Memoria Histórica

Podemos pide a Carmena un plan contra el “culto fascista” si Franco acaba en El Pardo

Pablo Iglesias
Pablo Iglesias.
Comentar

Podemos quiere poner también trabas a que los restos del dictador Francisco Franco puedan descansar en la cripta familiar de El Pardo, donde está enterrada su mujer, Carmen Polo. 

Aunque es una opción, hoy por hoy, completamente descartada por la familia -cuyo deseo es que, en su caso, Franco sea inhumado en La Almudena- la formación de Pablo Iglesias contempla la posibilidad de que el dictador sea enterrado en el cementerio madrileño.

De hecho, ésa era la primera opción para el partido, como refleja el informe ‘De un Valle de Lágrimas a un Valle de Memorias. Bases para un proyecto de futuro sobre el Valle de los Caídos’. 

En el documento, firmado por el historiador Jordi Guixé, y que sirve de base de las propuestas de Podemos para la exhumación de Franco y la “resignificación” del Valle de los Caídos.

“A pesar de que los siete nietos de Franco se han posicionado en contra del traslado, lo más probable es que los restos del dictador descansen finalmente en el panteón familiar de Mingorrubio, donde descansa el cuerpo de su mujer, Carmen Polo”, se sostiene en este informe.

El autor precisa que “no sería el primer dictador enterrado en ese cementerio, pues los restos del dominicano Rafael Leónidas Trujillo yacen ahí desde 1970 (nueve años después de su asesinato)”. Y avisa de que “el riesgo de que este lugar se convierta también en un lugar de culto fascista, en un centro de peregrinaje donde conmemorar fechas como el 20 de noviembre o el 18 de julio, requiere por parte de la Administración competente un plan de gestión específico que elimine este problema de raíz”. En este caso, el Ayuntamiento de Madrid.

El Consistorio de Manuela Carmena es el actual gestor de este cementerio municipal, uno de los más antiguos de España.

Carmena dice que la tumba es de Patrimonio

No obstante, Carmena remitió estos días una notificación a los descendientes del dictador en la que les informa de que la tumba de los Franco es propiedad de Patrimonio Nacional, con lo que ellos tendrían que autorizar en su caso la inhumación. La viuda del dictador fue enterrada en 1988 en una cripta donde además hay una capilla construida durante la dictadura por el Ayuntamiento, que es propietario de esa capilla.

El pasado miércoles, la portavoz municipal, Rita Maestre, aseguró que el Gobierno municipal preferiría que los restos de Francisco Franco no estuvieran en el centro de la ciudad, en la catedral de la Almudena, cuando los periodistas le preguntaron por la posibilidad de que fuera inhumado en el cementerio de El Pardo.

Podemos intenta evitar también que este cementerio se convierta en un lugar de peregrinaje, hoy por hoy, su máxima preocupación. Y para ello, encargará a Carmena habilitar las medidas correspondientes para

El precedente de Sanjurjo

El partido morado se inspira, en este tema, en el caso de los generales Emilio Mola y José Sanjurjo. El Consistorio, dirigido por Joseba Asirón (Bildu), acordó la retirada de los restos, que se llevó a cabo en noviembre de 2016. Sin embargo, en julio, un juzgado de Pamplona estimó un recurso contra la exhumación y reconoció el derecho de la familia a que volviesen a ser enterrados en la cripta del Monumento a los Caídos de la capital navarra.

En la sentencia, se indicaba que el enterramiento no contravenía la ley de Memoria Histórica, en tanto la normativa no es de aplicación cuando las menciones “sean de estricto recuerdo privado, sin exaltación de los enfrentados, o cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley”. El Ayuntamiento recurrió alegando que, según un acuerdo con el Arzobispado, “ninguna persona tiene derecho a que la cripta sea un cementerio”.

Las enmiendas de Podemos a la reforma de la Ley de Memoria Histórica quieren evitar lugares de “peregrinación fascista”

Podemos, en su informe, señala que pese a ese pacto, “sorprendentemente, Sanjurjo fue enterrado de nuevo con honores en el Panteón de los Héroes Regulares del cementerio municipal de Melilla en abril de 2017; y el pasado 3 de julio, el Juzgado Contencioso-Administrativo n.º 2 de Pamplona ordenó que sus restos volvieran a ser inhumados en el monumento a los ‘caídos'”.

Una medida que el partido considera “totalmente inverosímil”, ya que “la resignificación del monumento se encuentra en medio de un proceso de participación ciudadana”.

“El proyecto y el proceso de Pamplona nos pueden servir de ejemplo y de punto de partida”, añade la formación podemita.

“Centro de peregrinación fascista”

Podemos trata de evitar que el lugar finalmente elegido para la inhumación de Franco se convierta en un lugar de culto.

Por ello, el partido pedirá en sus enmiendas a la reforma de la Ley de Memoria Histórica que Franco no sea enterrado en la cripta de la Catedral de La Almudena ni en ningún otro lugar “que pueda convertirse en un centro de peregrinación fascista”, según explicó esta semana el coordinador del Área de Memoria Democrática y Antifascista del partido morado, Miguel Urbán.

Urbán mantuvo un encuentro con el director de Memoria Histórica del Gobierno, Francisco Martínez López, en el que le trasladó algunas de las medidas de la formación. Entre ellas, la demolición de la gran cruz del Valle de los Caídos.

El eurodiputado consideró que Podemos tiene “posturas más valientes” que el PSOE y avanzó que “no es suficiente” con sacar a Franco del Valle “sino que hay que transformarlo para que no sea un monumento al fascismo”.

Últimas noticias