En Galapagar se preguntan: “¿Y los ecologistas para cuándo?”

En Galapagar se preguntan: “¿Y los ecologistas para cuándo?”
Jardín de Pablo Iglesias.

Los ecologistas de la zona del oeste de la Comunidad de Madrid, donde se extiende el Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama, que desde hace años vienen protestando por la evolución salvaje de las urbanizaciones, han permanecido mudos sobre la ilegalidad de la vivienda del matrimonio Igleias-Montero.

El casoplón de los dirigentes de Podemos es uno de los muchos ejemplos de las vulneraciones medioambientales del negocio del ladrillo. Ya en el anuncio de venta de la nueva morada podemita se destacaba la ubicación del chalé en “un privilegiado emplazamiento que linda con el Parque Natural de la Cuenca Alta del Guadarrama”, otro de los espacios protegidos de la Comunidad de Madrid.

Sin embargo, desde que se conoció la nueva vivienda del dirigente morado los activistas ecologistas, que tienen una presencia importante en la formación Unidos Podemos con más de una treintena de organizaciones, se mantienen ajenos a la vulneración medioambiental del chalé del matrimonio morado. De ahí que en Galapagar algunos vecinos se preguntan: “¿Y los ecologistas para cuándo?”, copiando el estribillo de la canción de Jennifer López.

OKDIARIO quiso conocer hace semanas la opinión de los defensores del medio ambiente en Galapagar y se encontró con el silencio como respuesta. Quienes llevaban años luchando, de manera lícita y altruista, por la reivindicación del Parque Natural de Guadarrama callaban ante las vulneración urbanística del casoplón de Pablo Iglesias.

Como ya informó Segundo Sanz en OKDIARIO, la plataforma Ecologistas en Acción sostiene que “en la revisión de 1988 del Planeamiento General de Galapagar se mencionaba ya la degradación de esta colonia histórica debido a la incorporación de tipologías edificatorias no adecuadas que redundaban en una densidad desproporcionada y un notable decremento de la calidad ambiental”.

Pablo Iglesias
Chalé de Pablo Iglesias

Los planos municipales constatan que el chalé de Iglesias es uno de los pocos que contribuyen a esa “degradación” que denunciaban los ecologistas. Según estos, “el hormigón y el cemento” han degradado “el entorno del Parque Regional”.

Iglesias explicó a través de las redes sociales, cuando OKDIARIO desveló la compra del casoplón, que llevaba mucho tiempo buscando una casa en el campo donde “avanzar en nuestros proyectos como familia y en concreto para poder cuidar a nuestros hijos”.

Sin embargo, su nueva “casa de campo”, como él la definía, vulneraba mucho de los principios que defienden Podemos y sus militantes, entre ellos la protección del medio ambiente.

Últimas noticias