Madrid sigue siendo liberal: Ayuso nueva presidenta de la Comunidad

La candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, ha sido investida este miércoles con los votos de PP, Ciudadanos y Vox.

La candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, ha sido elegida este miércoles nueva presidenta de la Comunidad de Madrid. Ayuso ha logrado 68 votos a favor (PP, Ciudadanos y Vox) por 64 en contra (PSOE, Más Madrid y Podemos).

La investidura quedó definitivamente desencallada el pasado 1 de agosto, tras una compleja negociación por la reticencia de Ciudadanos a aceptar las exigencias del partido de Santiago Abascal. Vox presentó entonces un documento de condiciones sensiblemente rebajado, en el que renunciaba a algunas de sus medidas más polémicas, como la derogación de las leyes LGTBI de la Comunidad de Madrid.

En respuesta a los recelos de última hora de este partido, la aspirante se comprometió a llevar a cabo el acuerdo programático "en su totalidad".

"Lo voy a cumplir, lo mismo que el acuerdo de 155 puntos con C’s", dijo Ayuso. La dirigente del PP destacó además el "reto apasionante" de presidir el que será el primer Gobierno de coalición en la Comunidad de Madrid "asumiendo carteras y propuestas de manera cruzada", es decir, que "los consejeros de un partido tendrán que llevar a cabo medidas del otro, y viceversa". Los de Abascal se mantendrán en la oposición, como anunciaron hace días.

En su discurso de investidura, este martes, Ayuso expuso el detalle de un programa de tendencia liberal y moderada, con ciertos guiños a Vox. La ya nueva presidenta, según anunció, llevará a cabo la "mayor rebaja de impuestos de la historia" de la Comunidad de Madrid para "compensar, en lo posible", dijo, "la voracidad fiscal del Gobierno socialista".

Además, aspira a convertir  la región en el contrapeso a un eventual Gobierno de Pedro Sánchez con apoyo de independentistas y Bildu. En este contexto, reafirmó su compromiso con la unidad nacional, la Constitución y la Monarquía. "La defensa de los propios intereses de las regiones no puede ser utilizada para cuestionar el orden constitucional y menos aún para ir contra la nación más antigua de Europa, patria común e indivisible de todos los españoles", advirtió.

Uno de los pilares de su legislatura será la defensa de la dignidad y la memoria de las víctimas de la barbarie de ETA, para lo que se creará una Consejería específica de Justicia, Interior y Víctimas del Terrorismo. Ayuso también dejó clara su lucha por la igualdad pero avisó: "Combatir el machismo no es combatir al hombre".

Fulmina a Errejón

El debate de la segunda jornada ha sido bronco, y con ataques cruzados de izquierda a derecha. Ayuso arremetió especialmente contra Íñigo Errejón, portavoz de ‘Más Madrid’, a quien acusó de "tener las manos manchadas de dictadura".  Consideró también que "no hay nada que haya hecho Podemos que no esté relacionado con financiación ilegal constante".

En un tenso cara a cara, calificó a Errejón como "el personaje más traidor de la política española", en referencia a su desplante al líder de Podemos para irse con la ex alcaldesa Manuela Carmena. "Se ha quitado a Pablo Iglesias de en medio, pero no su currículum y su pasado y sus ideas. Ha sido usted cómplice de la dictadura de Venezuela, que ha asolado Hispanoamérica y quieren imponer en España ese modelo de comer tres veces al día", le espetó la ya presidenta.

Vox, por su parte, marcó este miércoles su perfil para los próximos años. Apoyo a Ayuso, sí, pero limitado a la investidura. A partir de ahora, advirtió Monasterio, su partido hará oposición. La líder de Abascal en la Comunidad de Madrid defendió de forma cerrada su propuesta, que enarboló para "dar voz a quienes disienten del consenso progre". Con críticas a todo el arco parlamentario, avisó también a PP y Ciudadanos: reclamó la "racionalización" de la Administración y exigió además una auditoría de las subvenciones para "limpiar la ciénaga y desmontar chiringuitos". "No somos unos chantajistas pero tampoco aceptamos chantajes", advirtió.

Ignacio Aguado, líder de Ciudadanos, templó las otrora relaciones complejas con Vox. "El acuerdo costó", reconoció, pero admitió también que las propuestas "no son incompatibles con el pacto con el PP y por tanto perfectamente asumibles".

En el tramo final de su última intervención, Ayuso

Lo último en España