Ley del Audiovisual

Montero amenaza a Podemos tras incumplir el pacto de votar conjuntamente: «Es la fuerza minoritaria»

psoe podemos

La decisión de Podemos de no respaldar en el Congreso la Ley del Audiovisual que se aprobó en Consejo de Ministros, rompiendo así el acuerdo de legislatura con el PSOE de no votar distinto a las leyes previamente validadas por el Ejecutivo, marca un punto de inflexión en la relación entre los dos socios de coalición. Los socialistas están “muy cabreados” y la ministra de Hacienda y Función Pública, María Jesús Montero, lo ha verbalizado este viernes a medio camino entre el recordatorio y la amenaza a sus compañeros: «Espero que haya sido algo excepcional y no se vuelva a repetir, entre otras razones, porque Unidas Podemos es la fuerza minoritaria en el Gobierno».

Este jueves, en la votación de la Ley del Audiovisual impulsada por la vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, Unidas Podemos decidió abstenerse, rompiendo así por primera vez la disciplina de voto de la coalición en una iniciativa del Gobierno. La norma salió adelante finalmente gracias a la abstención del Partido Popular, ya que el voto neutro del socio minoritario, junto al rechazo del resto de grupos, habría hecho decaer el texto que el Ejecutivo llevaba meses trabajando.

Aunque la parte socialista defiende la idea planteada por la titular de Hacienda de que sea algo excepcional, la realidad es bien distinta. Y tanto en Moncloa como en Ferraz empiezan a asumir que este tipo de gestos van a ser «cada vez más habituales» por parte de sus socios. «Es su forma de marcar perfil propio y desmarcarse», apuntan fuentes del PSOE, que les recuerdan a los podemitas que «no deben olvidar que forman parte de un gobierno de coalición con un acuerdo programático y de respeto mutuo».

El partido mayoritario de los dos que conforman el Gobierno ve, detrás de la ruptura de la disciplina de voto de ayer, «un desafío más que un aviso». En el PSOE creen que los morados “intentan recolocarse en el tablero político con la mirada puesta en las elecciones y la necesidad de acercarse de nuevo a sus socios tradicionales”. E insisten en el mensaje -que suena a amenaza- de María Jesús Montero de que “son la fuerza minoritaria”.

Fuentes de Podemos, sin embargo, defienden que lo ocurrido este jueves “es un aviso” a sus socios de que “no pueden tomar las decisiones de forma unilateral y de espaldas a la mayoría que sustenta” el Ejecutivo. A año y medio de las próximas elecciones generales, y a las puertas de las andaluzas, unos y otros empiezan a enseñar sus cartas ante una precampaña que se prevé eterna.

Lo último en España

Últimas noticias