EN 48 HORAS ESTABA EN LA CALLE

Un delincuente amenaza de muerte en directo por redes sociales al policía al que atropelló en la Cañada Real

El sindicato CEP denuncia que estas amenazas son habituales y la indefensión policial frente a los multireincidentes

«Esto es un hombre… con un coche robao… Estás muerto hijo de puta… Cuando te coja te voy a matar… Esta vez sólo te he roto la pelvis, pero a la siguiente estás muerto…». El tipo muestra una pistola «que acabo de comprar para matarte».

Son las amenazas de muerte, difundidas en directo a través de una red social, del delincuente que atropelló a un policía el 29 de julio en el poblado la Cañada Real (Madrid). Las dirige al agente del Grupo Operativo de Respuesta (GOR) de la Comisaría de San Blas que le detuvo, pese al brutal atropello. El delincuente estaba en la calle a las 48 horas.

El video lo ha difundido la Confederación Española de Policía (CEP) para solidarizarse con su compañero y anunciar que se personarán como acusación popular en la causa. La noticia pasó, casi, desapercibida, pero CEP lamenta que sea «el pan nuestro de cada día» para los agentes que tratan con delincuentes multirreincidentes, «que entran por una puerta y salen por otra».

Aquel día en la Cañada Real, el delincuente arrolló de lleno al agente. El policía salió volando, literalmente, por encima del coche y tiene destrozada la pelvis, pero al caer aún pudo hacer uso de su arma en defensa propia, disparar y herir a los dos ocupantes de aquel coche robado. Se estrellaron y fueron detenidos.

Pero la historia se ha repetido. A las pocas horas, un juez puso en libertad a los dos individuos, que suman más de 40 detenciones. El que aparece en el video es uno de ellos. Sólo este año, acumula 15 detenciones.

Nada más salir a la calle, este sujeto robó el coche que aparece en el directo de esta red social y desde dentro difundió las amenazas al policía. Se dirige a él directamente y le dice: «Mírame a mí… mira, mira… dos días y ya estoy conduciendo un coche robado». Y muestra cómo lo hace con sola una mano y una pierna escayolada, fruto de las heridas de bala del policía.

Los insultos continúan en directo: «Hijo de puta… me cago en tu puta madre… y en los putos nacionales… hijos de la gran puta… que sois unas perras y unos maricones… y cuando pueda os voy a matar a todos». Y sigue la retahíla de amenazas: «Matadme -dice- porque, si no, os voy a atropellar y os voy a matar a todos».

Mientras sigue conduciendo a gran velocidad con el coche robado (se ve una silla de bebé en el asiento de atrás), manejando el móvil con la otra mano para la transmisión, enseña la pistola que se ha comprado y se dirige otra vez al policía que le detuvo. «Mira… Ya me he comprado -dice- mi 15+1» y gira la cámara mostrando una pistola en la guantera.

«Mira que balita más bonita tengo», enseñándola a cámara. «Pues tengo 40 de estas… del 16… Te voy a tirotear… Esto va para el que le he roto la pelvis… Mírame… que como salgas… estás muerto». «Me has dado un tiro en el brazo y no tengo nada … y la tibia, seis semanas… pero puedo conducir… Me la suda, ¡mira!»

El tipo terminó el directo, insultándole de nuevo: «Maricón… me cago en todos tus muertos».

Chats de delincuentes

La historia no acaba aquí. Según CEP, el individuo también se ha fotografiado en redes presumiendo de sus heridas y contando a sus «amigos» lo que le ha pasado en Cañada Real. En el diálogo con ellos, reitera las amenazas al policía. Algunos de los participantes le animan, efectivamente, a vengarse. «Son chats de delincuentes», dicen fuentes policiales, «donde se calientan unos a otros».

«Son yonquis y delincuentes viejos conocidos nuestros», señalan las fuentes. «Hemos requerido a la autoridad judicial varias veces para que ingresen en prisión, pero nada», se lamentan con cierta impotencia. Más allá de la inseguridad ciudadana, los altos niveles de reincidencia en España tienen este efecto colateral sobre las fuerzas de seguridad. «Muchos nos tiene fichados, como en este caso, y nos la tienen jurada».

CEP denuncia

La Confederación Española de Policía anuncia que va a personarse en la causa como acusación popular en defensa de su compañero, que es delegado del sindicato. CEP lamenta que en muchas ocasiones «la labor de las Fuerzas y Cuerpos de de Seguridad del Estado no esté suficientemente reconocida. La seguridad no es una de las preocupaciones de los ciudadanos gracias al trabajo diario de todos sus miembros».

CEP se queja también de que su trabajo «sirva de arma arrojadiza según los intereses políticos» y tras describir lo ocurrido en Cañada Real con este compañero, cuenta que los dos sospechosos fueron detenidos por sustracción del vehículo, robo con violencia (acababan de atracar un supermercado) y homicidio en grado de tentativa (al ir directamente a atropellar al policía), pero que el Juzgado decidió poner a ambos en libertad. «Esta decisión puede resultar extraña -destaca CEP- pero resulta más habitual de lo que puede parecer, aunque estos dos sujetos son una amenaza para la sociedad».

«Los policías -señala CEP en un nota- afrontan estas situaciones como un deber sin pensar en los riesgos que para ellos o sus familias comportan». Y con ironía, añade: «Poca cosa lo ocurrido en Cañada Real, cuando nuestra economía está en sus peores momentos y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, considera a su policía un gasto superfluo».

Lo último en España

Últimas noticias