errores y sus potenciales consecuencias”, ha afirmado Ken Funston, portavoz de la South East Fermanagh Foundation.

Lejos de trabajar con la Justicia, la banda terrorista, en un comunicado con motivo del 1-O publicado en ‘Gara’, animó al separatismo vasco a poner en marcha un proceso similar al catalán. “El Estado español es una cárcel para los pueblos, y así se muestra al negar la identidad nacional de los Países Catalanes. El Estado español se ha convertido también en una cárcel para la democracia, pues ha pisoteado los derechos de los catalanes. Los derechos civiles y políticos están de nuevo en cuestión. Y para conculcarlos no han necesitado utilizar el pretexto de la lucha armada. Se ha demostrado que aquella cantinela de que ‘sin violencia todo es posible’ era totalmente falsa”, argumentó ETA.

Últimas noticias