Millo sobre la visita de Torra a Puigdemont: “Es una mala manera de empezar”

Enric Millo
El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo. (Foto: EFE)
Comentar

El delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, ha calificado la reunión que mantendrán este martes en Berlín el nuevo presidente de la Generalitat, Quim Torra, y su antecesor Carles Puigdemont como “una mala manera de empezar”.

“Es un mensaje que no tranquiliza, no ayuda a crear un clima de confianza, que ahora es necesaria. Espero que se lo pague de su bolsillo”, ha expresado este lunes en una entrevista de 8TV.

Millo ha dicho que el discurso de investidura de Torra ha mostrado que no quiere gobernar para aquellos que no le han votado: “La actitud, lo que dice y sus propósitos indican que quiere cometer los mismos errores que su antecesor”.

Preguntado sobre la retirada del artículo 155, Millo ha subrayado que el objetivo del Gobierno es restaurar la plena autonomía de Cataluña si hay un presidente y un Govern que “respeta el ordenamiento jurídico vigente”.

En este sentido, ha dicho que los políticos soberanistas presos o huidos de la justicia no pueden ser consellers: “No les conviene desde el punto de vista funcional y del sentido común”, aunque ha aceptado que no sabe si es posible desde un punto de vista jurídico.

En relación a la posibilidad de ampliar la aplicación del artículo 155 a pesar de nombrarse un Govern, Millo ha asegurado que cumplirán el acuerdo que se aprobó en el Senado, que marcaba levantar el 155 cuando se nombre un nuevo gobierno de la Generalitat.

Recuperar la normalidad

“Levantaremos el 155 si el gobierno garantiza que se cumplirá la ley y la Constitución, sino estaremos en el mismo supuesto”, y ha dicho que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se reunirá con PSOE y Cs para “hacer un planteamiento de futuro según los pasos que se tomen en el futuro”.

Ha insistido en que el Gobierno central quiere recuperar la normalidad institucional y ha afirmado que no se opone a que exista una mayoría parlamentaria independentista: “Ese no es el problema. El problema es que en su planteamiento no hay voluntad de cerrar la fractura”.

Últimas noticias