El Gobierno perseguirá a las empresas que se comuniquen con sus teletrabajadores fuera de horario

Teletrabajo
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Este martes el Consejo de Ministros ha aprobado el Real Decreto-Ley que regulará el trabajo a distancia o teletrabajo, ante las necesidades generadas por la pandemia del Covid-19. El empresario deberá adaptarse en un tiempo récord y pagar los medios utilizados por el empleado en su casa para desempeñar el trabajo. Pero esa norma, además, incorpora la regulación del derecho de desconexión, lo que sienta las bases para actuar contra los empresarios que se comuniquen con sus teletrabajadores fuera del horario estipulado. Los sindicatos no ocultan que usarán estas herramientas. Y el Gobierno socialcomunista prepara a la Inspección para castigar a quienes se comuniquen con sus empleados fuera del estricto horario laboral.

Tras varias negociaciones, este texto finalmente cuenta con el apoyo de la CEOE y Cepyme y también con el de las organizaciones sindicales CCOO y UGT.

De este modo, y a partir de este momento, el teletrabajo se considerará de carácter regular y, por tanto, estará ordenado por esta nueva ley si alcanza al menos el 30% de la jornada de trabajo o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo, en un periodo de referencia que se ha fijado en los tres meses. Esta norma será de carácter voluntario y reversible para los empleados.

Además, otro de los aspectos fundamentales de este acuerdo es que el  desarrollo del trabajo a distancia deberá ser sufragado o compensado por la empresa y no podrá suponer la asunción por parte del trabajador de los gastos relacionados con los equipos, herramientas y medios vinculados al desarrollo de su actividad laboral. Este trabajo no tendrá que ser realizado en la vivienda del empleado, sino en el lugar que éste decida.

La negociación colectiva, en su caso, establecerá la forma de compensación de los gastos del teletrabajador durante la pandemia, si existieran y no hubieran sido ya compensados.

En cuanto a los plazos, las empresas deberán recoger la ley en un convenio o acuerdo colectivo en un plazo de un año desde su publicación en el BOE o en un máximo de tres años, en caso de así acordarlo con los representantes de los trabajadores.

Voluntario

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha hecho hincapié en que los trabajadores que estén acogidos al teletrabajo tendrán los mimos derechos que los presenciales, por lo que no podrán sufrir ningún tipo de discriminación o perjuicio en sus condiciones laborales como consecuencia de su trabajo a distancia. Este aspecto también incluye la retribución, la estabilidad de su puesto de trabajo, el tiempo de la jornada laboral y la formación y promoción profesional.

El trabajo a distancia deberá ser siempre voluntario tanto para empresa, como para trabajador, por ello la nueva norma exige que haya un acuerdo previo firmado entre ambos. Este acuerdo deberá realizarse por escrito, bien sea en el contrato inicial o en un documento posterior, antes de que se inicie el trabajo a distancia.

Ese texto deberá recoger, además, los cambios en las condiciones de prestación de servicios a distancia, tras el acuerdo entre empresa y trabajador.

Igualmente, la empresa tendrá que entregar una copia de todos los acuerdos de trabajo a distancia al representante legal de los trabajadores antes de 10 días, quien firmará para dejar constancia de la entrega. Posteriormente, será obligatorio remitir una copia básica del acuerdo firmado a la oficina de empleo.

Este acuerdo también será obligatorio para los trabajadores que ya estuviesen teletrabajando antes, y deberá formalizarse antes de un mes, tras la entrada en vigor de la ley. En ese texto se fijarán los horarios, lo que implica que todos los mencionados tendrán pleno conocimiento de ellos y, por lo tanto, podrán confirmar si se cumplen o no. Traducido: si se garantiza y cumple una desconexión tras el fin de ese horario.

Horario fijado

El acuerdo de teletrabajo, por lo tanto, deberá plasmar el inventario del equipamiento necesario para teletrabajar; la enumeración y compensación de los gastos directos del trabajador a distancia; el horario de trabajo y reglas de disponibilidad; la distribución entre el trabajo presencial y a distancia; el centro de trabajo al que pertenece; el lugar desde donde teletrabajará; los medios de control empresarial de la actividad, si existen; la duración del acuerdo; y las instrucciones dictadas por la empresa, previa consulta de los representantes, para la protección de datos y seguridad de la información específicas para el trabajo a distancia.

Y en el apartado de derechos del teletrabajador queda igualmente fijada la protección a la desconexión de la empresa. Se regula, de este modo, el derecho a la formación: se garantizará el acceso en igualdad de condiciones y la formación necesaria para teletrabajar. No podrán sufrir perjuicio en ninguna de sus condiciones laborales.

También el derecho a la promoción profesional: se les deberá informar por escrito de las oportunidades que existan, aunque sean presenciales. Igualmente se recoge el derecho a recibir los medios suficientes: se les entregarán los equipos necesarios según el inventario del Acuerdo para teletrabajar; el derecho a la compensación de gastos; a un horario flexible: el trabajador podrá alterar el horario de trabajo, respetando la normativa de trabajo y descanso, conforme a los límites que se hayan establecido en el acuerdo; el derecho al registro horario: el sistema de registro horario deberá incluir el inicio, fin de la jornada, tramos de actividad, tiempo de activación de equipos, tiempo de preparación para las tareas y entrega; el derecho a la prevención de riesgos laborales; a la intimidad y protección de datos; los derechos colectivos; y el derecho a la desconexión digital: los trabajadores tendrán derecho a la desconexión fuera de su horario de trabajo. La empresa deberá garantizar el derecho a la desconexión, limitando el uso de medios de comunicación empresarial en horario de descanso y respetando la duración máxima de su jornada.

Lo último en España

Últimas noticias