Tienen que ir al baño de una cafetería

La escolta de Calvo, sin garita, tiene el coche arrancado 24 horas cada día en el centro de Madrid

Los escoltas del domicilio de Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, están obligados a utilizar su coche como garita. Un coche que permanece arrancado las 24 horas del día, siete días de la semana, para que los policías puedan tener calefacción y no pasen frío. Está aparcado de manera permanente dentro del área de Madrid Central, vetado por el Ayuntamiento a los vehículos matriculados antes de 2006, como es el caso.

El vehículo está aparcado a escasos metros de la vivienda de Calvo, en el barrio de Alonso Martínez. El coche tiene que estar arrancado las 24 horas para que los policías puedan tener encendida la calefacción y no pasar frío. Los cristales traseros del coche están tintados y tiene varias antenas. La misión de la escolta de Calvo es vigilar la vivienda de la vicepresidenta del Gobierno, situada a escasos metros.

Al estar en un coche y no en una garita, como era el caso de los escoltas destinados a proteger a Soraya Sáenz de Santamaría en su etapa como vicepresidenta, los agentes se ven obligados a acudir al baño de una cafetería situada justo en frente del portal en el que reside Carmen Calvo. Es decir, cada vez que quieren acudir al baño, tienen que recorrer 20 metros.

Por lo general, los escoltas que protegen a los miembros del Gobierno son agentes de la Policía Nacional. Sin embargo, los miembros del ejecutivo pertenecientes a la Presidencia del Gobierno, como es el caso de la vicepresidenta, la escolta pertenece tanto de la Policía Nacional como Policía Municipal de Madrid.

Contaminando

El coche destinado a la escolta de Carmen Calvo es un Peugeot 807 de diésel y está matriculado en mayo de 2005. Es decir, hace 13 años y 7 meses. El vehículo consume 10 litros por cada 100 kilómetros. Pero al estar 24 horas encendido, el consumo de su combustible se dispara. Tiene cinco puertas y desde el año 2008 ya no se fabrica.

La antigüedad del vehículo que protege la vivienda de la vicepresidenta del Gobierno incumple la normativa municipal impuesta por la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que restringe el paso de determinados coches al centro de la capital.

Dado que el coche está matriculado antes del año 2006, no podría acceder a Madrid Central de no tratarse de un vehículo de seguridad.

Últimas noticias