Peatonalización de la calle Galileo

Un año del experimento de Carmena en Chamberí: enfado vecinal por no hacer la evaluación prometida

El Ayuntamiento de Madrid anunció que desde el 12 de junio de 2017 quedaba restringida la circulación en la calle Galileo (Chamberí), una “experiencia piloto” que nunca contó con la aprobación de buena parte del vecindario. Un año después aún no se ha publicado la evaluación para dirimir si continúa la semipeatonalización o se revierte, tal como se prometió que se haría.

En una nota de prensa, el Consistorio dijo que “durante el periodo de prueba, inicialmente estimado en 12 meses, se valorará el funcionamiento del espacio así como los efectos del corte de tráfico sobre la movilidad del entorno”. Sin embargo, tal como denuncia el colectivo ‘Chamberí Se Defiende’, se ha cumplido ese plazo y no se ha hecho pública ninguna evaluación.

Esta entidad vecinal se reunió hace un mes con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. Allí, en una nueva muestra de “buenismo”, según indican, la regidora se comprometió a analizar la situación. De nuevo, una promesa incumplida tras pasar más de cuatro semanas desde entonces.

Estos vecinos están ciertamente enfadados porque cuando se cortó la circulación y se instalaron los maceteros se aseguró que se había “contando con la participación del tejido vecinal, comercial, familiar y asociativo del barrio, a través de una serie de encuentros”. Sin embargo, el equipo de Carmena impuso su proyecto sin el consenso vecinal.

Por el contrario, posteriormente se desveló que ese trabajo fue adjudicado por un contrato menor de 18.000 euros a dedo a personas vinculadas con Ahora Madrid. Fue una adjudicación sin concurso público a tres ingenieros que participaron en la elaboración del programa electoral que llevó a Carmena a la alcaldía en 2015.

Uno de ellos estuvo implicado en el uso de la cuenta falsa de Twitter que parodiaba al Consorcio Regional de Transportes. Asimismo, para más inri, la compañía, Hécate Ingeniería S.L., fue registrada tan solo dos semanas después de la toma de posesión de la exjueza.

Se instaló un radar móvil y los vecinos tienen que regar con cubos las plantas.
Se instaló un radar móvil y los vecinos tienen que regar con cubos las plantas.

Lucha vecinal incansable

Por otra parte, los vecinos de la zona han emprendido una lucha vecinal siguiendo los cauces del Ayuntamiento en vano. Recogieron más de 3.000 firmas, consiguieron el visto bueno de una de las mesas del Foro Local de Chamberí y han impulsado la segunda iniciativa más apoyada en los presupuestos participativos de ese distrito pese a las dificultades para recoger adhesiones y la desaparición de algunos.

Sin embargo, el Ayuntamiento se niega a tenerles en cuenta y da múltiples excusas. Al anunciar la medida se dijo: “Una vez en funcionamiento, el nuevo espacio podrá ser modificado, adaptándose para incorporar modificaciones que puedan ser demandadas por el vecindario, al tratarse de una intervención blanda sin existencia de obra civil propiamente dicha”.

En concreto solicitan una reversión que pasa por que en la Calle Galileo se vuelva a limitar la velocidad a 30 km/h con los carriles preexistentes y que se restablezcan las 40 plazas de aparcamiento para residentes. Tanto el PP como Ciudadanos han mostrado públicamente su apoyo a esta demanda vecinal en las diversas manifestaciones que han realizado.

La concejal del distrito, Esther Gómez Morante, en el pleno de Chamberí ha rechazado que se vaya a revertir. Asegura a una pregunta de Ciudadanos que la intervención ya se ha consolidado y no se va a hacer evaluación alguna.

Últimas noticias