El PP tumba en el Senado la senda de déficit del Gobierno

Presupuestos
El Senado durante un Pleno. (Foto: Twitter)

La mayoría absoluta del PP en el Senado, a la que se han sumado los votos de Cs, UPN, Bildu, Coalición Canaria y Foro Asturias, ha utilizado la capacidad de veto en esta Cámara para rechazar y devolver al Gobierno la senda de déficit aprobada por el Congreso la semana pasada y que contempla un déficit público del 1,8% para el próximo año, cinco décimas por encima del objetivo actual.

En concreto, el Pleno del Senadoha rechazado la senda de déficit con 150 votos en contra de PP, Cs, UPN, Bildu, Coalición Canaria y Foro Asturias, frente a los 97 votos a favor de PSOE, Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, PNV, Compromís y Agrupación Socialista Gomera, y una abstención de Agrupación Herreña Independiente.

Se trata de la primera vez que se utiliza la capacidad de veto en el Senado desde que el PP la introdujo en 2012 a través de una modificación en la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que PSOE y Unidos Podemos quieren eliminar con una reforma de la misma en el Congreso.

Durante su intervención en defensa de la senda de déficit, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha criticado el “rodillo de bloqueo” y las “chinas en el camino” del PP y Cs con su “pinza” en el Senado a la senda, porque constituye una “política de tierra quemada” que prima el interés “partidista”.

Montero ha advertido de que volver al déficit del 1,3% en 2019 conlleva un ajuste de 18.000 millones, menores inversiones de las deseadas, afectará a las comunidades autónomas y hará que la Seguridad Social suba las cotizaciones para suplir los menores ingresos.

El Gobierno consiguió el pasado jueves en el Congreso el apoyo suficiente para sacar adelante al segundo intento la senda de déficit, con el apoyo de PSOE, Unidos Podemos, ERC, PDeCAT, PNV y Compromis, frente a los ‘noes’ de PP, Ciudadanos, Eh-Bildu, Foro Asturias y Coalición Canaria.

Esta misma senda, rechazada por la Cámara Baja en julio, ofrecía un margen presupuestario de 6.000 millones de euros, tras haber conseguido el Gobierno recuperar el bloque de los socios de la moción de censura.

La votación sobre los objetivos es la antesala de la aprobación del proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2019, que el Gobierno prevé aprobar en Consejo de Ministros y remitir al Congreso eN enero, eso sí, con la senda de déficit de Mariano Rajoy, que contempla un déficit del 1,3% en 2019.

Elecciones andaluzas y Cataluña

El debate de los objetivos de estabilidad presupuestaria ha estado marcado por las continuas alusiones de los distintos senadores a los resultados electorales en Andalucía y la conformación del Gobierno, así como a la situación política en Cataluña y el juicio del ‘procés’.

El portavoz del PSOE en el Senado, Juan María Vázquez, ha criticado que PP y Cs “van a votar en contra de este país” y de los servicios públicos, y ha defendido que la senda del Gobierno conlleva la reducción de déficit y de deuda, al tiempo que ha cuestionado las críticas del PP por el aumento de algunos presupuestos cuando el pp elevó “40 impuestos”.

Por su parte, el portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó, ha argumentado que el ‘no’ a la senda se debe a que los ‘populares’ no quieren ser “cómplices” de “un Gobierno que está dispuesto a hacer todo por seguir gobernando” y a evitar que en momento de enfriamiento de la economía se incida en políticas de gasto que supongan la “quiebra”.

Además, ha afirmado que el PP no está dispuesto a que Pedro Sánchez “se financie la campaña electoral más larga de la democracia” con los 6.000 millones de margen, al tiempo que ha advertido de que no aceptará “en ningún caso” que se recorten inversiones en regiones como Melilla o Canarias para que Sánchez cumpla compromisos “que adquiere en secreto con Torra”.

Por ello, desde su “legitimidad democrática” ha defendido su “no” a la senda, realizando duras críticas a las negociaciones del Gobierno con los independentistas que ponen en riesgo “la convivencia y el marco constitucional”.

“La gran mayoría de ciudadanos se sienten indignados cuando el presidente acepta sentarse a hablar del derecho de autodeterminación”, ha espetado Cosidó a la bancada socialista, a quien le ha augurado el “fracaso” de las negociaciones porque los independentistas “no son de fiar”.

El senador del PP, Juan Antonio de las Heras, ha cuestionado los “discursos plagados de falsas promesas, halagos y frases grandilocuentes” de Montero. En esta línea ha coincidido el senador de Cs Francisco Javier Alegre, quien ha advertido de que los PGE del Gobierno y Podemos “ponen en riesgo la economía”, inflan en 4.500 millones los ingresos y elevan en exceso los gastos sin reformas que lo sostengan.

Alegre ha lamentado que “tras 37 años se queden sin trabajo 7.500 cargos del PSOE” en Andalucía y ha pedido a Montero que no hable de “nostalgia” al referirse a su formación porque “cuando deje de ser ministra no podrá volver a la Junta de Andalucía”.

También ha relacionado el nuevo intento del Gobierno de aprobar la senda de déficit con los “pactos secretos” con el president de la Generalitat, Quim Torra, en referencia a los 21 puntos que éste le entregó a Sánchez el pasado jueves.

De su lado, Ferran Martínez de Unidos Podemos ha celebrado el acuerdo “de mínimos” alcanzado por la formación morada con el Gobierno porque sienta las bases para revertir “lo peor” de las políticas de los últimos años, y ha criticado la estrategia de “boicot” del PP al pretender “instrumentalizar” el Senado para bloquear la senda.

“El naufragio a la extrema derecha de PP y Cs les ha conducido a anunciar un Gobierno en Andalucía con Vox”, ha espetado Martínez a las dos formaciones, quien ha calificado de “insultante” que se equipare a su formación con un partido “antidemocrático”.

Desde las formaciones independentistas, Josep Lluís Cleríes del PDeCAT ha defendido el apoyo a la senda por la necesidad de Cataluña de disponer de dos décimas de margen para poder gastar unos 470 millones de euros más, algo que la Generalitat no necesitaría “si los diferentes gobiernos hubiesen cumplido sus compromisos”.

Cleríes también ha criticado el discurso del Rey que a su juicio hizo para “amargar las fiestas” y hablar de un “problema de convivencia”, lo que supone “ignorar la realidad” de que “hay un problema de democracia y de un Estado de derecho que en el Estado español da pena”.

Entre tanto, desde ERC Bernat Picornell ha argumentado que el voto a favor de los republicanos catalanes conlleva “muchos costes” que asumen. “Votamos a favor porque nos lo pide el Govern. Nos comemos nuestro orgullo mientras tenemos a gente en la cárcel en prisión preventiva desde hace más de un año” y “han pasado la Navidad lejos de sus familias”, ha enfatizado.

De esta forma, ha reclamado que los derechos sociales vengan acompañados de derechos civiles, y ha pedido al Gobierno que dé “una respuesta” antes del juicio del ‘procés’. “Damos un paso adelante, ahora la pelota está en su tejado”, ha añadido, advirtiendo de que “una solución después del juicio será ya demasiado tarde”.

Por su parte, la senadora del PNV María Dolores Etxano ha defendido el voto a favor de la senda porque es “más real” y se adapta “mejor” a la subida económica, si bien ha advertido de que su ‘sí’ a los objetivos de déficit “no significa en ningún caso un cheque en blanco a los Presupuestos”. Esto solo se conseguirá “dialogando y negociando”, ha dicho.

A su vez, Carles Mulet de Compromis ha señalado que en su formación son “críticos” y ha dicho esperar que el Gobierno rectifique la dinámica de gobiernos anteriores con Valencia porque por ahora no percibe ningún “cambio significativo”, pero ha respaldado la senda por “responsabilidad”, al contrario que Foro Asturias, que ha advertido de que un aumento del déficit “arruinará la economía”, según la senadora Rosa María Domínguez de Posada.

Últimas noticias