Compromís dio 54.000 euros públicos a una empresa liderada por ex altos cargos del partido

Mónica Oltra
La vicepresidenta y portavoz del Gobierno Valenciano, Mónica Oltra (Foto: Efe)

Los responsables de Tecniverd, empresa a la que Compromís ha regalado 54.000 euros en contratos, fueron cargos de Mónica Oltra. Compromís ha fraccionado los contratos públicos para darle una concesión a la empresa Tecniverd, una compañía que tiene en estos momentos vínculos familiares -de hermandad- con uno de los altos cargos del mismo partido que sostiene al socialista Ximo Puig en el Gobierno de la Comunidad Valenciana y controla el Ayuntamiento de Valencia. El servicio concreto adjudicado corresponde a una piscina pública municipal de Tavernes de la Valldigna.

En la empresa se encuentra como apoderado el hermano de un alto cargo del partido de Oltra. Pero la relación va más allá. Los documentos empresariales de la empresa -a los que ha accedido OKDIARIO- demuestran que dos de las actuales directivos de esa empresa han sido directamente cargos del partido de Oltra -una de las marcas de referencia de Podemos a escala nacional-.

Uno de esos directivos es el administrador único de la sociedad, Felipe Sansaloni. Previamente fue apoderado de la empresa. Él es el hermano de la actual regidora de contratos del Ayuntamiento en cuestión. Pero, además, hasta 2006 él fue personalmente secretario de la Ejecutiva local del Bloc (Bloc Nacionalista Valencià), una de las marcas que conforman el partido de Oltra. Sansaloni era, de hecho, uno de los cargos más importantes de esa Ejecutiva en su condición de secretario de Organización.

El otro directivo de Tecniverd que ha mantenido relación directa con Compromís es Vicente Bosch. Él era el secretario local en Tavernes de la Valldigna dentro del Bloc hasta ese mismo año 2006. Y Bosch es en estos momentos el apoderado de la sociedad que ha recibido los contratos fraccionados del Ayuntamiento que comanda el mismo partido con el que ha mantenido vinculación: Compromís.

Compromís y Oltra en primera persona han sido algunos de los que más han criticado al PP, precisamente, por esta misma práctica del fraccionamiento de contratos. Ahora son ellos los que le sacan provecho.

El informe de la Intervención –al que ha tenido acceso OKDIARIO- demuestra que ha habido un goteo de concesiones inferiores a 4.000 y 5.000 euros desde el año 2012 que ha permitido que se adjudique el citado contrato público a Tecniverd sin pasar por los controles y exigencias de publicidad, concurrencia y transparencia de los grandes contratos.

Hay que recordar que Sansaloni es hermano de la regidora local de contratación, Llum Sansaloni, puesta por Compromís al frente de ese cargo en el Ayuntamiento de Tavernes de la Valldigna.

Los pagos por la obra se fraccionaron dentro de cada año de manera que ni cada pago superase los 4.000 ó 5.000 euros -dependiendo del ejercicio-, ni el pago conjunto anual alcanzase los 12.000 euros en ninguno de los ejercicios.

Así, entre 2012 y 2017, el Ayuntamiento fue pagando -dividido respectivamente en mini pagos- 10.901,01 euros en el primer año; el mismo importe casualmente en 2013; 11.119,01 euros en 2014; 9.700,84 en 2015; 11.688,60 en el ejercicio 2016; y 11.797,50 euros en 2017.

El informe de la Intervención municipal no deja lugar a dudas. Y señala que la portavoz del Grupo Popular, Eva Palomares Ferrer, presentó por Registro de Entrada número 13.940, de fecha 11 de diciembre de 2017, un escrito en el que pedía “el acceso a todas las facturas que se hayan pagado por concepto de trabajos de conserjería de la piscina de verano”.

La interventora reconoce en su informe que “el miércoles 13 de diciembre, esta Intervención municipal le responde y le proporciona la información, si bien referida a uno de los seis años requeridos (…). Y no se le proporcionó el resto de años porque en esas fechas de finales de año, aparte de los días festivos y de disposición de menos personal, estábamos con sobrecarga de trabajo”.

El PP insistió ante la gravedad del caso y “el 27 de diciembre de 2017, la concejala interpone un recurso contencioso administrativo, dado que considera que no se le ha facilitado el acceso a diversa documentación solicitada”. Y es ahí cuando “en fecha 17 de enero de 2018, la auxiliar administrativa de la Actividad de Fiscalización de Gastos, le remite un correo electrónico en el que le comunica” todo el goteo de facturas.

El caso sucede justo cuando la Justicia investiga ya a Compromís por otro hecho, en esta ocasión, de financiación ilegal a través de cuatro empresas. Y es que el Juzgado de Instrucción número dos de Valencia acaba de ordenar diligencias para determinar “los posibles vínculos, personales, económicos, etc. entre las empresas reseñadas y el investigado y su formación política”. Es decir, traducido, que la labor de investigación por posible financiación ilegal acaba de comenzar, tal y como ha publicado OKDIARIO.

El investigado en este segundo caso es el concejal de Cultura Festiva de Valencia, Pere Fuset, también de Compromís. Y las empresas en cuestión, cuatro: Regesmit SLU, Mathena Producciones SL, Espectáculos AMB Producciones SL, y Enmovyment Coop Val. Sociedades, todas ellas sobre las que ya trabaja en estos momentos la Brigada de Delitos Económicos de la Policía.

La jueza de Instrucción ha encontrado en todas ellas indicios de fraccionamiento de contratos relacionados con unos eventos muy concretos: la feria Expojove y otros eventos organizados por su departamento también de cara al público.

Pero el fraccionamiento parece, además, haberse convertido en una práctica habitual para los equipos de Compromís en los últimos tiempos, el mismo modus operandi que sigue Manuela Carmena en Madrid para dar contratos a asociaciones y personas afines a Podemos.

Cabe recordar que la Fiscalía investiga además a la Consejería de Oltra, precisamente, por dividir la adjudicación de un mismo servicio en varios contratos menores para evitar que el importe supere los límites que exigen la concesión en concurso público y con todos los mecanismos de transparencia. Todo en una cuantía global que supera los 50 millones.

Lo último en España