Las ‘consellerias’ desafían la prohibición de la Junta Electoral: usan la Navidad y no reponen banderas

Las consejerías catalanas, pese a la prohibición de la Junta Electoral, se las están ingeniando para mantener sus símbolos soberanistas o de apoyo a los golpistas presos. La mayoría de ellas, en primer lugar, siguen sin colgar la bandera de España en su fachada, mientras que otras han decidido no colocar adornos navideños ni celebrar la tradicional cena de estas fechas en señal de protesta. Además, las consejerías que sí han puesto árboles de Navidad, los han usado para instalar ahí su propaganda.

Puerta principal del Departamento de trabajo de la Generalitat.
Puerta principal del Departamento de trabajo de la Generalitat.

“No hemos puesto árbol de Navidad, ni Belén, ni adornos, porque no tenemos ganas, ni tenemos nada que celebrar este año”, señalan desde el Departamento de Economía de la Generalitat de Cataluña a OKDIARIO. Además, en su edificio, aunque sí mantienen la rojigualda en la fachada, la han atado de modo que no pueda ondear, en contra de lo que sucede con la señera.

En el departamento de vicepresidencia, por su parte, ni siquiera tienen puesta la bandera española. Una empleada de esta consejería también nos ha explicado que “no se ha puesto árbol de Navidad por respeto a los que están en la cárcel”. La trabajadora, en este sentido, se mantiene firme sobre quién gobierna Cataluña… Y no se refiere a Soraya Sáenz de Santamaría: “Ahora mismo, para nosotros quien está gobernando son los de nuestro partido, fuera de la independencia o no”.

Las ‘consellerias’ desafían la prohibición de la Junta Electoral: usan la Navidad y no reponen banderas
Departamento de trabajo de la Generalitat.

Este periódico también ha pasado por el Conservatorio de Música, público, a cargo del Ayuntamiento que dirige Ada Colau. También está sin banderas, y no sólo eso, sino que en sendos lados de su puerta principal se hallan dos carteles amarillos con el logotipo de la ANC y, todo el que salga del mismo, lo primero que ve es un gran cartel en el que se puede leer: “Hola República”. Esto, insistimos, en un lugar en el que en teoría se forma a jóvenes para que tengan un futuro musical, y no para que piensen como ellos quieren que piensen.

Comentar

Últimas noticias