Cuenta con sala de reuniones

Puigdemont abre su casoplón de Waterloo a la prensa afín: 500 metros, 6 habitaciones y tres baños

Carles Puigdemont abre por primera su mansión de Waterloo a la prensa afín
Comentar

El ex presidente fugado en Bruselas, Carles Puigdemont, ha abierto por primera vez las puertas de su lujosa mansión a un medio de comunicación: El Punt Avui, diario subvencionado por la Generalitat en el que durante años ha trabajado su esposa, Marcela Topor. Puigdemont muestra su despacho personal, la sala donde se reúne el autodenominado “Govern en el exilio” y un salón donde recibe a sus invitados.

La mansión se encuentra la localidad belga de Waterloo, situada a unos 20 kilómetros al sur de Bruselas. Cuenta con 500 metros cuadrados y dispone de seis habitaciones, tres baños, cocina con todo tipo de equipación, garaje con capacidad para cuatro coches y terraza de 100 metros cuadrados. El jardín tiene una superficie de 1.000 metros cuadrados. 4.400 euros al mes es lo que paga el ex presidente de alquiler.

“La casa de la república” es el nombre utilizado por el subvencionado diario catalán para referirse a esta lujosa mansión. Puigdemont, con un lazo amarillo en la solapa en apoyo a los golpistas presos, enseña “el despacho del president”. En este lugar, el líder de JxCAT guarda a buen recaudo una reproducción en miniatura de una urna del referéndum ilegal del 1-O.

Acto seguido aparece la sala “donde se reúne el Govern en el exilio”, es decir, Puigdemont y el resto de ex consellers fugdos en Bélgica. La bandera autonómica catalana y la europea son las únicas que aparecen en esta sala. Según El Punt Avui, “cada martes se reúnen con el govern y se toman acuerdos y se levantan actas para garantizar la continuidad del trabajo realizado”.

“Es también uno de los puntos habituales donde se programan reuniones con los equipos jurídicos para estudiar las causas que tienen pendientes”, señala también el diario catalán.

“Su intención es abrirla a la ciudadanía”

A continuación se muestra también el salón principal donde el ex presidente “hace las recepciones” a diferentes personalidades políticas. Este espacio está perfectamente amueblado para recibir a varias personas, aunque no se dislumbra ninguna televisión. El pasado 21 de febrero, Puigdemont y el ex conseller de Cultura Lluís Puig “se reunieron con varios representantes del mundo cultural catalán”, según apunta este medio.

“Una de las intenciones del presidente legítimo es que no sólo se hagan reuniones internas, sino que el cuartel general se abra a la ciudadanía. Que sea el epicentro del gobierno en el exilio y el lugar donde se hagan encuentros de trabajo con actores catalanes, españoles e internacionales”, concluye la información publicada por El Punt Avui.

Este diario en ningún momento se refiere a Puigdemont o al resto de consejeros fugados como “ex”. “Carles Puigdemont, 130º presidente de la Generalitat de Cataluña”, es el título que le siguen otorgando.

Últimas noticias