Elecciones Generales 2019

Decenas de radicales separatistas increpan a Arrimadas en un acto en Gerona: "¡Fuera fascistas!"

Unas 50 personas han gritado "Fuera fascistas" a la candidata de Ciudadanos por Barcelona a las elecciones generales, Inés Arrimadas, a diputados y a candidatos del partido durante una visita a Torroella de Montgrí (Gerona) antes de un mitin de campaña y donde un concejal del partido naranja fue agredido hace meses.

La comitiva de Cs ha dado un paseo por el centro del municipio, vigilado por varios agentes y furgones de los Mossos d’Esquadra, y han sido increpados por los congregados, convocados por la plataforma Torroella Antifascista.

Los primeros minutos del paseo han transcurrido sin incidentes hasta que han llegado a la plaza España, donde las 50 personas han dado la espalda al grupo de C’s y han gritado ‘Fuera fascistas’ y ‘Libertad presos políticos’.

Arrimadas y el resto de la comitiva de Cs ha respondido gritando "Libertad" y han entrado en el auditorio donde se celebra el mitin sin mayores incidentes. La dirigente iba acompañada de todo el grupo de Cs en el Parlament; la candidata del partido naranja a las elecciones europeas, Maite Pagazaurtundúa, y el número cuatro a las generales, Edmundo Bal.

Una vez comenzado el acto electora, Arrimadas ha defendido que "si hay un partido que defiende la libertad es Cs; no nos van a robar ni un palmo de nuestra tierra ni de nuestro futuro". Ha hecho alusión, además, al acoso que la formación sufrió en Rentería: "Hace una semana estábamos defendiendo la libertad en Rentería; y ahora está el PSOE defendiendo la secesión. Lo dejamos claro; Rentería o cualquier pueblo es tan español como la Giralda de Sevilla".

Se trata de la segunda vez en apenas tres días que la líder naranja es abucheada en un mitin electoral de Ciudadanos en la región catalana. La última vez fue en Vic (Osona) cuando un grupo de independentistas radicales abucheó a la comitiva de Ciudadanos. Los intolerantes boicotearon las declaraciones de la presidenta de C’s en Cataluña, rodeándola al grito de ‘fascista’, ‘fuera, fuera’, ‘Rivera paga la coca’ o “hija de puta”.

Lo último en España