Cataluña

El PDeCAT teme la existencia de dos Governs y la pérdida de poder

carles puigdemont
Dirigentes del PDeCAT y JxCAT en Alemania
Comentar

En el Partit Demòcrata Català (PDeCAT) no están precisamente contentos con la elección de Quim Torra y aún menos lo están con la repartición del nuevo Govern. A parte de los tres consejeros encarcelados, sólo dos asociados al partido formarán parte del nuevo ejecutivo, por lo que consideran que pierden un peso importante en los puestos de responsabilidad de la gobernabilidad catalana en favor de ERC.

Esta será la primera ocasión en que con el PDeCAT o la antigua Convergència en el poder, el presidente no sea afiliado a ese partido político. Lo fue Jordi Pujol, Artur Mas y Carles Puigdemont. Solo con los dos tripartits, con Pasqual Maragall y José Montilla, los convergentes perdieron el control de la presidencia.

Pero no es lo único que han perdido y de lo que se lamentan en el cuartel general de la calle Provença de Barcelona. En el nuevo Govern habrá cinco miembros del PDeCAT, pero tres de ellos están encarcelados y cuando sean inhabilitados, serán sustituidos por personas alejadas al partido. De los dos consejeros que si pagan cuota, no obstante, el nuevo titular de Interior lidera el sector crítico con la dirección de Marta Pascal, por lo que tampoco se puede contar como cuota PDeCAT.

Algunos altos cargos de los neoconvergentes reconocen que sus colegas de JXCat “han conseguido lo que querían”. Y con ello se refieren a recolocarse en varios cargos de la Generalitat, de lo que han vivido prácticamente toda su vida.

Con la representación más baja de la historia en el Congreso, en el Senado y en el Parlament, sin el President y casi sin peso en el ejecutivo, con unas encuestas más bien malas de caras a las municipales y con una convulsión interna que pide forzar un congreso extraordinario en el mes de junio, el PDeCAT parece cada vez más abocado a su extinción o fusión con JXCat, algo de lo que no quieren ni sentir hablar en el partido. Pero la realidad es que a día de hoy, dependen de la voluntad de JXCat en el nombramiento de altos cargos y aún más importante, en el pago de subvenciones electorales y del grupo parlamentario, ya que la situación financiera del PDeCAT es asfixiante.

Temas

Últimas noticias