Cumple prisión en Aranjuez

Así vive Jaume Matas en la cárcel: profesor de inglés, estudiando por la UNED y aislado en su celda

Jaume Matas
Jaume Matas en una imagen de 2016 (Foto: AFP).
Comentar

La última vez que se ha visto en público al ex presidente del Govern balear y ex ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, ha sido sentado en el banquillo de los acusados en la Audiencia de Palma donde ha sido citado a declarar por el caso de corrupción Over.

Matas llegaba a Mallorca procedente de la prisión de Aranjuez donde ingresó voluntariamente tras ser condenado por el Tribunal Supremo a tres años y ocho meses por el caso Nóos. Desde entonces poco se sabe de él.

Fuentes cercanas al ex presidente balear revelan a OKDIARIO cómo es la vida de Jaume Matas en el penal de Madrid VI. El ex político ha iniciado estudios universitarios a través de la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia). De esta manera busca completar su formación académica marcada por su licenciatura en Economía y Empresariales (en la especialidad en Hacienda Pública) que cursó en la Universidad de Valencia.

Matas, que se encuentra en un módulo de respeto, solicitó un cambio del módulo 12 al 10. Este último es el conocido como el “el módulo para estudiantes” donde los internos tienen acceso ilimitado a Internet. Sin embargo, a la dirección del penal no le parecía adecuado el traslado y, sin ofrecerle ninguna razón, le ha dado largas hasta que Matas ha terminado “desencantado” y sin motivos suficientes que le empujaran a insistir en su petición. Se queda en el módulo 10 limitado a dos horas semanales de acceso a Internet.

Matas, invisible

Fuentes internas narran al detalle cómo fue la llegada de Matas a la prisión de Aranjuez. Llamó la atención que apareciese acompañado de otro interno, con un perfil similar, habiendo cometido un delito parecido, aunque cumple condena por una causa distinta.

Los compañeros de prisión creen que este interno hace la labor de seguridad. “Al principio era su sombra”, explican. Con el tiempo, el ex presidente ha ido adoptando mayor autonomía en el módulo y ya no va acompañado de su compañero de celda las veinticuatro horas del día.

Matas supo integrarse bien en el centro penitenciario. Desde el primer momento paso desapercibido, era un preso más. Cuentan que se traía “muy bien aprendidas las directrices a seguir de su anterior estancia en el penal de Segovia, donde ya cumplió nueve meses por tráfico de influencias”. “Llegó con cinco chándals bajo el brazo”, relatan. Y desde entonces se los puso y era “invisible, parecía uno más”, añaden.

Jaume-Matas
Jaume Matas. (Foto: EFE)

Es profesor de inglés

El expresidente de Baleares se ha integrado bastante bien a su nueva vida en prisión. Se levanta a las ocho de la mañana y a las nueve hace ejercicio en el patio. “Al principio salía a andar todos los días, pero ahora se encuentra en mejores condiciones físicas y sale a correr”, cuentan sus compañeros.

Después lee y estudia durante una hora y media. Las tardes las suele pasar encerrado en su celda. No le gusta relacionarse demasiado con los otros presos y ha decidido adoptar un comportamiento más solitario.

“Al principio salía a andar todos los días, pero ahora se encuentra en mejores condiciones físicas y sale a correr”

No participa en las actividades ni en los talleres que impliquen destrezas laborales como la albañilería, la cocina, las manualidades, etc. Se ha inclinado por aquellas con un rango más cultural. En los módulos de respeto, donde todos los presos deben colaborar para mejorar la convivencia, ha comenzado a dar clases de inglés a los internos. “Sabe inglés y tiene mucha paciencia para explicar”, explican a OKDIARIO.

También participa en un taller de debate que organiza la ONG ‘Horizontes abiertos’, donde pone en práctica su capacidad de oratoria. Y asiste a misa todos los sábados. El resto del tiempo lo pasa aislado, en su celda.

No se relacionada con muchos internos, pero pertenece a un grupo de unos cinco presos con un nivel cultural similar al suyo. Con estos suele relacionarse cuando baja al patio.

Aunque cuenta con una gran vitalidad, su fisonomía ha desmejorado bastante profundizándose estos rasgos en el rostro. Está triste. Salvo cuando recibe la visita de su mujer. Ella y su abogado son los únicos que le visitan.

Temas

Últimas noticias