Llarena duda sobre un Forn al que la Guardia Civil señala como pieza clave del golpe

Joaquim Forn
Joaquim Forn y Josep Lluís Trapero. (Foto: EFE)

El juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena se plantea mantener en prisión al ex conseller de Interior de la Generalitat Joaquim Forn, dado que los informes de la Guardia Civil le señalan como responsable de que los Mossos d’Esquadra incumplieran la orden judicial de impedir el referéndum ilegal del 1-O.

Tal como ha informado OKDIARIO, el magistrado es partidario de mantener en prisión preventiva al ex vicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras y los Jordis, quienes en su comparecencia del viernes recurrieron a fórmulas ambiguas para acatar la Constitución y no renunciaron a seguir adelante con sus planes de independencia.

El ex conseller de Interior Joaquim Forn tiene un problema más grave. La Guardia Civil ha acumulado numerosos indicios de la actuación irregular de los Mossos d’Esquadra, que operaban bajo sus órdenes políticas.

En unas declaraciones realizadas el pasado 21 de agosto, el propio Joaquim Forn anunció que la Policía autonómica colaboraría para facilitar la celebración del referéndum ilegal de independencia: “Los Mossos cumplirán la ley del Parlament el próximo 1 de octubre“, afirmó.

El “brazo ejecutor” del proceso

Un mes después, el 23 de septiembre, el fiscal superior de Catalunya, José María Romero de Tejada, anunció que el coronel de la Guardia Civil Diego Pérez de los Cobos coordinaría la intervención de los Mossos en el dispositivo ordenado por el juez para impedir el referéndum ilegal. De nuevo, Forn anunció públicamente que los Mossos d’Esquadra en ningún caso iban a aceptar órdenes del Ministerio de Interior.

Los hechos le dan la razón. Los informes elaborados por la Guardia Civil acreditan que la Policía autonómica, bajo la dirección política del ex conseller Joaquim Forn y del mayor Josep Lluís Trapero, incumplieron abiertamente las órdenes del juez. Y en algunos casos colaboraron abiertamente para facilitar la celebración del referéndum ilegal e incluso transportaron las urnas para realizar el escrutinio.

De hecho, la “hoja de ruta” hallada en el registro de la casa del ex secretario general de la Conselleria de Economía Josep María Jové Llado situaba a los Mossos d’Esquadra como el “brazo ejecutor” para llevar a cabo el proceso de independencia.

Durante los registros efectuados el 20 de septiembre, la Guardia Civil pidió ayuda hasta en ocho ocasiones a los Mossos d’Esquadra, ya que miles de personas convocadas por la ANC y Òmnium mantenían retenida a la comisión judicial que había acudido a la Conselleria de Economía. Durante casi 10 horas, los Mossos hicieron caso omiso a estos avisos.

Trapero no intentó precintar los colegios

Los pinchazos telefónicos ordenados por el Juzgado número 13 de Barcelona han puesto en evidencia, además, que los Mossos facilitaron protección y medidas de contravigilancia a los principales imputados por los preparativos del referéndum, para que pudieran burlar a la Guardia Civil.

En las horas previas al 1-O, el juez ordenó a los Mossos que precintaran los colegios electorales para evitar que se celebrara la consulta ilegal. La ANC, Òmnium y la CUP coordinaron a grupos de voluntarios, que se encerraron durante todo el fin de semana para evitar el desalojo. El mayor Josep Lluís Trapero se limitó a enviar a una pareja de agentes a cada colegio electoral, algo que evidencia que nunca tuvo intención de desalojar y precintar los centros de votación.

Las informaciones publicadas por OKDIARIO señalan que la Unidad Central de Recursos Operativos (UCRO) de los Mossos d’Esquadra diseñó el dispositivo secreto para comprar e introducir en España las urnas del referéndum.

Trapero tendrá que responder por estos hechos en la causa que instruye la juez de la Audiencia Nacional, Carmen Lamela. Pero todos estos indicios constituyen ahora la principal prueba de cargo contra el conseller de Interior Joaquim Forn, por lo que el juez Pablo Llanera se plantea mantenerle en prisión.

Comentar

Últimas noticias