Cataluña | Carles Puigdemont

Puigdemont tiene asignado más de medio millón de euros al año para gastos personales

Elsa Artadi
Elsa Artadi y Carles Puigdemont en la reunión de este sábado en Berlín (Foto: AFP).
Comentar

Carles Puigdemont tiene asignados más de 500.000 euros al año para gastos personales. Él es el mentor directo del nuevo presidente catalán, Quim Torra. Y disfruta de una suite en el Hotel Adagio de Berlín con salita privada y todo tipo de lujos. Cuenta con dos personas de séquito personal. Disfruta del pago de todos los gastos de manutención. Y su familia le visita un buen número de fines de semana para que pueda verle en Alemania sin tener que asumir el coste.

El ritmo de vida de Puigdemont en Berlín es el propio de lo que él se considera: un presidente en el “exilio”. Es decir, lo mismo que le considera el nuevo Govern constituido por Quim Torra.

Cuenta con dos escoltas asignados de forma permanente. Cuenta con un potente sistema de seguridad y con una suite en la planta noble del Hotel Adagio. Las habitaciones de este hotel tienen unos precios habituales que oscilan entre los 100 y los 120 euros dependiendo de temporadas y ofertas. Pero Puigdemont no podía estar en las habituaciones normales: él está en una suite cuyo precio asciende a 200 euros la noche.

Puigdemont tiene asignado más de medio millón de euros al año para gastos personales
Marcela Topor en una cena homenaje a su marido Carles Puigdemont.

Pero, además, obviamente, hay que pagar las habitaciones de sus escoltas -esas sí, en tarifa normal-. Se mueven en una Renault Espace cuyo precio se eleva por encima de los 40.000 euros. Y disfrutan de un segundo coche para seguimientos, labores de escolta y seguridad.

Todos ellos tienen asignado el pago de la manutención y gastos de bolsillo, así como unos costes laborales cercanos a los 4.000 euros -en coste total incluidos impuestos y dietas- por cada escolta.

La familia vuela a Berlín para verle de forma totalmente habitual. La mujer, Marcela Topor, y sus dos hijas, que vuelan asistidos financieramente para evitar que la fuga de Puigdemont les suponga un problema económico.

Mansión, cenas y viajes

Por si fuera poco, la casa de Waterloo sigue abonándose: al módico precio de 4.400 euros al mes. Se mantiene aún por si es necesario un movimiento posterior de la ubicación del prófugo Puigdemont.

Todos esos importes, sumados al dinero para gastos personales del propio Puigdemont y los costes de la familia cuando acude a Berlín superan una previsión de gastos de medio millón de euros al año. Y todo ello sale de bolsillos ajenos a los suyos.

La Guardia Civil tiene la evidencia de que Carles Puigdemont cuenta con una red que soporta todos estos gastos. Una red que ha permitido que el ex presidente reciba dinero de un listado de empresas a través de su mujer, Marcela Topor, y de su amigo y empresario agraciado por contratos públicos en Cataluña, Josep María Matamala. Matamala, de hecho ha contado con numerosas concesiones de contratos públicos en Gerona, ciudad de la que ha sido alcalde Puigdemont.

Puigdemont tiene asignado más de medio millón de euros al año para gastos personales
El chalé que Carles Puigdemont ha alquilado en Waterloo.

Los agentes nacionales cuentan con indicios de que el dinero que ha permitido mantenerse en el extranjero desde el pasado 30 de octubre al ex presidente Puigdemont ha procedido de una red de empresarios separatistas que han contribuido movidos por las ganancias obtenidas durante años de hacerse con contratos públicos en territorio catalán. La red aún se está investigando, pero la Guardia Civil cuenta con la evidencia de que no sólo han contribuido sino que algunas, además, han colaborado en las rutas de salida del capital.

Las vías de llegada hasta el líder del golpe han sido dos. La primera, la de su amigo, empresario y ex político Josep Maria Matamala, uno de los grandes apoyos del golpista en los últimos tiempos. Matamala ha sido su compañero inseparable en Bruselas. Y, según las informaciones de la Guardia Civil, su financiador estrella. Con dinero ajeno y, posiblemente, también con dinero propio. Y es que Matamala le debe mucho a Puigdemont.

Matamala fue concejal del Ayuntamiento de Gerona entre 1987 y 1995. El inicio de su relación no fue fácil. De hecho, el entonces periodista Puigdemont escribía artículos que no eran del pleno agrado de Matamala. Pero tras unos roces iniciales, Puigdemont pronto vio con buenos ojos dejar de escribir y pasar a la política. El ex presidente catalán, de hecho, se ligó a CiU y llegó a ser alcalde de Gerona.

Y Matamala, por su parte ha llegado a fraguar una lucrativa relación con el Ayuntamiento de Gerona: el empresario organiza cuatro ferias municipales a través de su empresa, Incatis. Una empresa que también es vieja conocida de Puigdemont. De hecho, el hoy detenido golpista llegó a tener tal relación con Matamala ya por aquellos tiempos que fue consejero delegado de la citada empresa. La mayor de estas ferias es el Fòrum Gastronómic, que se celebra cada dos años y tiene como organizadora a Fòrum Gastronòmic SL, de la que Matamala es socio a través de Incatis SL.

Pero los acuerdos lucrativos no acaban ahí. Además, la Fundación Fira de Girona, formada por la Generalitat, el Ayuntamiento de Gerona, la Diputación provincial y la Cámara de Comercio, asume el coste de instalar una serie de carpas en las ferias. La suma asciende a 98.220 euros más IVA. Y la infraestructura es utilizada en cuatro ferias: Girocòmic, Firatast, Fòrum Gastronòmic y la Fira de Mostres. Y, de nuevo es la empresa de Matamala la principal organizadora.

Últimas noticias