Independentismo catalán

La kale borroka de la CUP destroza juzgados de Gavá, Granollers y Sabadell con barras de hierro

Radicales de Arran destrozando a martillazos las puertas de los juzgados de Gavá
Comentar

Integrantes de Arran, la organización juvenil vinculada a la CUP, se han dedicado a destrozar con martillos y barras de hierro varios juzgados de Cataluña. ¿El pretexto? Protestar contra la sentencia de ‘La Manada’, cuyos miembros fueron condenados a nueve años de prisión por abuso sexual. “Contra la justicia patriarcal, defendámonos juntas”, señalan las pintadas que han dejado en la fachada del juzgado de Gavá (Barcelona).

La acción ha sido reivindicada en un vídeo publicado en las redes sociales a primera hora de este lunes. “¡Nosotros somos la Manada y haremos que el miedo cambie de bando!”, ha manifestado Arran en su perfil de Twitter. También han atacado los juzgados de Granollers y Sabadell (Barcelona).

En el vídeo se puede observar a varias personas encapuchadas, para evitar ser identificadas, destrozando las puertas de los juzgados de Gavá con martillos y barras de hierro. “Esto es una guerra”, es otro de los mensajes que aparecen reflejados en sus pintadas.

Los radicales de Arran se han justificado en la sentencia de ‘La Manada’ de Pamplona para continuar con su campaña de actos vandálicos, al más puro estilo de la kale borroka.

Los cinco miembros de ‘La Manada’ fueron condenados a nueve años de prisión por abuso sexual continuado la madrugada del 7 de julio de 2016 en Pamplona, en el marco de los Sanfermines, en una sentencia polémica porque niega el delito de violación y por tanto que hubiera violencia o intimidación desmedidos.

Señalan a periodistas y políticos

Los cachorros de la CUP continúan con el hostigamiento y la persecución contra todo aquellos que pone en peligro su proyecto separatista. El pasado jueves, pusieron en la diana al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y al periodista de ‘El Mundo’, Javier Negre. El periodista publicó un reportaje desenmascarando a los 9 profesores investigados por acosar, insultar y hostigar a los hijos de guardias civiles de un instituto de Barcelona.

El modus operandi de los jóvenes violentos de la CUP recuerda mucho a la forma en la que operaban en el País Vasco organizaciones proetarras como Jarrai. En este caso, no sólo se señalaba y ponía en la diana a periodistas, también eran objeto del acoso social políticos, funcionarios y miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Últimas noticias